Declararon de interés general la refuncionalización del Frigorífico Regional Saladillo a través de un decreto

En el aniversario de Saladillo, la Municipalidad de Saladillo distinguió a Gustavo Moscoloni, titular de la nueva firma del Frigorífico Regional de Saladillo, y en él a todos los empresarios que invierten en Saladillo. De esta manera, la Secretaría de Desarrollo Local busca reconocer el compromiso de acompañar a los empresarios que generan trabajo y progreso, y destacar la importancia de la inversión del sector privado en estos momentos tan difíciles.

“Es un gran honor recibir esto, no me lo esperaba, me pone muy contento y me emociona. Esto es para toda mi gente de todos los proyectos que tengo. Muchas gracias a todos”, expresó, visiblemente emocionado, Gustavo Moscoloni.

Vladimir Wuiovich, Secretario de Desarrollo Local, expresó que el frigorífico “no es una empresa más, tiene mucha historia en Saladillo: fue municipal en su momento, luego se privatizó… Han pasado varias generaciones allí dentro. Tiene un sentido de pertenencia que no todas lo tienen. Pero también, en el frigorífico, reconocer a todos los empresarios que invierten en Saladillo, hay muchísima gente que ha tomado la decisión de participar en la vida económica de Saladillo”.

En principio, Vladimir admitió que el FRS fue una preocupación y ocupación desde el primer día: “En los últimos días de noviembre estábamos en el fondo de mi casa y nos pusimos a puntear qué temas creíamos que era importante tener en cuenta para desarrollar en la gestión que venía. Y claramente uno de esos temas que tenían que estar en agenda era el frigorífico. Walter Tiberi, representante de Pacuca y una de las empresas más importantes del rubro en el país, nos pidió a mí y a José Luis una reunión porque había una posibilidad concreta para que Gustavo –Moscoloni- tuviese una participación en el frigorífico”.

“A partir de ahí, se empezó a hablar de cuáles iban a ser los objetivos, objetivos extremadamente ambiciosos, y de esos cuál requería la participación del Estado. Nos comprometimos con el Municipio a darle una mano en todo lo que estuviese a nuestro alcance. Quiero destacar el compromiso y la participación también del diputado del Frente de Todos, Walter Abarca, quien mostró predisposición para algunas gestiones de alcance nacional, entendiendo que este es un barco en el que tenemos que estar todos juntos”, sumó luego Wuiovich.

Luego, Vladimir reconoció que “a los pocos días se empezaron a visualizar cambios, se nota que está en pleno crecimiento. Cuando arrancó esta nueva etapa el frigorífico, tenían 46 empleados que se ratificaron en sus puestos de trabajo –y eso también hay que reconocerlo-, y hoy ya tienen 58. Esto implica que, en un corto plazo, sumaron 12 personas de manera directiva. También hay 30 personas que están trabajando de manera indirecta en diversas obras”.

“No va a salir adelante el país si el sector privado, las empresas privadas, no tienen apoyo y acompañamiento, ni invierten en lugares que generan mano de obra genuina y producción. La velocidad del privado es muy distinta a la velocidad del Estado en cuanto a la resolución de los problemas, y la resolución de los problemas muchas veces tiene que ver con burocracia administrativa en cuanto a los permisos, habilitaciones”, cerró Vladimir.

Moscoloni, por su parte, expresó: “Siempre digo que es muy difícil encontrar gente para trabajar con esta predisposición. Ya hace 10 años que estoy, la verdad que nos fue bien y fue muy importante el acompañamiento que tuvimos por parte de la Municipalidad. Da gusto trabajar de esta manera, y más sabiendo que uno tiene una responsabilidad que va un poquito más allá. El frigorífico es un desafío muy lindo, tenemos muchas ganas, la gente está muy contenta; tenemos un apoyo único de toda la población”.

El intendente José Luis Salomón, por último, agregó: “Saladillo es tierra de emprendedores. Y en esto quiero sumar a Carlos Cortese como uno de los grandes emprendedores de nuestro pueblo, a pesar de que la situación económica no le fue tan favorable en este último tiempo; a Francisco Delía, que pasando los 80 años sigue invirtiendo, pensando y soñando; a Pirincho Cicaré; a Jorge López; a los hermanos Romagnoli… Gustavo, de alguna manera, ha transformado esta propuesta sumándolo como un hijo adoptivo de nuestra ciudad, para generar fuentes de trabajo inalcanzables”.