Hoy 6 de septiembre se cumplen 90 años del derrocamiento de H. Irigoyen

democraciairigoyen

“El 6 de septiembre de 1930 el primer golpe cívico militar de la historia derrocó al gobierno del radical Hipólito Irigoyen: padre del voto secreto en la argentina. En 1983 el pueblo le encomendó a Raúl Alfonsín construir una democracia para todos los tiempos. Hoy es nuestra obligación defenderla y preservarla”

“Hipólito Yrigoyen uno de los Padres Fundadores de la UCR llevó al pueblo por primera vez al gobierno a través de una elección popular. Fue por medio del voto secreto, universal masculino y obligatorio que lleva su sello indeleble. Años de lucha le llevó junto al pueblo lograr esta conquista popular.

Asumió su primer gobierno el 12 de octubre de 1916. Su programa de gobierno como él mismo lo decía era el cumplimiento de la Constitucional Nacional.

Va de suyo que ningún gobierno es perfecto en la faz de la tierra. El Gobierno que encabezó Yrigoyen en todos los aspectos estuvo al servicio del pueblo. Sus acciones gubernamentales estuvieron orientadas al progreso de la Argentina con la mirada puesta en los sectores más desprotegidos de la sociedad.

Pudo cumplir con éxito su primer mandato y en 1922 le pudo transferir el mando a su correligionario Marcelo Torcuato de Alvear quien con sus matices continuó la obra reparadora que había iniciado Yrigoyen (por entonces los mandatos presidenciales eran de 6 años sin reelección).

En 1928 Hipólito Yrigoyen fue nuevamente candidato a Presidente de la Nación y un “aluvión” de votos lo consagró nuevamente Presidente. Los sectores del privilegio que habían perdido el gobierno en 1916 de la mano de Yrigoyen pensaron entonces que por el camino de las urnas les sería imposible recuperar el poder.

Como los gobiernos de la UCR habían afectado los intereses de los grupos privilegiados comenzaron a crear el clima para el golpe cívico- militar del 6 de septiembre de 1930.Empezaron hablar de la “vejez de Yrigoyen”, inventaron “El Diario de Yrigoyen”, se referirán despectivamente al Presidente como “El Cesar Octogenario”, se cuestionaba a la Democracia, Natalio Botana desde el diario”Crítica” alentaba una campaña que en términos actuales podríamos llamar”destituyente”.

Te puede interesar  Senderos Ferroviarios por Lis Solé

Desde la intelectualidad Leopoldo Lugones alentaba la intervención de las Fuerzas Armadas para interrumpir el orden institucional. Ya venía anunciando La Hora de la Espada en un discurso que pronunció como motivo del Centenario de la Batalla de Ayacucho en 1924. Lugones dijo en esa oportunidad: «Ha sonado otra vez, para bien del mundo, la hora de la espada… Pacifismo, colectivismo, democracia, son sinónimos de la misma vacante que el destino ofrece al jefe predestinado, es decir, al hombre que manda por su derecho de mejor, con o sin ley, porque ésta, como expresión de potencia, confúndese con su voluntad.» Definió el pacifismo como «culto del miedo, o una añagaza de la conquista roja.» Resumió la vida en cuatro verbos de acción (mussoliniana): «amar, combatir, mandar, enseñar.»

Declaró «caduco» el sistema constitucional y postuló: «El ejército es la última aristocracia, vale decir la última posibilidad de organización jerárquica que nos resta entre la disolución demagógica.» Se creó el clima para la interrupción institucional y como diría en el futuro Raúl Alfonsín de los sectores del privilegio: “a falta de votos recurrieron a las botas” para cumplir con sus designios.

Finalmente llevó el 6 de septiembre de 1930, y hace hoy 90 años era derrocado Hipólito Yrigoyen:”El Padre del Voto Secreto en la Argentina”. Desde ese momento y durante 50 años se sucedieron diversas interrupciones del orden institucional toda vez que hubo elecciones en el país.

Asistimos primero a la década infame y al fraude, en 1946 hubo elecciones pero después vino el golpe de 1955, nuevamente elecciones en 1958 y nuevamente golpe en 1962, en 1963 otra vez elecciones y se repite la interrupción institucional en 1966.

