Sergio Hernández fue presentado en el Zaragoza

Básquet.

El argentino llega a Zaragoza repleto de esperanza: “Vamos a dejar la vida dentro de la cancha”.

El técnico Sergio “Oveja” Hernández fue presentado este viernes en el Zaragoza. El argentino llega a Zaragoza repleto de esperanza: “Vamos a dejar la vida dentro de la cancha”.

Este es el mensaje que el nuevo gestor de recursos humanos del conjunto aragonés dejó a la Marea Roja, la más fiel y entendida afición del baloncesto español. «Estén tranquilos -reiteró en el epílogo-, seguro que el equipo va a tener el compromiso que le corresponde».

«Zaragoza es un equipo histórico. El baloncesto tiene una parte cultural, y eso también me atraía mucho».

Hernández evocó la figura de León Najnudel, entrenador del CAI Zaragoza de Magge, Allen, los Arcega… que tumbó al Barça en la histórica final de la Copa del Rey de 1983 (81-78), hito fundacional de la ACB y punto de inflexión definitivo en el despegue del baloncesto como deporte de masas en España. «Recuerdo a León Najnudel. Él es nuestro gurú en Argentina, porque él creo la Liga de Argentina fijándose en sus experiencias como entrenador del CAI Zaragoza en España. La Liga de Argentina nació por lo que Najnudel vivió aquí en Zaragoza. Zaragoza forma parte de nosotros», reconoció.

Me gusta el desafío. Estoy preparado para hacer cosas difíciles. Hay que trasladar la presión en energía», retó y se retó.

«Imagino un equipo con rasmia. Busco energía, compromiso. No quiero un equipo apático, con miedo. Quiero un juego más vertical, subir la velocidad del juego, tratar de utilizar mejor los 10 primeros segundos de la posesión, hacer más puntos en esos 10 primeros segundos. Ese es el ‘básquet’ que siento».

Además del cargo que asume, Sergio Hernández también apuntó lo que deja. No es poco: la dirección de la selección argentina, actual subcampeona del mundo. «No se puede dirigir a la vez a la selección y a un club. La vida está hecha de momentos, de decisiones; y éste es mi momento y ésta es mi decisión. Respondo lo que siento. Me siento bien. No vi un equipo triste, sino con ganas de trabajar. La actitud ha sido maravillosa. Me han hecho las cosas más fáciles», señaló.