Catullo, Jefa Distrital de Educación, habló sobre “un posible retorno después del receso invernal” y el sistema de evaluación

Foto: archivo

La Inspectora Jefa Distrital de Educación en Saladillo, Fernanda Catullo, fue consultada por ABC Saladillo sobre las novedades en cuanto a un presunto retorno a las aulas. Luego de la asamblea del Consejo Federal de Educación, en la que se votó por unanimidad la aprobación de un protocolo, Catullo afirma que “cada jurisdicción va a trabajar con los acuerdos establecidos en Nación, teniendo en cuenta sus necesidades y particularidades”.  Además, la docente habló sobre la continuidad pedagógica a lo largo de estos meses; sobre el balance respecto al vínculo entre los docentes y las familias; y de la forma de evaluar hasta el momento.

Catullo admitió “seguir trabajando para el regreso a la presencialidad, dependiendo del contexto sanitario. Cada provincia adaptará el protocolo aprobado el día 2 de julio en el consejo federal de educación y en cada distrito estamos a la espera de las orientaciones que debemos seguir para ese retorno“. En lo que sí se está avanzando desde esta jurisdicción es “en algunos de los niveles en cuanto al aspecto pedagógico del posible regreso a clases, en cuanto al formato. Se está trabajando eso, pero es un proceso muy complejo, son muchas cosas a tener en cuenta”.

En ese sentido, sumó: “Puntualmente, en el nivel primario, hubo una reunión en la que participé junto a las inspectoras del distrito, en la que se puso a consideración una propuesta para ir pensando, desde el aspecto pedagógico, el trabajo de los contenidos curriculares, en cómo sería un posible retorno después del receso invernal. Es una propuesta para analizarla, estudiarla y ser trabajada en profundidad, en forma articulada, siempre en relación a lo pedagógico en las áreas de Prácticas del Lenguaje y Matemática”.

“Quedó en evidencia el gran compromiso con la educación de los docentes y las familias”

Fernanda fue consultada, luego, por el lazo entre docentes, familias y estudiantes: “Siempre estuvo presente y va a seguir estando el poder sostener el vínculo con las familias y estudiantes, porque las realidades son muy diversas, como así también las situaciones que viven las familias. Desde un primer momento se buscó poder contactarse con todos, establecer el vínculo, ver cómo estaban y qué les pasaba. Luego, poder profundizar ese vínculo, sostenerlo, y continuar el trabajo en relación a la continuidad pedagógica, para garantizar el derecho a la enseñanza y el aprendizaje”.

“Ahora va pasando el tiempo, continúa esta situación de aislamiento social, preventivo y obligatorio y hay que seguir trabajando para que no se corte la comunicación ni el vínculo, para que los docentes y estudiantes sigan conectados en las diferentes formas que cada grupo pudo encontrar para sostener ese lazo”, sumó Catullo.

En ese sentido continuó: “Han hecho un enorme esfuerzos los docentes, se notó todo el tiempo un gran compromiso. Las familias y estudiantes han hecho un gran esfuerzo para poder sostener la continuidad pedagógica. Creo que es positivo lo que se ha logrado, aunque sí queda en evidencia la diversidad de estrategias que tuvieron que implementar los docentes por la diversidad de posibilidades que tienen los estudiantes”.

A propósito de dichas estrategias para llegar a todos los estudiantes, y los condicionantes que lo dificultaban, Catullo contó: “Algunos llegaban a través de cuadernillos o impresiones que los docentes les llevaban. Dependía de la conectividad que podían llegar a tener algunos, si lo hacían a través de teléfono, o en algunos casos sólo había un dispositivo en la familia; los horarios en los que las familias disponen de ese dispositivo; a lo mejor se espera que el integrante de la familia con dispositivo llegue de su jornada laboral para hacer la tarea; si hay más de un niño que lo necesita… Toda esa complejidad quedó en evidencia, pero también quedó en evidencia el gran compromiso con la educación de los docentes y las familias”.

El sistema de evaluación sin calificación numérica “trajo calma a las inquietudes de las familias y docentes”

Fernanda, además, comentó que “todo lo relacionado  con la evaluación causaba inquietud en las familias y en los estudiantes. Pero tenemos que pensar que la evaluación es permanente, siempre estamos evaluando, y no es lo mismo que calificar: por ahora no se puso una nota, pero siempre evaluamos los docentes”.

“¿Qué evaluamos los docentes en la continuidad pedagógica? Si los estudiantes pudieron sostener el lazo con la escuela, con los docentes; si pudieron tener acceso a las propuestas de enseñanza, si pudieron resolver lo que se les proponía; si tenían inquietudes, dudas, y opinaban; si lo que envió el docente tuvo devolución; el docente evalúa si lo que propone está dando resultados o lo tiene que evaluar revisar, modificar. Lo que no se hizo fue calificar”, sumó Catullo.

Además, Fernanda expresa que a través del registro de lo producido y la preservación de los materiales realizados por docentes y estudiantes en este período, se podrá organizar la evaluación del ciclo escolar en lo que resta del año: “Que todo lo hecho se guarde como registro para que sea la constancia del proceso que se fue, para retomarlo en otro momento, analizarlo y valorarlo porque es una huella del esfuerzo que se hizo, son insumos que debe guardar el estudiante, la familia y el docente porque serán tenidos en cuenta para evaluar el proceso total. A lo mejor, este año, este proceso total tenga un momento de presencia en la escuela”.

 “Se vio el potencial para poder encontrarse de manera fluida y organizada”

Catullo, por último, contó que el jueves se entregó la cuarta entrega de cuadernillos para la continuidad pedagógica, con 2151 unidades, y este miércoles próximo tendrán reunión de Unidad Educativa de Gestión Distrital (UEGD) –la segunda del año y la primera desde su inicio en la gestión, en este contexto–.

“Este contexto ha mostrado también cómo podemos abordar las tecnologías para comunicarnos de manera constante. Antes, tal vez, uno organizaba una reunión en un espacio físico y se tenía que trasladar. En este caso tenemos reuniones frecuentemente con autoridades, compañeros, inspectores con directores, directores con maestros… se vio el potencial para poder encontrarse de manera fluida y organizada”, asegura.