El kirchnerismo confirmó la fórmula Kicillof-Magario para la provincia de Buenos Aires

El ex ministro de Economía K encabezará la fórmula secundado por la intendenta de La Matanza. Máximo Kirchner iría primero en la lista de diputados por Buenos Aires.

Era una decisión anticipada por gestos políticos, pero que requería una consagración pública, definitiva y rotunda. Y así ocurrió en la tarde de este miércoles.

En línea con la foto que había publicado Cristina Kirchner después del acto en Merlo del fin de semana con el candidato que puso para la Presidencia -Alberto Fernández-, el PJ bonaerense en pleno confirmó que Axel Kicillof y Verónica Magario serán los candidatos para pelear el distrito electoral más importante del país: Buenos Aires.

El binomio que deberá enfrentar a la gobernadora María Eugenia Vidal en las PASO de agosto y en las generales de octubre, acota el margen para una negociación con el massismo, que este jueves se reúne a discutir cuál será su próximo movimiento.

El efecto es directo: completadas las duplas, se espera otra decisión de peso político referida a la posibilidad de que Máximo Kirchner encabece la boleta de candidatos a diputados nacionales.

Fernando Gray, presidente del PJ bonaerense, pidió este martes que Máximo esté al tope de esa boleta. Rondó la versión de un ofrecimiento a Felipe Solá que bajó su candidatura presidencial cuando Cristina anunció que le dejaba el primer escalón a Alberto Fernández.

Te puede interesar  Argentina: Vuelven los vuelos regulares de cabotaje

Solá, consultado por Clarín, negó que le hayan hecho ese ofrecimiento, se mostró sorprendido. Al ex gobernador, de buen diálogo con Alberto Fernández, le quedan dos años más de mandato como diputado. Pero en el esquema de los Fernández buscan para él un lugar de protagonismo.

“Me encantaría que Máximo encabece la lista de diputados nacionales ya que encarna nuestro proyecto provincial y nacional”, le dijo Gray a Clarín. Con eso, se bloquea otro de los lugares que pudo liberarse para Massa.

Como contó Clarín , la ex jefa de Estado dejó atrás el método que siempre había aplicado para las elecciones: dilatar con ardides y disimulo, la decisión para el final.

Mostró las cartas antes y pegó primero. Desde el Instituto Patria, Cristina y su candidato confirmaron a dirigentes del PJ que la fórmula para pulsear con Cambiemos en una provincia que no tiene balotaje: se gana por un voto.

Horas después, lo confirmó Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora. Lo hicieron, también, el jefe comunal de Avellaneda, el ultrakirchnerista Jorge Ferraresi; el de Hurlingham, Juan Zabaleta; el de Berazategui, Patricio Mussi, y otros. 

fuente: clarín