“Desde la Subsecretaría de Deportes queremos potenciar al fútbol femenino”, afirma Tosca, reunido con Sasha Gigliani

En los últimos años, el fútbol femenino de Saladillo no cesó en su crecimiento exponencial. Dotando de gran cantidad de jugadoras con proyección a la elite del fútbol argentino, en equipos como Gimnasia de La Plata, Racing y San Lorenzo, el femenino logró el reconocimiento oficial por parte de la Liga Saladillense de Fútbol y la gran mayoría de los clubes de la ciudad, quienes -a excepción de Huracán y Argentino- cuentan con equipo e incluso inferiores femeninas. En ese marco, el Subsecretario de Deportes Nicolás Tosca recibió a Sasha Gigliani, futbolista de Vélez Sarsfield, para coordinar estrategias de crecimiento para la disciplina.

“Era una reunión que teníamos pendiente para charlar, planificar, conocer su experiencia y participación en el fútbol de Buenos Aires. Siendo que hay varios profesionales que están cumpliendo la cuarentena en Saladillo, aprovechar estos pequeños momentos para estas reunirnos y retroalimentarnos en varios aspectos”, comenzó Tosca.

En lo concreto de esta reunión, Tosca contó: “Sabemos que Sasha está creciendo en otra ciudad pero no se olvida de sus raíces, siempre está en contacto con su club, su familia, sus amigos. Desde la Subsecretaría de Deportes queremos potenciar al fútbol femenino, estamos trabajando en conjunto porque creemos que tenemos un potencial muy grande”.

Sasha Gigliani es futbolista de Vélez Sarsfield, ex Argentinos Juniors, nacida futbolísticamente en Saladillo. Su abuelo, Faustino ‘Prospiti’ Mieres, fue un histórico director técnico de fútbol que guió la trayectoria de Sasha tanto en Oro Verde, el club de sus inicios, como en los primeros pasos a convertirse en futbolista profesional.

Sasha contó: “El fútbol femenino acá puede crecer un montón. Estamos de acuerdo en que Saladillo merece una selección femenina, que puede crecer muchísimo. Se vienen oportunidades muy grandes desde la AFA, vamos a ver si las podemos tomar. Hay muchas chicas y mucho potencial, y lo bueno del fútbol femenino es que trasciende desde los 20 hasta los 35 años, entonces la edad no es un impedimento, ya que las chicas arrancan o retoman de grande”.

Luego, continuó: “Nico lo está viendo y quiere apoyarlo, está dando herramientas muy buenas y yo quiero ser parte de esto, espero ser una buena madrina, llevarlas por el buen camino, y si puedo ser parte de alguna experiencia por supuesto que los apoyo y estoy para eso. “Tener una persona como el Vasco Olarticoechea, que fue técnico de la Selección Femenina Argentina, es fundamental. Tiene que ser una herramienta para que las chicas sean las exponentes que necesitamos”.

A propósito de los motivos que la guían a involucrarse en el crecimiento del fútbol femenino en Saladillo, Sasha respondió que “en su momento me cerraron muchas puertas, o quizás no se me presentaban las oportunidades como yo quería. Ahora, poder brindar esas herramientas y esas oportunidades al resto de las generaciones, es una marca de agua impagable; vos la brindas y queda en la historia, eso es lo lindo, que te recuerden como alguien que ayudó y aportó”.

Por último, Tosca adelantó sobre las acciones concretas: “Estamos sujetos a un montón de cuestiones con las que estamos acoplándonos día a día en cuanto a la realidad epidemiológica, pero vamos proyectando a futuro. En fundamental el vínculo que nos pueda aportar con Vélez, que el club conozca la realidad del interior y llegar a visitarlos con la selección femenina, para ver cómo trabajan el fútbol, cómo lo desarrollan, cómo organizar estructuras… porque es mucha la diferencia cuando el fútbol es profesional”.