Martín Lombardi: “Cuando vi el Monumental me emocioné y pensé que acá no podría jugar ni loco”

- Publicidad -

El jugador saladillense de la Quinta División de River dialogó con el Sitio Oficial y contó cómo fue su llegada al Club.

Por: Rubén Sagarzazu

El joven de Saladillo, Martín Lombardi demostraba su talento en Huracán de Saladillo ni bien comenzaba el año 2016. Nunca imaginó que unos meses más tarde esa zurda que deslumbraba a todos en su pueblo natal sería la encargada de darle la mayor alegría de su vida: ser jugador de River.

Una historia que él mismo cuenta en primera persona: “Siempre jugué de enganche y acá vine a probarme en el mismo puesto. Un amigo me consiguió una prueba a mitad de 2016. Vine y no podía creer lo que es River. Cuando vi el Monumental me emocioné. Y pensé ‘acá no puedo jugar ni loco’. Pero por suerte, en la primera práctica anduve bien y les gusté. El Tapón Gordillo, que era el técnico de la Octava División, me dijo que siguiera viniendo, que querían verme porque les había impresionado como jugué. Así estuve varios meses, viniendo todos los miércoles, y ya me tocó jugar con los chicos de la división. Y fui agarrando confianza y pude mostrar mi juego. Me decían que juegue simple”.

¿Cuándo te dijeron que quedabas?

Era noviembre de ese año y me acuerdo de que nos entrenábamos en GEBA. Y Juanjo Borrelli, que iba a ser el técnico de la Séptima División al otro año, me dijo que había quedado. Y que iban a hablar el tema de venirme a la pensión. Lo primero que hice fue llamarlo a mi papá, Carlos Diego, para darle la noticia. Me fui a Saladillo y con mi familia disfrutamos de lo que fue la mejor noticia de mi vida. En enero de 2017 me vine para acá y ya empecé a jugar en la Séptima.

¿Cómo fue el arranque?

Ale Montenegro, que era el técnico de la Séptima, me dijo que esté tranquilo. Que jugara como sabía. Que me iban a tener paciencia hasta que me adapte. Hice la pretemporada y me acuerdo de que en el primer partido usé la camiseta número 10 e hice un gol. No lo podía creer. Terminé todo acalambrado, porque el ritmo era distinto al que estaba acostumbrado a jugar. Me entrenaba con todo, hablé con la nutricionista para alimentarme bien. Y ya igualé el ritmo de los chicos que tenían varios años en el Club. Todo fue una cuestión de tiempo, porque mentalmente estaba preparado para jugar en River.

¿Qué clase de jugador sos?

Soy un jugador técnico, con mucho panorama. Me gusta ser el conductor del equipo y dar muchas asistencias. Ahora le estoy agregando a mi juego mayor movilidad y recorrido. Para presionar alto, pisar el área más seguido y ser más vertical. Arranco casi siempre por la derecha, porque me queda la cancha de frente.

¿Al principio te tocó alternar en el equipo?

Sí. Alterné bastante. Tenía la cabeza fría, porque sabía que eso me iba a pasar hasta que me adapte. Me entrenaba mucho para achicar el margen con los otros chicos. Pero me gustaba entrar en el segundo tiempo, porque agarraba a los rivales cansados. Tenía más contacto con la pelota y podía mostrar mis condiciones.

¿Todo cambió en la Sexta con Rivarola?

Sí. El cambio fue el año pasado. Porque Rivarola me dio la confianza para ser titular. Me dijo que juegue como sé, sin presionarme. Que tome decisiones y me sacrifique para recuperar la pelota. Ahí empecé a mostrarme como enganche. Me ayudó mucho también, que entendí rápido la idea de jugar como la Primera. Me costó, pero me hice el lugar. Ahora con personalidad, pido siempre la pelota, entendí lo que es ser jugador de River.

Ahora viene lo más lindo, aunque el camino se achique.

La idea es pegar el salto.  Nadie tiene el puesto ganado. Hay que sacrificarse y ser más humilde que nunca. El camino se achica, pero el desafío es  lindo.

Hoy están Lecanda y Lucero, que de Sexta pasaron a Reserva y muchos de otras divisiones que ya son parte del plantel que dirige Villalba.

¿Qué charlan entre ustedes o qué cosas te pasan por la mente?

Nos alegramos que estén ahí y la envidia es sana, porque queremos también estar ahí. Hablamos que hay que tener paciencia, que todo va a llegar. Ahora estoy trabajando para estar cada vez mejor físicamente. A la tarde me entreno en el gimnasio y también hablé con la nutricionista, para tener una excelente alimentación. Y hacer caso a las cosas que me van pidiendo para mejorar en lo futbolístico.

¿La Primera es el espejo?

Es un espejo y nos enfocamos en ellos. Los tenemos ahí al lado de donde nos entrenamos. Los miramos siempre, porque es adonde apuntamos. Yo vine para intentar jugar en la Primera de River. Nosotros sabemos que la prioridad acá es ser siempre ofensivos. Eso favorece mucho a mi forma de jugar.

¿Qué te dicen para que puedas estar preparado para jugar en la Primera?

Rivarola me dice que tengo que terminar bien la jugada. O me la juego yo para definir o tengo precisión para dar el último pase.

¿Quiénes son tus referentes?

Juanfer Quintero, que es completo. Viéndolo a él, ahora me estoy animando a patear más tiros libres. Y me gusta Hazard, que va siempre para adelante y juega como sabe, sin presiones. Lo miro porque esa es la forma de jugar que me gusta a mí.

¿Cómo ves a la Reserva?

Ellos tienen mucho ida y vuelta, como la Primera. Me entrené un par de veces, el ritmo cambia un poco. Pero creo que es cuestión de adaptarse. Villalba me dijo que trabaje más el recorrido. El tema es cuando te toque subir, mejorar y acostumbrarse con los entrenamientos.

¿Tuviste alguna experiencia con la Primera?

Hicimos con varios chicos un trabajo en espacios reducidos, con Pratto y Scocco, que se estaban recuperando de sus lesiones. Fue un trabajo muy exigente. Además es impresionante la precisión que tienen para darte la pelota en velocidad y la presión constante que hacen. Nos decían que nos juntemos para tocar y que tengamos velocidad, para exigirlos.

¿Y de verlo a Gallardo qué te llamó la atención?

Sabemos que a los chicos que hace debutar los banca y les da una confianza terrible. Y es lindo entrar en un equipo que ganó todo. Creo que se te hace más fácil jugar.

¿Qué otras cosas te gustan, además de jugar al fútbol?

Me gusta escuchar mucho rock. Los Redonditos, las letras que tienen te hacen pensar. También La Renga y La 25. Me gustaría ir a ver un recital del Indio Solari. ¿Mi tema preferido? ‘La pequeña novia del carioca’, de Los Redondos. Y también miro series. La que más me gusta es «La Casa de Papel». Y también tomar mucho mate con los chicos en la pensión. Porque es integrador y aumenta la amistad. Hablamos de cómo sería jugar en la Primera o si nos toca irnos a otro club. Y qué cosas son importantes para crecer en la vida.

¿Y qué es River para vos?

Me sorprendió que es una familia muy unida y un mundo aparte.

FICHA TÉCNICA

Nombre y apellido: Martín Lombardi.

Fecha de nacimiento: 29 de agosto de 2001.

Lugar: Saladillo, Buenos Aires.

Edad: 18 años.

Peso: 64 k.

Estatura: 1,73 m.

Perfil: izquierda.

Categoría: Quinta División.

Puesto: enganche.