Entretenimiento para algunos… ¿sufrimiento para otros?

- Publicidad -

Mucho se habla por estos tiempos y, favorablemente se ha avanzado  sobre el maltrato animal, y el uso de la pirotecnia, sin ir más lejos, en nuestra ciudad el Intendente José Luis Salomón suspendió el show de fuegos artificiales del 31 de diciembre, medida que muchos celebraron en favor de sus mascotas, en otras localidades prohíben y multan a los comercios que venden.

Ahora bien, anoche se realizaron “los corsos” en Cazón, los cuales, tuvieron mucho éxito, con muy buena organización concurrió gran cantidad de familias que se divirtieron con las mascaritas y la nieve. Afortunadamente, todo salió bien, aunque hubo un gran detalle en la que muchos de los presentes repararon y no se hizo esperar el repudio en las redes sociales.

Un espectador así lo describía:

“Buenas tardes, anoche fui al corso de Cazón. La verdad la pase de maravillas, muy bien organizado y un ambiente familiar re lindo. Pero me encontré con esto, la verdad que me resultó muy desagradable. Un pony aterrorizado, mientras un muchacho enmascarado se le subía arriba y tiraba petardos con un supuesto rifle. En un momento los de la comparsa se dieron cuenta que estaba sacando fotos a la situación y comenzaron a taparlo, me comenzaron a tirar espuma, pero no a mí, sino a mi cámara (equipo que los que saben de fotografía no es nada barato) con el fin de que deje de sacar fotos”.

- Publicidad -

“No adjudico esta falta grave a la municipalidad, ni a los organizadores del corso y muchos menos a la gente que fue a ver un lindo espectáculo. Responsabilizo totalmente a la comparsa que tomó la decisión de poner a un animal en un carro, donde le tiraba espumas los chicos, petardos y lo peor de todo es que sabían que estaban actuando mal, porque enseguida reaccionaron en tapar y agredir. No me interesa de quien era la comparsa y lo hecho, hecho está, pero esto no puede volver a pasar”.

Te puede interesar
Se registró nuevamente un caso de rabia

 

¿Cómo afecta la pirotecnia a los animales?

El uso de pirotecnia genera taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo y/o muerte. Los efectos en los animales son diversos y de diferente intensidad y gravedad. Los perros suelen sentir temor y al huir pueden ser víctimas de accidentes o perderse. Las aves reaccionan frente a los estruendos con taquicardias que pueden provocarles la muerte; los gatos suelen correr detrás de los explosivos por simple curiosidad pudiendo ingerirlos, perder la vista o lesionarse; los insectos y otros animales pequeños poco pueden hacer para no ser dañados, la pirotecnia es para ellos un explosivo de gran tamaño.

 

De verdad, que esto no pude volver a pasar. Es una actitud que los responsables tienen que rever. No sólo el hecho de usar pirotecnia, sino el usar a animales en espectáculos y/o entretenimientos para humanos. Carreras de galgos, corsos, circo, zoológicos, doma, riñas de gallos,  y podría seguir porque la lista es interminable. El maltrato animal es un problema social del que todos deberíamos hacernos cargo.

 

Luciana Curotti