Te puede interesar  Solidaridad, lo que la pandemia no nos quito

Nuevamente en 1973 elecciones y en 1976 se instalaría la más cruenta y sangrienta de todas las dictaduras. Pero todo empezó hace 90 años atrás con el derrocamiento de Yrigoyen.

En cada golpe que se dio los golpistas se autoproclamaron como: los Salvadores de la Patria, La Reserva Moral del País, pero lo que hicieron fue hundir cada vez más al país y es más como ocurrió básicamente en la última dictadura vinieron a decidir quién vivía y quién moría en nuestra Patria.

Pero la responsabilidad no fue exclusiva de los militares golpistas, lo fue también de gran parte de la sociedad civil: donde había políticos, empresarios, religiosos, sindicalistas, intelectuales etc, etc por eso siempre hemos hablado de que los golpes siempre fueron cívicos-militares.

Pero los pueblos en la historia de la humanidad permanentemente han querido ser soberanos de su propio destino y Argentina no ha sido la excepción por eso el pueblo con su lucha volvió a recuperar la Democracia. Después de aquel nefasto 6 de septiembre de hace 90 años y después de 50 años de inestabilidad institucional en 1983 volvimos a recuperar para siempre la Democracia en nuestro país.

Quizás la tarea más importante, más significativa que le encomendó el pueblo argentino al Gobierno que ganó las elecciones de 1983 fue construir una DEMOCRACIA PARA SIEMPRE. Y con la cooperación de casi toda la sociedad esa fue la tarea a la que se consagró Raúl Alfonsín.

Este año cumpliremos 37 años de Democracia en forma ininterrumpida y ello es un gran logro colectivo. Pero la Sociedad le ha reconocido a Raúl Alfonsín su liderazgo para concretar tamaña empresa por eso es considerado por un acuerdo tácito de la inmensa mayoría del pueblo como: EL PADRE DE LA DEMOCRACIA RECUPERADA.

Te puede interesar  Solidaridad, lo que la pandemia no nos quito

Los radicales sentimos el inmenso orgullo de que dos de nuestros mejores hombres hayan liderado la conquista del VOTO SECRETO y de la RECUPERACIÓN DE LA DEMOCRACIA. Hipólito Yrigoyen el Padre del Voto Secreto y Raúl Alfonsín el Padre de la Democracia nos comprometen a una lucha permanente en este 90 aniversario del Golpe de 1930: a que haya DEMOCRACIA PARA SIEMPRE EN LA ARGENTINA.

Los conflictos entre los argentinos los debemos resolver por medio de las URNAS nunca más nadie debe alentar ni siquiera insinuar un golpe de Estado.

Cuando los gobiernos elegidos por la voluntad popular sientan la tentación de devenir en autoritarios, de avasallar las libertades públicas, las instituciones republicanas e implementar políticas antipopulares el pueblo movilizado le debe poner límites precisamente con las movilizaciones populares y decidir soberanamente su destino en las elecciones. Tenemos la posibilidad de votar cada dos años y de participar todos los días.

De no haber ocurrido el Golpe del 30 tendríamos ya más de 100 años de gobiernos democráticos ininterrumpidos. En un país siempre habrá dificultades. Hoy debemos mirar al pasado simplemente para no repetir nuestros errores y hacia el Futuro para construir una Argentina Justa y Solidaria.

Debemos terminar con la “Grieta”, superar la “Grieta” no significa lograr la uniformidad de pensamiento, significa poder lograr consensos básicos que permitan el crecimiento y desarrollo de nuestro país para la realización de quienes lo habitamos en la actualidad y lo habitaran en el futuro.

Las diferencias siempre se deben resolver en las urnas, busquemos entonces el consenso para concretar la Argentina Próspera y Soberana que soñaron los Padres Fundadores.”

Carlos Antonio Gorosito, Ex – Intendente Municipal (1991-2015)- Ex Presidente del Comité de la Pcia. de Bs.As de la UCR (2005-2007),Saladillo 6 de Septiembre de 2020.