La violencia en las escuelas

Violencia Escolar Argentina
- Publicidad -

Absolutamente todos sabemos que existe la violencia escolar, pero muchas veces no entendemos el impacto que tiene en los niños y adolescentes. Es por eso que quiero mostrarles la situación que viven los niños, niñas y adolescentes de Argentina víctimas de violencia escolar. Conoceremos más sobre el tema y al final analizaremos que es lo que hace falta en la sociedad argentina para disminuir este problema que tiene un gran impacto en la vida de las personas.

¿Qué es la violencia escolar?

La violencia escolar se puede entender como todo tipo de agresión llevada a cabo dentro del ambiente de las instituciones educativas, la cual puede proceder de cualquiera de los que conforman la comunidad escolar, es decir, no solo involucra a los alumnos, sino que también puede presentarse en padres de familia, maestros, directivos y personal administrativo.

¿De qué manera se presenta la violencia escolar?

La violencia escolar se puede presentar de manera física, verbal o psicológica, pero en ocasiones puede escalar a violencia sexual, cibernética, patrimonial, económica y social.

¿Cuáles son las causas de la violencia escolar?

Existen diversas causas por las cuales la violencia escolar se lleva a cabo, puedes ser que el niño, niña o adolescente agresor viva en un ambiente violento hasta que “los autores y testigos de la violencia, los niños y niñas aprenden que la violencia es un medio aceptable para que los fuertes y agresivos logren lo que quieren de los más débiles, pasivos o pacíficos” (Pinheiro, 2011, p. 111), realmente, todo depende de la realidad que viven los niños.

- Publicidad -

Hay que tomar en cuenta que cuando un adulto permite o incita la violencia, los alumnos ven como algo normal. Esto, es una de las causas más comunes de violencia escolar en Argentina.

¿Qué consecuencias tiene la violencia escolar?

Las víctimas de violencia escolar suelen tener problemas para relacionarse y se aíslan, es así como entra en un círculo vicioso del cual difícilmente podrá salir. La víctima puede desarrollar depresión y en casos muchísimo más graves, pueden acudir al suicidio o presentar una actitud violenta contra los que lo rodean.

Te puede interesar
Coronavirus: Situación epidemiológica en Saladillo| 19/04/2021

Los vínculos sociales de la violencia escolar

Cuando hacemos referencia los vínculos sociales, nos referimos los aspectos fundamentales que causan la violencia escolar, los cuales son la relación que hay en el entorno social y familiar y entender el impacto que tiene la violencia en la sociedad.

La Argentina encabeza la lista de violencia escolar de la región

El 51,1 % de los estudiantes de sexto grado de educación primaria de 16 países latinoamericanos aseguran haber sido víctimas de robos, insultos, amenazas o golpes de parte de sus compañeros de escuela, según un informe de la Unesco.

En el marco de este trabajo, se comprobó que la Argentina se encuentra a la cabeza de casos de insultos, amenazas y violencia física entre compañeros de colegio.

Según los expertos Marcela Román y Javier Murillo, que analizaron los datos del II Estudio Regional Comparativo y Explicativo (Serce) de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), desarrollado entre 2005 y 2009, «la violencia entre estudiantes constituye un problema grave en toda América Latina».

El estudio sostiene que los alumnos víctimas de bullying (violencia escolar) logran un desempeño en lectura y matemáticas significativamente inferior al de quienes no sufren este maltrato.

Asimismo, en las aulas que registran más casos de violencia física o verbal los educandos muestran peores desempeños que en aquellas con menores episodios de maltrato entre pares.

Según el análisis inserto en el Serce, la agresión más frecuente fue el robo (39,4%), seguida de la violencia verbal (26,6%) y la violencia física (16,5%).

El artículo dimensiona cuantitativa y descriptivamente el fenómeno de bullying y estima econométricamente la relación entre violencia y desempeño escolares.

Se utilizaron modelos multinivel: de cuatro niveles de análisis (alumno, aula, escuela y país) cuando se trabajó con datos regionales, y de tres niveles (alumno, aula y escuela) cuando se analizó por país.

Los autores examinaron los resultados de 2969 escuelas, 3903 aulas y 91.223 estudiantes de 6º grado de la Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Dado que México decidió no recoger datos de familias para determinar la relación entre violencia escolar y desempeño académico de los estudiantes, no se incluyó al país en esta categoría de análisis.

«Pese a que se trata de un problema generalizado, hay diferencias entre países según distintas categorías de bullying. En el caso del robo, mientras que en Colombia más de la mitad de los alumnos de 6º grado de primaria dicen haberlo sufrido en el último mes, en Cuba lo afirma 1 de cada 10″, precisa el estudio.

En términos de insultos o amenazas, la Argentina es el país que muestra las cifras más altas. Detrás figuran Perú, Costa Rica y Uruguay, donde más de un 30% de los alumnos afirman haber sido maltratados verbalmente por algún compañero.

Respecto a la violencia física entre pares, cinco países muestran altos niveles: la Argentina (23,5%), Ecuador (21,9%), República Dominicana (21,8%), Costa Rica (21,2%) y Nicaragua (21,2%).

Cuba nuevamente aparece como el país con el menor porcentaje de niños que señalan haber sido golpeados recientemente (solo 4,4%).

Según la Unesco, el maltrato entre estudiantes golpea con mayor fuerza a las escuelas latinoamericanas que a las de otras regiones y hace hincapié en que los niños sufren más bullying que las niñas.

Asimismo, los estudiantes de zonas rurales experimentan menos maltrato entre pares que los de zonas urbanas, aunque en Brasil, Guatemala, Perú y Uruguay no se observaron diferencias en este último ámbito, concluye.

Te puede interesar
“La preocupación de los comerciantes es que se vuelva a cerrar todo: muchos comercios lo no resistirían”, afirma Repetto