Axel Kicillof anunció que el nuevo salario mínimo de la Policía Bonaerense será de $44.000

El gobernador anunció además que aumentarán la compensación por uniforme a $5.000 mensuales. “Vamos a dar, pero vamos a pedir; vamos a ser muy exigentes”, aseguró

El gobernador Axel Kicillof anunció que el nuevo salario mínimo de bolsillo de los integrantes de la Policía bonaerense será de $44 mil. Además, aumentarán la compensación por uniforme (hoy en $1.130) a $5000, por lo que ningún efectivo percibirá menos de $49 mil mensuales.

El mandatario informó además que se triplicará el valor que se abona por las horas extras: pasará de $40 a 120 pesos.

Según cálculos oficiales, esto elevará el salario de los efectivos que realicen adicionales a $60 mil.

Con estos anuncios, la administración bonaerense busca descomprimir la tensión que se generó en las calles con protestas de diversos sectores de la Policía. “Hemos visto imágenes espantosas frente a la Quinta de Olivos, frente a la residencia donde vivo con mi familia; esas imágenes no deben volver a repetirse”, aseguró.

“Si esto es un reclamo salarial y de condiciones de trabajo, estamos dando una respuesta contundente e histórica. Si no, en otro caso vamos a comprender que es una cuestión política y una cosa distinta», aseguró Kicillof.

El gobernador también adelantó que serán muy exigentes con los policías: “Vamos a dar, pero vamos a pedir; vamos a ser muy exigentes”.

Te puede interesar  Créditos UVA: Se extenderá el congelamiento de alquileres y cuotas

Los anuncios fueron celebrados con aplausos por funcionarios de su gabinete y por intendentes oficialistas, que mantuvieron un encuentro previo con el gobernador. Los jefes comunales de Juntos por el Cambio decidieron no asistir al encuentro pese a que fueron convocados, aun molestos por los recortes promovidos por el Presidente a la coparticipación de la Ciudad de Buenos Aires.

Los policías que realizan las protestas decidirán en asambleas si aceptan el aumento y vuelven a sus tareas. Exigían una suba de 56 por ciento.

En una primera reacción, uno de los líderes de la revuelta en La Plata planteó: “Esto es positivo, pero no es lo que habíamos acordado”.

Nota en desarrollo