El papa Francisco recibió a más de 30 obispos argentinos que volvieron a invitarlo a que visite el país

- Publicidad -

Los prelados además le acercaron al Sumo Pontífice un informe sobre la situación económica y social del país

El papa Francisco recibió este jueves a más de 30 obispos argentinos del norte, litoral y centro del país, que volvieron a invitarlo a que viaje al país y le además le llevaron sus impresiones sobre la situación económica y social de la Argentina.

El pontífice estuvo reunido por algo más de dos horas con los 33 obispos del primer grupo de los más de 100 pastores que entre abril y mayo realizarán la visita «ad limina» al Vaticano para recorrer los principales organismos de la Santa Sede.

Al término del encuentro, el arzobispos de La Plata, Víctor Manuel Fernández, habló sobre la posibilidad de que Francisco viaje a la Argentina. «Lo hemos invitado muchas veces. pero tenemos que asumir que él en Argentina ya dio mucho, ya hizo un gran aporte», señaló.

«Sobre muchos temas que nosotros necesitaríamos una palabra hoy, podemos ponernos a leer lo que dijo cuando estaba allá, y tendríamos una respuesta. si hablamos de la trata, no necesitamos que nos diga nada nuevo, pongámonos a leer las homilías y las propuestas que hacía cuando estaba en Argentina», resumió en un breve contacto con la prensa en el Vaticano.

Además, durante el encuentro, los obispos le acercaron al Papa un informe de la situación en cada una de sus diócesis así como su mirada sobre «la situación económica y social del país», dijo el obispo de 9 de Julio Ariel Torrado.

En el grupo de 33 obispos también aparecen los Carlos Azpiroz Costa, de Bahía Blanca; Andrés Stanovnik de Corrientes; Juan Puiggari de Paraná; Eduardo Martín de Rosario; Sergio Fenoy de Santa Fe y Ramón Dus de Resistencia.

«Hay una profunda esperanza en el encuentro con el Papa para poder escuchar las enseñanzas de su boca y luego llevarlas a cada uno de los lugares en los que hoy se evangeliza en Argentina», agregó el vocero de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) Máximo Jurcinovic a Télam en Roma.

Establecida en el Código de Derecho Canónico, la llamada visita ‘ad limina apostolorum’ -una expresión latina que significa ‘los umbrales (de las basílicas) de los apóstoles (Pedro y Pablo)- es realizada por todos los obispos del mundo cada cinco años para dar cuenta del estado de sus diócesis.

La última vez que los miembros de la CEA habían hecho la visita «ad limina» fue en 2009, cuando el Papa era Benedicto XVI y el entonces cardenal Jorge Bergoglio presidía la institución.

Este miércoles, los obispos celebraron una misa en la Basílica de San Juan de Letrán, en la que recordaron el Día Internacional del Trabajador. «El trabajo es dignidad y una sociedad donde no se trabaja no es una sociedad justa», aseguró en la homilía el arzobispo de Santa Fe Sergio Fenoy.

Tras la reunión con Francisco, este jueves los obispos visitarán la Pontificia Comisión par América Latina, el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización; el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos y el Dicasterio para la Comunicación.