Turismo para la tercera edad en tiempo de coronavirus: ¿sí o no?

Turismo para la tercera edad en tiempo de coronavirus: ¿sí o no?
Turismo para la tercera edad en tiempo de coronavirus: ¿sí o no?

La baja de la cantidad de contagios, sobre todo, renueva las expectativas de disfrutar de un merecido descanso. Sin embargo, ¿qué es lo aconsejan los especialistas?

La inminente llegada del verano; la temperatura agradable que se disfruta por estos días con la primavera y, principalmente, la disminución de contagios de Covid-19 registrada en las últimas semanas provocan una sensación casi unánime: pensar en unas vacaciones, aunque más no sea una escapada de unos días, es posible.

Sin embargo, cuando los que están pensando en regalarse un merecido descanso son adultos mayores, ¿realmente es posible? O para ser más precisos, ¿es recomendable?

Por qué no

Reconocido médico especializado en Gerontología, escritor y docente en el Hospital Nacional de Clínicas de la Universidad Nacional de Córdoba, Carlos Presman da una opinión general al ser consultado por este medio.

“Epidemiológicamente, no habría ningún criterio saludable para promover el turismo entre los adultos. En estas vacaciones, los adultos mayores deberían permanecer en sus domicilios. Todo lo que significó movilidad vacacional, fundamentalmente a partir de la experiencia europea, significó un aumento de contagio y mortalidad”, afirma.

Al respecto, un informe del Ministerio de Salud de la Nación de mediados de septiembre le pone cifras a las consecuencias que genera la enfermedad cuando ataca a personas por encima de los 60 años. Y al mismo tiempo, fortalece la opinión del especialista.

“A partir de los 60, la letalidad empieza a aumentar marcadamente. A los 70 años tiene 10,6% de letalidad en las mujeres y 16,3% en los varones; arriba de 80 años, 16,8% en las mujeres y 26,3% en los varones. Y con más de 90 años, el 20,2% corresponde a las mujeres y el 31,2% a los varones”, aseguran desde la cartera a cargo de Ginés González García.

Por qué sí

Sin embargo, más allá de las estadísticas, Presman aporta una mirada más profunda y aclara que la edad es solo uno de los parámetros, y no el único, que se debe tomar en cuenta para evaluar los riesgos de planificar unas vacaciones en tiempos de coronavirus. La clave, asegura, son las condiciones generales de cada persona.

Te puede interesar  Martin Loiza se quedó con el primer lugar en el “Torneo de Rápidas”

“Hoy por hoy hay que extremar los cuidados con los adultos mayores y, sobre todo, los adultos mayores frágiles. En términos de geriatría, lo que dice hoy la evidencia es que se queden en sus casas. Pero quizá los adultos mayores sanos sí estén en una valoración clínica que los equipara con los adultos y pueden tomar vacaciones con los recaudos y prevenciones normales”, agrega.

“A mí me gusta decir que no hay edades, hay funciones. Tenés tipos de 70 y pico que son candidatos a presidente de los Estados Unidos -Joe Biden, mandatario electo, tiene 77-. En la Argentina tenés adultos mayores de 70 que se encuentran en plenas condiciones. La edad en sí misma no define que sea un paciente de riesgo.  Y en ese caso, sí estoy a favor de las vacaciones, pero con todas las normas de seguridad”, expresa el gerontólogo.

“Este es un eje trascendente porque todas las medidas epidemiológicas o generales después tenés que adaptarlas a cada uno. No existen ‘los viejos’, sino que existe cada persona en particular, donde la edad es solo un parámetro”, insiste.

Un futuro con vacuna

Los recientes anuncios oficiales sobre la posibilidad de que en los próximos meses se ejecute un plan de vacunación contra el coronavirus -siempre que se confirme la efectividad de alguno de los proyectos que se encuentra en fase 3-, alimentan las expectativas de quienes sueñan con un verano ya alejado de la pesadilla de la enfermedad.

Y en ese aspecto, aunque con cautela, Presman reconoce que la llegada de una “cura” cambiaría radicalmente el panorama.

“Si se vacunan y la vacuna tiene la efectividad que toda la bibliografía indica que tiene, a los 15 días desde que es aplicada se abre un escenario absolutamente nuevo en donde la posibilidad de vacaciones es legítima y segura”, concluye.

Las precauciones que deben tomar

Sin importar el grupo etario al que se pertenezca, para aquellos que ya tienen decidido viajar, desde el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades y diversos especialistas entregan las siguientes recomendaciones:

  • Elegir destinos con buen clima para que se puedan realizar actividades en el exterior, como comer al aire libre en galerías, patios o terrazas.
  • No permanecer mucho tiempo en ambientes interiores con mala ventilación.
  • Mantener siempre la distancia de dos metros de distancia con otras personas y utilizar barbijo o tapabocas.
  • Evaluar la capacidad de respuesta sanitaria del destino que se elija.
  • No viajar a lugares donde no haya hospitales.
  • Indagar sobre cómo se transita la pandemia en el destino elegido durante los últimos siete días: cantidad de camas de UTI; capacidad hospitalaria; cifra de contagios y letalidad.
  • Saber si el lugar de destino establece requisitos o impone restricciones para los viajeros.
  • Evitar viajes o salidas recreativas (paseos turísticos) con personas ajenas al círculo familiar.
  • Lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos luego de ir al baño y después de haber estado en un lugar público. Si no dispone de agua y jabón, usar algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
  • Luego de cargar combustible, utilizar un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol. Al llegar a destino, lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos.
  • Llevar alimentos y agua en caso de que los locales y los restaurantes estén cerrados.