Boca aplastó a Bolívar y se acomodó en la Copa

- Publicidad -

Las noches de Copa en la Bombonera tienen ese aroma de prestigio inoxidable, ese gustito a gloria pasada que busca recuperarse en este presente inestable. Boca logró su primera victoria en la Libertadores, luego de tres empates: aplastó por 3-1 a Bolívar y se acomodó en el Grupo 3 para encaminar la clasificación a octavos de final.

Empezó atolondrado el equipo de Guillermo Barros Schelotto, que repitió el 4-3-3 que había goleado a Rafaela con Gino Peruzzi en el lateral derecho (por Leonardo Jara), Frank Fabra del otro lado (por Silva) y Nicolás Lodeiro como interior (por Pablo Pérez). Boca tenía la pelota, pero no podía quebrar a la ordenada, pero muy permeable defensa del Bolívar. La más clara la tuvo Tevez a los 25, que tras quedar mano a mano definió por encima del arquero Romel Quiñonez y la pelota dio en el palo. Pero el Apache no adivinó el rebote y no logró empujar al gol.

Y de esa jugada salió una contra que agarró mal parada a toda la defensa de Boca. Gastón Cellerino se escapó solo, pero se fue quedando sin energía: remató de derecha, cruzado y la pelota se fue al lado del palo derecho de Agustín Orion.

Boca insistía: desprolijo, apurado y sin peso en el área; pero prepotente, obstinado y confiado. Apenas cuando los jugadores (y el público) empezaban a impacientarse, apareció Fernando Gago para abrir el marcador y empezar a disfrutar otra vez de una noche de Copa. A los 32, capturó un rebote en el área y de zurda estampó el 1-0.

- Publicidad -

Boca ya había hecho girar la llave y la puerta del partido se le abría de par en par. Encima apareció Tevez y cerró la primera etapa con una joya de su estilo para el 2-0. Encaró de izquierda a derecha, recorrió 40 metros con la pelota, se metió en el área, enganchó dos veces y definió al primera palo para salir a festejar con un baile en el córner. El partido se empezaba a liquidar.

Te puede interesar
Argentina aguantaba la ventaja, pero Colombia lo empató en tiempo de descuento

En el inicio del segundo tiempo, Boca le bajó la persiana al partido. Cristian Pavón tiró una doble pared (primero con Gago y después con Tevez) para habilitar a Federico Carrizo que tocó de zurda para clavar el 3-0 y liquidar a un Bolívar tibio y endeble.

Solo  faltaba saber por cuántos goles iba a ganar Boca. Guillermo Barros Schelotto mandó a la cancha a Andrés Chávez, para que marcara su gol. Pero aunque el local generó situaciones claras, no volvió a convertir. Un manotazo en el área de Juan Insaurralde contra Cellerino le permitió a la visita descontar: Juan Callejón, de penal, selló el marcador.