«Le dije que tenía 14 y siguió»: un hombre se hizo pasar por su hija para dejar en evidencia a un acosador

- Publicidad -

Una adolescente de 14 años hizo un pedido por teléfono a una heladería del barrio porteño de Caballito y tras recibir el pedido un adulto comenzó a enviarle mensajes hasta que intervino su padre, que se hizo pasar por ella, y expuso al acosador por redes sociales.

Todo ocurrió el domingo último cuando la hija de 14 años de Elio Puntieri pidió por teléfono un cuarto de helado a la heladería Freeport, ubicada en la calle Yerbal. Como suele ocurrir en ese tipo de pedidos, el local solicita un número de teléfono para poder contactarse con el cliente ante cualquier eventualidad.

«Nosotros no tenemos fijo, por lo cual ella dio su teléfono sin saber lo que iba a pasar después», explicó Elio en diálogo con América TV. Después de que llegara el delivery, su hija empezó a recibir mensajes de un empleado del comercio, primero haciendo preguntas referidas al pedido y después haciendo preguntas más personales, como qué estaba haciendo, dónde estaba y cuántos años tenía. «Cuando mi hija vio algo raro, inmediatamente me dio el teléfono a mí y me dijo ‘me está escribiendo el señor de la heladería’. Ahí él preguntó qué edad tenía, yo le contesté que 14 y siguió».

Elio continuó la conversación para ver hasta dónde llegaba el acosador, hasta que comenzó a pedirle fotos y decidió dejar de contestarle. «Le dije que lo bloqueara y me fui a la heladería a hablar directamente con él», contó el hombre, que decidió no agredirlo físicamente.

«La verdad no soy una persona violenta. Fui a ver qué había, si era un chico de 17 tal vez o qué. Cuando vi que era una persona adulta, me enojé más. Le grité, lo increpé, le dije de todo y que no iba a terminar ahí. Lo subí a Twitter e hice la denuncia», relató Elio, que presentó la denuncia vía mail ante el Ministerio Público Fiscal.
Ese mismo día, además, de la heladería se contactaron con él, le pidieron disculpas y le informaron que el empleado ya había sido desafectado.
«En un momento no sabía si hacer la denuncia o no, pero varias chicas me mandaron capturas de la misma persona que hacía lo mismo. Me pareció que era importante tomar la responsabilidad de hacer algo», dijo. «Confíen y escuchen a sus hijos».

El caso ya está en manos de la Justicia porteña. Puntieri realizó una denuncia que fue recibida por la fiscal Daniela Dupuy, una de las principales expertas en pedofilia y tráfico de pornografía infantil de la Argentina, que inició un expediente por grooming.