La selección Argentina arranco perdiendo en su gira europea

En el primer juego de la gira previa al Mundial de China, Argentina perdió
ante Brasil por 89 a 82 en Lyon. Este viernes volverá a salir a la cancha ante
Montenegro.
La selección Argentina de básquet arranco perdiendo en su gira europea. En el
primer juego de la gira previa al Mundial de China, Argentina perdió ante
Brasil por 89 a 82 en Lyon.
El inicio del conjunto argentino fue discreto, con distracciones defensivas y
poco movimiento en ataque. Eso le costó una rápida desventaja de 9-2 en
contra en apenas dos minutos de partido. La reacción fue violenta, con un
Scola encendido (cerró con 14 el primer parcial), que lideró un parcial de 20 a
5 para pasar al frente 22 a 14. Parecía que la situación se encaminaba, no
obstante, un nueva laguna derivó en un un 13-2 en contra (Caboblo decisivo)
que volvió a generar incertidumbre y a resignar el liderazgo del tablero al
cierre del primer chico (27-29).
El segundo parcial fue mucho más parejo y con ambos conjuntos más
compenetrados desde el apartado defensivo. Campazzo ingresó con energía,
Vildoza se mostró como vía de gol (seis) y Gallizzi aportó en el poste bajo de
una formación mucho más baja (Deck de ala pivote). Esa variante le permitió
a Hernández mover el banco, jugar con otra dinámica en la que Brasil se sintió
incómodo y ponerse arriba (45-41) con buenas sensaciones. Sin embargo, otro
cierre muy malo trajo aparejado una racha de 10-0 en contra que le dio al rival
aire para irse al descanso 51-45.
Ya en el complemento, Argentina retornó con un Laprovittola mucho más
agresivo (seis puntos en dos minutos) y la novedad táctica de Scola como
pivote. Pero lo mejor llegó gracias a la alternativa zonal y las transiciones
ofensivas en las que Deck marca siempre la diferencia (diez tantos en el
segmento).
El cuarto final fue de imprecisiones de los dos lados y absoluta paridad. El
conjunto de Hernández probó con un perímetro picante que no encontró el aro
a pesar de tomar tiros cómodos (sobre todo Redivo y Garino). Tampoco trajo
aire la falta de efectividad en los libres. Y eso sumado al muy sólido pasaje de
Benite (uno de los seis jugadores con nueve o más puntos en Brasil) complicó
definitivamente el panorama. La «verdeamarela» estuvo más fina en el cierre.
Por eso, a pesar del último esfuerzo de Argentina, con Delía en gran nivel

(falló libres clave), el juego se resolvió en los pequeños detalles que inclinaron
la balanza, para que Brasil se imponga 89 a 82.
Este viernes, el equipo de Hernández tendrá su segunda prueba en Lyon, ante
Montenegro, nuevamente a las 13, hora argentina.