6 de septiembre Día mundial del sexo “El argentino en relación al sexo es extremadamente tímido y analfabeto”

El prestigioso médico psiquiatra y sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff para conocer en el Día Mundial del Sexo cómo se viven las relaciones íntimas, el placer, la piel, la química y la sexualidad en tiempos de cuarentena por COVID-19 en la Argentina

Cada 6 de septiembre se festeja el Día Mundial del Sexo. No es casual, ya que esta efeméride tiene su origen en la combinación del día y mes -6 del 9- que alude a la postura sexual en la que dos personas se practican sexo oral mutuamente.

Este año tan especial y marcado por la irrupción de una pandemia causada por un virus altamente contagioso como lo es el SARS-CoV-2 y la enfermedad COVID-19, la semana del placer y en particular el día dedicado al goce sexual se vive entre barbijos. En este contexto, Infobae convocó al prestigioso médico psiquiatra y sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff, para profundizar sobre sexo virtual, aislamiento, cuarentena, goce, placer, y mucho más.

“El argentino en relación al sexo es extremadamente tímido, extremadamente ignorante en cuanto a la vida sexual, todo lo que sabe lo sabe incompletamente”, apuntó en una exclusiva entrevista con este medio. “En el Hospital de Clínicas en más de cuarenta años de consultas clínicas veo con mi equipo 1.500 a 1.600 pacientes por año, entre hombres, mujeres, parejas, desde los 18 hasta los 80, en distintos momentos, situaciones, lo que nos da una experiencia que muestra que ninguno de estas personas en los últimos treinta años, sin excepciones, nos manifestó que había recibido alguna instrucción, es decir educación sexual, por parte de los padres”.

Al mismo tiempo, el “doctor K o doctor sexo” como es conocido por el gran público, se refirió al sexo virtual como “un hito histórico, en donde esta práctica implica tener sexo a dos metros de distancia, se trata de una paradoja máxima a la cual estamos sometidos por la epidemia”.

De acuerdo a Kusnetzoff, quien hace más de 40 años que se dedica a la clínica desde el punto de vista del sexo, es director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas de la UBA y es director de la Cátedra Libre de Sexología de la Facultad de Medicina de la UBA, “el argentino es desde el punto de vista sexual analfabeto en la sexualidad humana”.

“Hay en la Argentina muchos intereses creados que impiden la divulgación, la enseñanza, el aprendizaje y la extensión de conceptos científicos reales, verdaderos y relativos a la vida sexual, léase todo lo que aprendió una persona en la calle, bien o mal, con mucha dificultad y equivocándose siempre”.

LOS ARGENTINOS Y LA SEXUALIDAD

-¿Cómo es el argentino en pandemia y en relación al sexo?

-En primer lugar tendríamos que decir que al igual que todos los argentinos y el resto del mundo, todo lo que trajo el virus SARS-CoV-2 es inédito, nos sorprendió y nos agitó como a un dado dentro de un cubilete y costó su tiempo reacomodarnos en la nueva situación o nueva normalidad, en la que ignoramos que es lo que pueda suceder de aquí adelante.

A la inversa de lo que uno supone, los participantes en la cuarentena de una relación, al contrario de lo que uno se imagina, han tenido que espaciar o disminuir los encuentros sexuales. Esta pandemia no ha incrementado las relaciones y los encuentros sexuales. La gente cree que la convivencia insistente tipo cuarentena va a ser sensacional, bárbaro, implica un aumento increíble de la vida sexual, de los orgasmos, de la satisfacción, pero nada de eso ocurre, de hecho sucede todo lo contrario. ¿Por qué? Porque el instinto sexual es tal vez el único que permite desde el punto de vista antropológico conservar la especie, y desde Darwin para aquí, -más de 2 siglos atrás- ya había establecido que hay instintos que hay que satisfacer inmediatamente como por ejemplo la alimentación, la respiración. Pero hay instintos como el de la conservación de la especie que se pueden satisfacer espaciadamente, o directamente no satisfacer, sin poner en riesgo a la especie.

Entonces nos seguimos alimentando, respirando, sin ningún inconveniente en la cuarentena, pero disminuyendo sensiblemente la satisfacción orgásmica por la simple razón de que los instintos se satisfacen intermitentemente, no continuamente, razón por la cual todos comemos dos o tres veces por día, no podemos comer todo junto, nos empacharíamos, estaríamos saturados. Esto, salvando todas las diferencias, es lo que sucede con el sexo y el aislamiento.

-¿Muchos profesionales de la salud se formaron focalizados en el dolor? ¿Por qué sucede esto?

-Exactamente. Un médico ignora el placer 100% porque durante se formó durante toda su carrera en la enfermedad, en el dolor, en las complicaciones que puede manifestar un paciente, lo cual me parece muy bien obviamente. Cáncer, SIDA, problemas graves o livianos, pero siempre enfermedad y dolor. Del placer mucho gusto, de ninguna manera ni antes, ni durante ni después fue formado en el placer. Este es un tema que llama la atención porque lo primero que hace una persona es ir y preguntar al médico, creyendo que sabe de todo. Sí, sabe muchas cosas y muy importantes, pero ignora todo lo referente a la satisfacción sexual, el orgasmo, el pene, la vulva, el clítoris, a lo sumo lo que sabe es la anatomía y paremos de contar.

-En cuanto lo que tiene que ver con su manera de ver el placer y su formación en Brasil y en los Estados Unidos. ¿Cómo es el argentino en particular en cuánto al sexo? ¿Qué nos caracteriza en la búsqueda del placer?

-Puedo compartir mi experiencia clínica, ejercida predominantemente como sexólogo aquí en la Argentina. El argentino en relación al sexo es extramademente tímido, extremadamente ignorante en relación a la vida sexual, y todo lo que sabe lo sabe incompletamente. Estoy hablando en forma genérica. Obviamente siempre hay excepciones en este tipo de cosas. El argentino es desde el punto de vista sexual analfabeto en la sexualidad humana. Hay en la Argentina muchos intereses creados, que impiden la divulgación, la enseñanza, el aprendizaje y la extensión de conceptos científicos reales, verdaderos, relativos a la vida sexual; léase todo lo que aprendió una persona en la calle, bien o mal, con mucha dificultad y equivocándose siempre.

Con la irrupción del coronavirus, se instaló fuerte en las redes sociales el «coronasutra», posturas sexuales para tener sexo y minimizar el riesgo de exposición al SARS-CoV2- (Shutterstock)

Con la irrupción del coronavirus, se instaló fuerte en las redes sociales el «coronasutra», posturas sexuales para tener sexo y minimizar el riesgo de exposición al SARS-CoV2- (Shutterstock)

-¿Por qué? ¿Cómo es esa articulación?

-Muy simple. En el Hospital de Clínicas, hace más de cuarenta años que estoy, nunca cobrando ni 10 pesos, puedo atestiguar que veo con mi equipo por año 1.500 a 1.600 pacientes; hombres, mujeres, parejas, desde los 18 a los 80/90 años en distintos momentos y situaciones de la vida; es decir una experiencia interesante que me permite mostrar algo de la experiencia de los números que indican que ninguno de esos 1.500 a 1.600 pacientes por año en 30 años me dijo, ninguno me dijo ni por excepción, me dijo que había recibido alguna instrucción por parte de los padres.

-Por eso es tan importante que se pueda implementar la Ley de Educación Sexual Integral (ESI), ¿verdad?

-La ley está y es muy buena, muy profunda, pero también muy poco cumplida, muy poco desarrollada, muy poco de investigación, siempre es titubeante, en algunos casos y muy poquito, a pesar de que hay un decreto, pero sobre él efectivamente intereses creados, que permitieron la publicación de esta norma, pero la instrumentación, los goles de esa delantera se han hecho sentir en su ausencia.

SEXO VIRTUAL, PIEL Y “AMOR A PRIMERA VISTA”

Especial Día Mundial del Sexo #Entrevista al sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff – Parte 2

-Doctor, ¿Estamos en un contexto en el cual surgió con mucha fuerza el sexo virtual? ¿Qué consideraciones se pueden tener en cuanto en relación a esta modalidad?

-Es histórico, es histórico. Hasta donde llega mi conocimiento, que puede ser mucho o poco, no importa; de pronto sexo virtual implica tener sexo a 2 metros de distancia. Esa es la paradoja máxima a la cual estamos sometidos por la epidemia. No existe, por lo menos nunca lo vi en mi vida. Esto venía anticipado, por que un sexo por Internet muestra claramente esa parajoda. Internet felizmente nos ha puesto en contacto con las antípodas. Hablamos o podemos entablar conversaciones con Moscú, Japón o China, por decir algo lejanísimo de nosotros, pero sin piel, sin piel. Eso está en una canción inolvidable de María Elena Walsh, ‘un robot sin piel’, eso es exactamente para decirlo claramente el sexo virtual, hay sexo, sin piel”.

-¿Qué es la piel? ¿La ciencia puede explicar lo que sentimos cuando afirmamos tener piel con otra persona?

-¡Muy buena pregunta! Para tu saber, de todas las veces que uno explica este tipo de cosas, es la primera vez que alguien me interroga eso. ¿Qué es la piel? La piel es el órgano más extenso que existe en el hombre y en la mujer. Es extensísimo, y permite por los receptores específicos que tiene conducir al cerebro y de ahí a todo el conjunto excitación, llamémosle -fantaseando- excitación eléctrica, para elevar la tensión previa que va a conducir a la excitación sexual, y por lo tanto la penetración, y por lo tanto la eyaculación y por lo tanto la concepción que va a dar nacimiento después de un cierto tiempo a un nuevo ser. Estoy esquematizando de una manera absolutamente simple algo que es milagrosamente complejo. Aún yo, después de tantos años de estar transitando en el área, me sigo asombrando de la ingeniería que suponen estos pasos elementales que uno los dice así nomás, pero están llenos de química, neuroquímica, y todos los días aparece algo particularmente novedoso que explica algunas cosas.

