Sofía Alem, de la Liga de Saladillo a la elite del fútbol femenino: es nueva jugadora de San Lorenzo de Almagro

- Publicidad -

«Uno puede nacer con un gran talento, pero si no tenés en donde plasmarlo o donde mostrarlo entonces no termina siendo viable«, reflexiona Sofía acerca de las oportunidades que se les presentan a mujeres en el fútbol femenino. La suya llegó a través de una insistente forma de perseguir la casualidad. O tal vez le siente mejor llamarlo causalidad.

Sofía Alem es una jugadora de fútbol de 19 años, ex Argentinos de 25 de Mayo, vigente subcampeón de la Liga de Fútbol de Saladillo. Una vez instalada en Capital Federal por cuestiones de estudio, buscó otras oportunidades que le permitan mostrarse y formarse en la disciplina. Después de un par de meses compartiendo entrenamientos en Argentinos Juniors y Defensores de Belgrano, la continuidad la encontró en un equipo de futsal y la gran oportunidad de su vida le llegó de imprevisto.

La veinticinqueña fue a ver un partido de Primera División entre San Lorenzo y Racing, su máxima ídola le regaló sus botines y casi a la salida del predio, gracias a que ‘la redonda’ se cruzó en su camino, un dirigente la vio haciendo jueguitos y la contactó con el Director Técnico de San Lorenzo para asistir a las pruebas de jugadoras. Sofía ahora se entrena con el plantel de Reserva, alternando con Primera División, esperando que reabra el libro de pases para convertirse oficialmente en cuerva.

A propósito de su curiosa oportunidad de sumarse a uno de los clubes con mayor proyección en Latinoamérica; sobre sus compañeras, entre ellas la primera futbolista profesional argentina de la historia; acerca de la militancia del fútbol femenino y la desigualdad de oportunidades para desempeñarse en la profesión, habló Sofía Alem con ABC Saladillo.

-¿Cómo se dio tu llegada a San Lorenzo?

-El mes pasado fui a ver un partido de las pibas de Primera de San Lorenzo que jugaban contra Racing. Fuimos con un amigo, a mitad de camino se larga una tormenta que daba miedo y me propuso bajarnos en Parque Patricios a tomar un helado, yo le dije que algo me decía que al menos llegáramos a la cancha y de última nos volviamos, él no queria y le terminé ganando por cansancio. Nos bajamos del bondi en Ciudad Deportiva y salió tremendo sol. Miramos el partido, ganó Sanlo y le pedí a mi amigo que me acompañe a sacarme una foto con Maca Sánchez y Mili Menéndez, mis ídolas. Llegado el momento, Maca le ofrece sus botines a una nena que se acercó, no quiso y le dio una canillera. Mi amigo me pide que le saque una foto con ella y le pregunta en chiste si no me los regalaba a mi y asi fue, me pidió que me los quede, casi me desmayo de la vergüenza. Al rato pasamos por la cancha donde habían jugado y vimos que habia unos pibes haciendo unos penales, entonces nos metimos. Me puse a hacer jueguitos con la pelota y se acerca un hombre vestido de San Lorenzo a charlar con nosotros: me llevó a hablar con el técnico de la Primera, que me comentó que el fichaje ya estaba cerrado pero que vaya a probarme igual. Fui a la semana, me dijeron que siga entrenando y que el tema del fichaje lo veíamos más adelante cuando se reabra.

-¿Te habías probado en algún club antes?

-Si, me probé en marzo en Argentinos Juniors pero fue solo para ver la dinámica, no estaba interesada en jugar realmente, fui por aprovechar la oportunidad. Y estuve entrenando en el equipo de la UBA que se fusionó con Defensores de Belgrano, un par de semanas también.

-¿Por qué elegiste San Lorenzo?

-Por una cuestión de oportunidades, se dio de la nada y de «casualidad» pero siempre vi la dinámica del club y es uno de los pioneros en el fútbol femenino, se lo toman muy en serio y eso me gusto desde siempre, a pesar de no soy cuerva.

