“Es muy difícil en este contexto el equilibrio justo entre la salud y la economía”, admite Wuiovich, Secretario de Desarrollo Local

Vladimir Wuiovich, Secretario de Desarrollo Local del Municipio, habló con ABC Saladillo luego del fin de semana en el que se limitaron las habilitaciones comerciales, en el rubro de los bares, tras el incremento de casos de Coronavirus en los jóvenes. Vladimir contó cuál fue la respuesta de los comerciantes tras la determinación: “Claramente la respuesta no es buena, no lo tomaron bien y es entendible que eso suceda”, admitió. Además, hizo referencia al ‘día después de la pandemia y algunas otras recomendaciones generales para los comercios e industrias. A continuación, la entrevista completa:

-Primer fin de semana luego de dar marcha atrás en la apertura de bares, restobares y cervecerías. ¿Qué se evalúa de esta cuestión?

Claramente los lugares de esparcimiento nocturnos estuvieron cerrados, por ende allí ya no pudo haber afluencia de gente. Tengo entendido, por lo menos hasta la información que he tenido hasta ahora, es que no ha habido inconvenientes con fiestas privadas y demás. La verdad que estas son decisiones difíciles, antipáticas, que a nadie le gusta tomar; pero era una medida que se solicitó.

Hubo un pedido muy fuerte del sector de la salud con un criterio que tiene que ver con lo venían viendo con la cantidad de contagios y, particularmente, a las edades de los contagios. La oposición hizo lo propio, a través de una nota presentada por el bloque del Frente de Todos, solicitando el cierre de estas cuestiones. Y obviamente el Municipio acompañó, no es que uno deslinda la responsabilidad… sino que, producto de las sugerencias que se venían realizando, se tomó esa determinación.

Creo que el principal punto que tiene esto es que, al ser la franja de muchos jóvenes los contagiados, posiblemente hay una gran cantidad de asintomáticos, y particularmente a estos lugares concurren muchos jóvenes. Posiblemente gran cantidad de asintomáticos hubiesen ido y la posibilidad de incrementar los contagios hubiese sido muy grande. Por eso la determinación de cerrar.

Como dice el intendente, es muy difícil ser justos. Por ahí hay lugares que tuvieron que cerrar por una cuestión de habilitación comercial y no fueron los lugares de foco de conflicto. Eso nos genera mucha angustia a la hora de tomar decisiones porque uno entiende que el foco de conflicto no está ahí, pero por una cuestión legal a la hora de las habilitaciones y los decretos que se hacen, lo tiene que terminar cerrando también.

Te puede interesar  No somos musas, somos trabajadoras de la danza

Esta semana lo iremos conversando, iremos evaluando la evolución o no de los casos. No hay ningún indicador que marque que va a ser una semana tranquila. Con un plafón de 150 sospechosos y con un porcentaje de positividad de casi 70-30%, tenés 100 positivos más. La ventaja es que en estos días van a recuperarse de a 20 o 30, que son los contagiados de las semanas atrás.

Seguramente se irá estudiando lo epidemiológico, se irán realizando las consultas pertinentes, para ver cómo se pueden dar las posibilidades de reapertura, si podría ser con horarios reducidos, con algún otro sistema que se puedan discutir. Obviamente que la idea es que puedan trabajar, habrá que ver cómo se compatibiliza esta cuestión.

-¿Cuál fue la respuesta de los comerciantes, que están pudiendo trabajar de manera restringida, ante esta determinación?

Claramente la respuesta no es buena, no lo tomaron bien y es entendible que eso suceda. Tuvieron que cerrar y no hubo otra alternativa. Hay una disconformidad en todos, particularmente en quienes consideran que hicieron las cosas bien y no sufrieron desborde. A uno desde este lado del mostrador le genera mucha angustia porque entiende que la decisión no termina de ser del todo justa, y eso es lo que más complica porque hay familias y fuentes de trabajo. Es muy difícil en este contexto el equilibrio justo entre la salud y la economía, y entre quienes están al frente de la batalla y el resto de la gente.

Por eso hubo este pedido de la Región Sanitaria, el Hospital Dr. Posadas y demás. Insisto y quiero que quede claro este concepto, porque cuando uno dice así parece que se está sacando el problema de encima y que tomó la determinación por lo que le dijeron los demás, pero no: el Municipio también estuvo de acuerdo en tomar esta decisión, y no solamente por sugerencia sino porque se convino entre todos que era la mejor decisión.

