El proyecto institucional de la Escuela Secundaria N°5, por alternativa saludable y sustentable, recobra valor en este contexto de crisis

María Moreno y Luis Fernández, secretaria y director de la Secundaria N°5

El debate en torno a los sistemas productivos hegemónicos, en tiempos de crisis pandémica por Coronavirus, evidenció la necesidad de un modelo alternativo más saludable y que tenga llegada a los más necesitados. Los agrotóxicos en los cultivos, la depredación del ambiente y los feedlot en las ganaderías son algunas de las prácticas más cuestionadas del capitalismo que hoy parece tambalear.

En este sentido, la Escuela Secundaria N°5 de Saladillo trabaja ya desde hace muchísimos años en una respuesta a este sistema que “colapsó”, como admiten sus directivos. Luis Fernández y María Moreno, director y secretaria del establecimiento educativo, hablaron con ABC acerca del proyecto institucional que gira en torno a las ciencias naturales entendidas desde la perspectiva social, la soberanía alimentaria saludable y el desarrollo local a través de las cooperativas.

“Las ciencias naturales las entendemos dentro de las ciencias sociales, ya que la cuestión social atraviesa y se inserta en los modos de producción. Vemos que este sistema colapsó, y más ahora con esto del Covid”, expresó Luis, quien luego continuó: “A nivel local consideramos que es necesario dar respuestas desde el desarrollo y la alimentación saludable. Es lo que veníamos trabajando –en el proyecto institucional- y es lo que vamos a reforzar, vamos a seguir por este camino, abordándolo y sosteniéndolo”.

En concreto, la orientación de la Escuela Secundaria es sobre las Ciencias Naturales, pero entendidas desde una perspectiva más amplia, que incluye las características culturales y económicas de la sociedad: “Cuando vos estás trabajando la física y la química, que a veces parecen tan fragmentadas y específicas, en realidad la estás trabajando con el modelo de producción alimentaria que refiere a la cuestión del uso de pesticidas, agrotóxicos, genética. Lo que hacemos es revisar ese modelo con un modelo más sustentable, natural, agroecológico. Da respuesta a un modelo global que está demostrando que no le da de comer a todo el mundo. Nos preguntamos: ‘¿Cuáles son las respuestas a ese modelo?’”, contó Fernández.

“Siempre se dice que no hay otra forma de producir alimentos salvo las que te imponen las grandes empresas. Nosotros planteamos recuperar saberes, de nuestros abuelos, de los pequeños productores, de la agroecología y los modelos sustentables que cuidan el ambiente y la salud de todos. Y sobre todo que genera soberanía alimentaria: sos vos el que genera tus propios alimentos”, agregó Luis.

La semana pasada, la consejera escolar Nélida Polimeno destacó la labor realizada en la escuela: “La fuerza y pasión de este proyecto institucional hizo crecer la matrícula en un 70% en cinco años. Tiene claridad en los objetivos institucionales, hay un colectivo humano de trabajo para conseguir objetivos: de eso nos habla el crecimiento de esta escuela. Más allá de las paredes, las escuelas tienen que poder crecer a partir de sus proyectos instituciones. Nuestros equipos institucionales van por ese sendero”.

A propósito de la respuesta de los alumnos, María contó: “Se los ve comprometidos. Además, seguimos con el polo educativo ya que se incorpora el Jardín N°9 y la Escuela Primaria N°3 al proyecto de soberanía alimentaria. Venimos trabajando con las familias y los chicos, Inicial está haciendo un registro de la experiencia de la huerta y entrega de semillas en sus casas”.

“Cuando hay entrega de bolsones, también hacemos entrega de semillas. El INTA, en la última entrega, nos proveyó de una cantidad importante: hicimos un listado con todos los domicilios en los que se realizó la entrega, nos mandan imágenes y hacemos nuestros registros pedagógicos”, cerró Fernández, al mencionar cómo trabajan el proyecto en el contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio.