En el 5° aniversario de ‘Ni Una Menos’, la organización feminista de Las Rosas Saladillo asegura: «Se tiene más consciencia de las situaciones de violencia de género»

Foto: archivo

Desde 2015, cada 3 de junio es un día especial para aquellas mujeres que luchan organizadamente en pos de reivindicar los derechos que históricamente el patriarcado nos negó. Hoy es el quinto aniversario de aquella histórica manifestación que dio lugar al ‘Ni Una Menos’, la cual se replicó en ochenta ciudades del país en protesta por el femicidio de la joven rosarina de 14 años, Chiara Páez. En este marco, ABC indagó sobre los movimientos feministas en Saladillo: “Las mujeres tienen y saben que hay lugares donde se las va a ayudar y contener de circunstancias tan severas”, contó Brisa, una de las integrantes de Las Rosas en la ciudad.

Las Rosas Saladillo es una colectiva feminista que surgió en 2017 con un grupo de jóvenes interesadas en traer el movimiento feminista a Saladillo, poder ser una herramienta de ayuda y apoyo para niñas, adolescentes y mujeres adultas que lo necesiten. «Cualquier cosa que necesiten ya sea ayuda, atención, nos pueden enviar un mensaje a nuestras redes sociales en Instagram y Facebook, en ambas nos encontramos como «Las Rosas Saladillo», pide Brisa, integrante de Las Rosas Saladillo.

“Además, poder realizar charlas, marchas, encuentros, talleres y demás, donde se pueda compartir información sobre el feminismo, lo que este trata y las problemáticas que vivimos tanto en el pasado como actualmente. Un lugar donde nos podamos formar entre todas desde la sororidad, solidaridad y el respeto”, contó Brisa.

Luego, la joven mencionó las actividades realizadas en el marco de Ni Una Menos, el 8M, pañuelazos cuando se presentó y se dio el debate por el Proyecto Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, con diferentes marchas. Además, “dimos charlas informativas sobre la historia de la mujer con Mercedes Mendieta, dirigente de una colectiva feminista de Buenos Aires llamada Isadora, también con Mercedes Trimarchi (otra dirigente de Isadora) y en su momento, cuando se dieron las charlas, Diputada. Realizamos juntadas en la plaza donde se dio lugar a una Asamblea de mujeres”, agregó Brisa.

Además, mencionó actividades periódicas desde el inicio de la colectiva: “Cuando recién había surgido, decidimos llevar a cabo encuentros en la plaza principal, nos juntamos entre miembros de la colectiva y jóvenes que estaban interesadas, conversamos, sacamos fotos y decidimos recorrer la plaza con una bolsa llena de papel con palabras como «respeto», «empatía», «equidad», «fuerza», preguntándoles a las personas allí de qué manera nos la podrían describir y/o a qué es lo que se les viene a la mente con ellas.

Este 3 de junio las encuentra en un panorama distinto. Aun así, Brisa recordó las actividades de tiempo atrás: “En el 3J del año pasado realizamos un encuentro de talleres junto con las compañeras de Empoderadas, Envión, la parte de Salud y Adolescencia del hospital, las mujeres del Partido Justicialista y otras organizaciones más. Este año se realizó una juntada por el 8M donde estuvimos debatiendo con mujeres de Saladillo las problemáticas existentes. Esa fue nuestra última actividad antes de la pandemia que estamos viviendo actualmente”.

A propósito de cómo atraviesa la pandemia esta problemática de violencia de género, Brisa respondió: “La realidad que se vive actualmente en referencia a las problemáticas de género es muy fuerte, por más que estamos en cuarentena por la pandemia, los femicidios siguen ocurriendo. Como se ha dicho muchas veces, los femicidas no son, en su mayoría, personas lejanas a las víctimas, pueden ser sus parejas o estar en el círculo familiar. Al estar en cuarentena la situación de las mujeres que sufren esta violencia intrafamiliar se vuelve aún peor, se encuentran mucho más expuestas”.

Por último, haciendo referencia a la situación de la problemática en Saladillo, Brisa expresó: “Personalmente siento que acá cuesta más detectar las problemáticas de violencia y darlas a conocer. Es un trabajo que viene hace años y actualmente tiene muchos cambios significativos, no es lo mismo lo que pasaba hace 5 años atrás, que lo que pasa ahora donde se tiene más consciencia de las situaciones de violencia. Las mujeres tienen y saben que hay lugares donde se las va a ayudar y contener de circunstancias tan severas”.