-En las semanas posteriores al incremento de contagios, ¿se había empezado a evaluar la extensión de horarios en los demás rubros comerciales?

Te puede interesar  El Hospital Dr. Posadas, con un 80% de ocupación en la sala Covid

Sí. Habíamos tenido incluso alguna conversación en las reuniones habituales que realizamos con el bloque del oficialismo y oposición, secretarios, responsables de algunas áreas y demás. Habíamos evaluado a posibilidad de incrementar los horarios, pero quedó frenado. La idea era hacerlo a partir de los primeros días de septiembre y ahí comenzaron a aumentar progresivamente los contagios, por lo que se decidió mantenerlos en la misma franja. Por el momento no va a haber modificaciones, pero por supuesto esto se va evaluando semana a semana.

-¿Quedan rubros comerciales que no hayan trabajado en ningún momento de ninguna forma, y les esté preocupando en particular su situación?

Sí, particularmente las guarderías, hay mucha incertidumbre respecto a cuándo van a poder volver a funcionar. Hemos mantenido algunas charlas y reuniones con ellos y vamos a tener otra en los próximos días. También los salones de fiestas; algunas actividades vinculadas a la actividad deportiva, como las canchas de fútbol, que estuvieron abiertos unos días con esta modalidad que se había implementado del metegol que evidentemente no había funcionado porque no se cumplía. Y los rubros gastronómicos, que ahora están cerrados, y que uno entiende que por más que tengan la posibilidad del delivery o el take away, claramente no es lo mismo que lo presencial y a veces no alcanza para cubrir los gastos fijos, sobre todo en aquellos que tienen muchos empleados.

Uno va viendo que hay comercios e industrias que, ante este avance de casos positivos, hay muchos contactos estrechos en el mismo lugar y por un tiempo van cerrando. Ayer me llamó un comerciante del rubro rotisería/pastas que está en esta situación, porque trabaja toda la familia y al dar uno positivo tienen que cerrar por esos días. Eso también complica mucho, porque en la gran cantidad de gente que está aislada evidentemente hay comercios que van cerrando.

-¿Hay alguna recomendación para estos casos? El otro día, por ejemplo –traigo a colación- fui a un comercio de ropa y la mujer contaba que, en estos días, no iban a estar atendiendo de a dos personas a la vez sino de uno y por turnos por días para que, en el caso que una tenga que aislarse, no tengan que cerrar.

Te puede interesar  Ori Sandoval quedó 6° en la tabla semanal de Miss Argentina, y necesita el apoyo de los saladillenses para pasar de fase

Ayer casualmente estuvimos hablando el tema con Tomás (Chaime), por lo que diseñamos en la oficina. En Desarrollo Local, a partir de esta semana, arrancamos con grupos que vienen por cada semana. Si lo hiciéramos por día, a veces el virus continúa circulando: al estar una semana y una semana, si en el grupo de esta semana hay alguno con síntomas y hay que aislar al resto, el otro grupo está resguardado. Por ahí esto es una consulta para el personal de salud, pero en estos días lo que más estuvimos leyendo es que se recomienda esta especie de burbuja semana. Al menos en nuestra área tomamos esa determinación.

-No sé si es oportuno justo en este momento en que hubo un incremento tan grande de casos en Saladillo, pero ¿se piensa en ‘el día después’, de la pandemia en Saladillo? ¿Se empezaron a pensar estrategias locales para poder salir adelante?

Creo que es lo que más le desvela al mundo: nosotros somos parte de un todo y no podemos dejar de estar pensando en esta situación. Hay una excepción en los rubros que recién se mencionaban o con relación directa con los niños, al no tener escuela, actividades o reuniones sociales no se han comprado ropa, zapatillas, útiles escolares… son rubros que se han resentido. El resto, uno ve que de alguna manera han ido caminando sin sentirse tan postergados.

Es difícil pensar cuándo va a terminar esto para ver cuáles son las estrategias y cuáles van a ser los números que uno va a poder manejar. Porque claramente para un montón de cuestiones se necesitan políticas de Estado, y para políticas de Estado se necesita plata. La recaudación no es la misma y hay algunas otras cuestiones de presupuesto, habrá que ir analizando con qué contamos para ver qué se puede hacer.

En este sentido, todo lo que pueda venir desde Nación y Provincia en pos del apoyo a las Pymes y a través de créditos blandos para capital de trabajo, va a tener que ver mucho con la posibilidad de reconstrucción futura en los rubros que queden más castigados.