Diputados aprueba proyectos de Lordén destacando el trabajo de saladillenses

COVID 19

La Cámara Baja Bonaerense, destacó la iniciativa de varios saladillenses para afrontar la Pandemia del COVID 19, al aprobar los proyectos presentados por la diputada provincial Alejandra Lordén.

Se trata del desarrollo y diseño del prototipo por parte de los saladillenses Fernando Cicaré y Diego Coronel de una cámara de desinfección con pulverización de un agente biocida, destinada  a ser utilizada para desactivar la carga viral específica del Coronavirus COVID-19.

A su vez, se aprobó un reconocimiento a profesores del nivel secundario, terciario y universitario de la Ciudad de Saladillo que realizaron protectores faciales con impresoras 3D, para ser entregados a todas aquellas personas que se encuentran en los diferentes puestos de control e información ubicados en los accesos al Partido de Saladillo.

Finalmente, el saladillense, Martín Indalecio Sabbioni, participó en la creación de un prototipo, el cual se trata de un robot inteligente que desinfecta y elimina todas las bacterias y virus de un ambiente. El proyecto se llevó a cabo en una fábrica situada en el barrio porteño de Parque Patricios, por un equipo de 20 personas que se dedican desde 2013 a la innovación industrial con robótica, siendo algunos de sus miembros, además del saladillense, Rodrigo Pérez Weiss, Eduardo Magnetto, Sabrina Lecam, Juan Pablo Cardone, Jorge Cardone, Eliana Varela, Marcelo Aquino, Nicolás Ezcurra.

Siempre es bueno destacar la inventiva, y hoy en día tiene un valor agregado ya que todos estos proyectos aprobados, aluden a personas cuyas creaciones tienen que ver con la salud. Ahora pareciera que es solo para  el COVID 19, pero sus aplicaciones y beneficios son múltiples en materia de salud” aseguró Lordén.

La diputada finalmente remarcó que “queremos que esos proyectos prosperen y tengan las aprobaciones correspondientes que nos permitan acceder a los beneficios que se proponen. Una vez más, los argentinos se ponen a pensar, crear y trabajar con el sano objetivo de colaborar, no solo con nuevas creaciones sino también sustituyendo aquellas cuyos costos las  hacen imposibles de acceder”.