Cálido homenaje a Mary Monetti en su despedida

Esta mañana, en las afueras del palacio municipal, se leyó el decreto de honores y se anunció el duelo por el fallecimiento de Mary Monetti, una muy importante figura en el desarrollo del Carnaval de Saladillo, en el cuidado del Parque República de Brasil y de todas las actividades allí desarrolladas. El intendente José Luis Salomón y el ex Subsecretario de Cultura, Aldo Catullo, expresaron su dolor y recordaron a la trabajadora municipal en nombre de los saladillenses. La batucada La Diferente también se acercó para homenajear a Mary como a ella le hubiese gustado, recibiendo y despidiendo al cortejo fúnebre a su ritmo.

Aldo, visiblemente emocionado, expresó: “En la cuestión cultural, fue una de las grandes colaboradoras, como recién se leyó en el decreto de honor: siempre dispuesta a dar una mano para con todos, desde el carnaval y con los espectáculos que se hacían. Toda vez que venía un artista foráneo, se despedía y no se iba sin antes preguntar, saludar y agradecerle a Mary. Se transformó en invisible Mary, no murió. Porque Mary va a seguir estando en cada chico que juegue en el playón, cuidándolo; en cada espectáculo, colaborando; en cada noche de carnaval, dándonos alegría. Sé que no la vamos a ver pero va a seguir estando presente. Simplemente gracias Mary, gracias por todo lo que nos diste, que descanses en paz”.

Te puede interesar  No hay lugar más seguro que tu casa

José Luis Salomón, en tanto, expresó: “Estos días convivimos con sus últimos pasos, muchos de los aquí presentes le enviamos nuestro mensaje de acompañamiento, y lo más difícil era saber que ella estaba absolutamente consciente que transitaba sus últimos días y lo asimilaba de una manera ejemplar esa condición. Mary era de esas personas que no hacía faltaba saber dónde estaba, porque estaba. Porque tenía un rol, cumplía ese rol y estaba presente en los momentos y lugares donde tenía que estar”.

Mary nos deja lo mejor: habernos hecho felices, habernos hecho divertir, y habernos hecho hacer cosas a los saladillenses como vestirnos, disfrazarnos, bailar. Cuando Mary te veía, era imposible que no te haga bailar; ella te entusiasmaba para que lo hagas. Ojalá, Mary, tu alma descanse en paz pero que tu cuerpo no deje de bailar ni de brillar”, cerró el intendente.