La familia Cervigni estaba de festejo. Su hijo mayor, Nahuel, de 27 años, se había recibido de médico y estaba por emprender un viaje a Europa para probar suerte. Este fin de semana, sus padres, su hermana y sus dos abuelos viajaron desde la ciudad santafesina de Casilda hasta Rosario para despedirlo. El joven no sabía que iba a ser la última vez que los vería con vida. Cuando regresaron a su casa el sábado a la madrugada, el acoplado de un camión se desprendió en medio de la ruta, impactó contra su auto y los cinco murieron.

Fabricio Cervigni, de 50 años, era el presidente de la delegación local de la Federación Agraria Argentina; su esposa Sonia Bertoldo, también de 50, era maestra en una escuela primaria; y su hija menor, Carolina, estaba en el último año de la secundaria. Los tres viajaron junto a los dos abuelos paternos de Nahuel, Angel Cervigni y Olga Fagiani, el viernes por la noche a Rosario. Habían planeado una reunión familiar de despedida.

Según trascendió por fuentes oficiales, el sábado por la madrugada se subieron al auto para emprender la vuelta a Casilda, por la autopista Rosario- Córdoba. Pero alrededor de la 1, a la altura del kilómetro 305, se desprendió un acoplado de un camión que se trasladaba en la misma ruta. El semi remolque impactó contra el auto familiar y lo aplastó.

Te puede interesar  Inscripciones Juegos Bonaerenses 2020 edición virtual

El intendente Sarasola detalló que Nahuel se enteró del accidente antes de subir al avión y durante el velorio estaba en estado de shock. Aunque el joven médico todavía no dio ninguna declaración pública, está recibiendo apoyo de psicólogos y especialistas.

Hasta el momento, los investigadores no lograron determinar cómo se originó el desprendimiento del acoplado. La causa quedará en manos del fiscal de Homicidios Culposos de la provincia de Santa Fe, Donato Trotta.

Fuente: Diario UNO