-¿Cómo te recibieron? Pareciera ser un club muy ordenado en el fútbol femenino, de hecho es el único club con pensión exclusiva para jugadoras y firmó el primer contrato de la historia del fútbol femenino, a Maca Sánchez…

-Son súper profesionales y ordenados. Tienen una dinámica muy buena de equipo, me recibieron re bien, somos muy compañeras entre todas y es un ambiente super lindo. En mi caso a pesar de no jugar esta parte del campeonato, me observan, me corrigen, me ayudan y me incentivan, eso es hermoso porque nos dan la misma importancia a todas y se nota que les interesa el futuro del futbol femenino. Es uno de los pocos clubes que apuesta casi totalmente al fútbol femenino, hasta compraron jugadoras, eso habla también de la importancia en la inversión que quieren hacer en esto, y ni hablar de la llegada de Maca -Sánchez- que también sacudió un poco las cosas.

-¿Tuviste algún contacto con Maca Sánchez? Está convirtiéndose en una de las mujeres más importantes de la historia del fútbol femenino y vos compartís plantel

Maca es la primera mujer en firmar un contrato profesional como jugadora de fútbol, esto ya va más alla de patear una pelota y hacer goles claramente. Entrenamos juntas la mayoría de las veces porque mezclan Reserva con Primera y también charlé un par de veces, es muy simple y humilde. Una persona como cualquier otra básicamente.

-¿Pensás meterle de lleno al fútbol o también estás estudiando?

-Estudiaba abogacia en la UBA, pero quiero dedicarme de lleno al fútbol, no sólo jugando, sino impulsando la lucha por la profesionalizacion del fútbol femenino y los derechos que esta acompaña, así que me voy a cambiar a Comunicación Social también en la UBA.

-¿Soñas con ser profesional? No quiero hablar de más o antes de tiempo, pero estás dando un paso muy grande para lograrlo: sos chica y estás en el club que más invierte en el fútbol femenino

-Si, quiero ser jugadora profesional… Hace unos meses no lo pensaba ni se me cruzaba por la cabeza pero la verdad es que quiero cumplir mi sueño de llegar a Primera División.

-¿Desde los cuántos años jugás al fútbol y en qué clubes?

-Al fútbol empece a jugar en octubre de 2018 en el Club Atletico Juventud Unida y en febrero de este año me pase para el Club Atlético Argentinos. En mayo más o menos arranqué con el futsal en Federación Caballito, un club de barrio de Capital en el que juego actualmente, y también estuve unas semanas entrenando en Defensores de Belgrano, fútbol 11.

-Sos de 25 de Mayo, un pueblo chico, y la verdad que no se da muy seguido que alguien de por acá, sea masculino o femenino, pueda tener contacto con los clubes de la elite del país. ¿Crees que es una cuestión de talento, de oportunidades? ¿Pensás que más chicxs deberían jugársela por probar suerte?

-Si, es re loco, sobre todo porque no entré por ningún contacto, hablé directamente con el DT y eso no pasa todos los dias, ni en todos los clubes ni a todas las personas. Todxs tienen que ir por sus sueños probarse, animarse, el «no» ya lo tenes asegurado, además de que te sirve de experiencia y de aprendizaje… Es más, ayer justo en el entrenamiento fue una chica a probarse que venía desde Tucumán. Su mamá mientras lagrimeaba me dijo «estoy llorando desde que me levante, este es su sueño» yo casi más me largo a llorar de la emoción, es hermoso, eso demuestra que más que talento esto es una cuestión de ganas, de esfuerzo y de oportunidades. Porque si tenes la oportunidad de estar en un club grande y ellos te dan una mano para que aprendas y crezcas, el talento se va haciendo, uno puede nacer con un gran talento pero si no tenes en donde plasmarlo o donde mostrarlo entonces no termina siendo tan viable. Hoy en día se habla mucho de la meritocracia y hay que aprender a ver mas allá del esfuerzo propio, porque al final del cuento las cosas sin oportunidades no funcionan o terminan siendo una cuestion de «suerte» de unxs pocxs. Ni tampoco ayuda tener talento y oportunidades y no ponerle ni onda ni ganas, es una mezcla de todas las partes, asi como lo es el fútbol propiamente dicho.