-Los cuerpos se atraen. Cuándo uno se siente atraído de esta forma tan especial con otro ser, y siente que hay una química, ¿Ahí qué sucede?

-Hace muchos años cité en un libro que hice, en donde cité una experiencia en una universidad norteamericana. ¿En qué consistió la investigación? Un grupo de diez muchachos jóvenes estuvieron 24 horas haciendo deportes, transpirando mucho, y se les dio la orden de no bañarse. Allí, sus camisetas fueron colocadas tal como estaban empapadas de sudor, dentro de unos recipientes transparentes. Luego, tuvieron contacto mujeres, que olieron cada uno de los envases con las camisetas. Por el olor, describieron el nivel de atracción que sentían.

Asombrosamente, los estudios genéticos tanto de hombres y mujeres coincidían, con lo cual los investigadores sostuvieron que con algunas diferencias, esas preferencias que hacen al amor a primera vista tiene algún raigambre genético. ¿Por qué algunas personas se sienten atraídos por la gente rubia, morocha, alta, baja o de determinada forma? Aparentemente esa atracción tiene elementos genéticos.

MACHISMO, ANIMALIDAD Y SEXUALIDAD

Especial Día Mundial del Sexo #Entrevista al sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff – Parte 3

-¿Cómo podemos vivir de una manera más plena a nosotros mismos a nivel sexual y en nuestras relaciones con los demás?

-Para mí es relativamente fácil. Este es un país donde lo que predomina es el machismo. El macho es un aprendiz de hombre. La palabra macho se refiere a lo “masculino” de los animales. El hombre es un estado superior al macho, es una persona sensible, de absoluto y total respeto por el sexo opuesto, en todo sentido y en lo mínimo y en lo máximo; muy lejos de ser un fanfarrón, de ser orgulloso, sino todo lo contrario ya que admite democráticamente el diálogo, el consejo, la situación. Todo lo opuesto de un macho, que no sabe nada, o lo que sabe lo eleva a la categoría de fanfarrón, orgulloso, haciendo un daño muy grande sobre otros que han alcanzado felizmente la categoría de hombre, dejando atrás el macho con el cual fue criado. Es un problema que viene arrastrado por parte de los padres, abuelos, tatarabuelos, etc.

Hay muchos cambios en los últimos 15 años. Los machos acusaron el impacto de lo que estoy diciendo y de la modernidad, y por lo tanto algunos han entendido la situación, pero algunos otros inclusive se han convertido en asesinos, hecho totalmente repudiable y que lo corona cómo un macho carnicero.

-¿Cómo visualiza la diversidad sexual y las expresiones de amor hoy en la Argentina y en la región?

-Una novedad muy importante de los últimos años es el cuestionamiento importante al binarismo de género. No hay simplemente hombres y mujeres, existe una variedad enorme que supera la cuestión biológica, hay bisexualidad, no hay solamente homosexualidad, existen variaciones que inclusive recibe numerosos nombres, hay toda una serie de categorías nuevas, no solamente hombres y mujeres.

Lo sexual es llamativo, siempre lo fue, porque se trata de ausencia de siglos y la historia de la sexualidad lamentablemente muestra que mucha gente murió en el pasado, sobre todo en la Edad Media, por decir que había disfrutado- no existía la palabra orgasmo- cuando había tenido relaciones para reproducir. Los ligados al conservadurismo de la Iglesia decían que estas personas estaban sometidas al diablo. Muchos de estos pre conceptos nosotros los heredamos. La sexualidad es exactamente lo contrario, es algo que existe para disfrutar, para ser felices, esto es elemental.

-¿Qué sería la sexualidad para usted?

-A mí gusto sigue el camino de un famoso filósofo inglés: ‘Hay otra vida, pero está en esta vida. ¿Si hay otra vida? No sé, no me interesa, nadie volvió, no me dijo nadie nunca nada ni me enteré’. Por lo tanto nos queda disfrutar al máximo de esta vida. Hay otra vida, pero en el tiempo que dure nuestra vida. Aún los que se masturban, lo hacen en plena fantasía y por lo tanto hay un otro por más de que sea virtual.

Siempre hay un otro, por lo cual siempre hay vida, siempre y cuando haya un otro. El ser humano es el único mamífero que nace en la más absoluta y total inermidad. Una mano que puede ser el del partero o cualquier otro ser humano que lo toma por el cuerpo y lo coloca en el pecho de la madre. Hay un acto que lo salva de la muerte y ese acto es un acto psicosocial. Si no hay nadie que coloque a ese bebé, el mismo muere inexorablemente. Esa es una enorme diferencia entre la vida y la muerte. Me gustaría despedirme como lo hago habitualmente: ¡Felices orgasmos a los que escuchan!