El lado ‘B’ de la pandemia: inauguraron dos comercios en Polvaredas, con proveedores locales y buen ritmo de trabajo

Sergio Storti, delegado municipal de Polvaredas, nos hace ver la otra cara de la pandemia. A pesar de los estragos que va dejando el virus en cada rincón del país y el mundo, algunos emprendedores encontraron una posibilidad por la cual decidieron apostar: en una pequeña pero gran localidad como Polvaredas, con muchísimo tránsito sobre todo en épocas de cosecha, abrió una forrajería y un supermercado, el cual “apuesta siempre a comprar en Saladillo”.

Un grupo de gente se animó a apostar en Polvaredas, arrancar de 0 para poner un supermercado: compró un lote baldío, hizo la edificación adecuada a un autoservicio, con todos los servicios por supuesto. También se abrió una forrajería muy importante que está trabajando muy bien”, contó en principio el delegado.

Según remarcó Storti, los emprendedores “se animaron a apostar porque Polvaredas es una zona que, en época de cosecha, pasan muchísimos camiones y contratistas. Muchos son de Saladillo y salen de allá muy temprano: cuando llegan a Polvaredas, compran ahí porque tienen los negocios abiertos. Vieron esa posibilidad y le está dando resultados”.

Esto produce que la gente no se traslade tanto a la ciudad cabecera a comprar sus cosas, porque las tiene el mismo pueblo al mismo precio de Saladillo. Aquella gente que estaba acostumbrada air a comprar a Saladillo, deja sus bienes y su plata en el mismo pueblo. La gente que vive en el campo, en vez de llegarse a Saladillo se llega a Polvaredas y compran ahí. Pueden ir un domingo, un sábado, y consiguen buena mercadería y buen precio”, sumó el delegado.

Otra de las cuestiones que Storti remarcó como positiva es que “el supermercado compra un 50% de su mercadería a viajantes de Saladillo con marcas de renombre. Apuesta siempre a comprar en Saladillo: cuando no le dan los números, van a comprar a otro lado. La política de ellos es comprar bien para poder vender en cómodos precios”.

Te puede interesar
La avenida Belgrano desde San Martín a Rivadavia, con la calzada reducida por tareas de protección de gasoductos

Todos dicen ‘delegación chica’ pero en realidad es grande, abarca como si fueran dos delegaciones: está toda la zona de Santa Elina, Blaquier… Cuando uno gestiona, gestiona para todo el territorio. En estos años de gestión hemos logrado algo muy importante en Blaquier, que es la limpieza de un canal que hacía 60 años que no se limpiaba”, agregó el delegado.

En otro orden de temas, Storti hizo mención a los caminos rurales: “Lo más complejo que tenemos es el camino troncal, que va de Polvaredas a Blaquier. De ahí sale la cosecha, la parte agrícola se mueve toda en ese camino. El camino es el mismo desde hace muchísimos años, pero el tránsito aumentó muchísimo: antes, por decir, pasaban 15 o 20 camiones por semana; hoy, en plena cosecha, pasan alrededor de 50 o 60 camiones diarios. Es imposible que pueda aguantar el camino. Siempre hay problemas que tratamos de solucionar en el momento, pero aspiramos a que, en un futuro, se pueda hacer un mejorado. Es una zona muy productiva”.

Por último, el delegado habló de reformas en el CAPS y en la biblioteca municipal: “Ya está en construcción, va bastante adelantado. Es un garaje para la ambulancia porque no teníamos, guardábamos la ambulancia junto a las herramientas. Y un depósito, que tampoco teníamos, para guardar los insumos. Los empleados municipales en el turno tarde están haciendo refacciones en la biblioteca, y ya está la pintura para el exterior de la biblioteca”.