El mundo se adapta a la emergencia sanitaria: el Padre Alejandro contó que en su parroquia, en Roma, «la misa se hace por streaming»

El Padre Alejandro Boudgoust habló acerca de cómo se adapta la iglesia a la Emergencia Sanitaria por el virus pandémico COVID-19. Informó que en la parroquia de Saladillo no hay agua bendita, no habrá saludo de la paz, se incrementará el lavado de manos, y la comunión se recibirá en la mano. Además, contó que en su parroquia en Roma «se está haciendo la Misa por streaming. Lo hacen desde la Parroquia y la gente lo vé en sus casas desde sus celulares».

El Padre adelantó que el Episcopado Argentino bajó unas líneas «que vamos a ir actualizándolas a medida que se necesiten, y dialogándolas siempre con las autoridades sanitarias de toda la región«. Además, destacó la importancia de «que se puedan vivir de forma cuidadosa las actividades normales, que no entremos en pánico ni en cosas que nos ayudan. En la medida que nos digan que por ciertas razones nos debemos ir ajustando a cosas, lo iremos haciendo«.

A propósito de las acciones llevadas a cabo en la parroquia de Saladillo, el Padre Alejandro detalló: «En el bautismo se va a utilizar el agua, pero después cada uno de los niños va a ser secado con un distinto manutergio, cosa de evitar los contactos. No habrá saludos de la paz; los Sacerdotes y Ministros -antes de distribuir la comunión- nos vamos a lavar las manos con alcohol en gel…«.

Te puede interesar  Plan Detectar en Saladillo: se realizaron hisopados en cuatro complejos habitacionales

Luego, contó las experiencias en otros países de su conocimiento: «Tengo mucho contacto con Roma, allí estuve dos años y medio viviendo no hace tanto. Hablamos con los amigos que me quedaron allí todos los días, por ejemplo: actualmente, en mi parroquia de Roma, están haciendo las misas por streaming. Lo hacen desde la Parroquia y la gente lo vé en sus casas desde sus celulares. Todavía no creo que tengamos que llegar a esto aquí».

Además, Boudgouste agregó: «Los chicos de Acción Católica ayer nos preguntaban: ‘¿Empezamos mañana?’, y les dijimos: ‘Sí empiecen, pero hagan una cosa: lleven jabón, y todos nos lavamos las manos al principio y al final, para ir educando a los chicos’. Es una forma de cuidar a los demás».