204 aniversario de la declaración de nuestra independencia

“Los padres de la patria y los próceres de la independencia nos convocan a la unidad nacional, a terminar con las grietas. nos recuerdan que no podemos ser felices  unos sin los otros y ciertamente nunca unos contra otros” Carlos Antonio Gorosito.

“Los   representantes  de   las Provincias Unidas en Sud América  reunidos en la casa de Doña Francisca Bazán de Laguna habían comenzado a sesionar  el 24 de marzo de 1816. Se habían convocado en la ciudad de San Miguel de Tucumán para hacer realidad dos palabras potentes y de  profundo contenido en nuestra lengua como lo son la Libertad y la Independencia.  El 25 de Mayo de 1810 le dijimos al concierto de las naciones del mundo de entonces que queríamos  ser un pueblo libre e independiente.  Pasaron  años de debates, de luchas internas, de choques de miradas opuestas sobre el rol que debías cumplir el nuevo Estado surgido del Movimiento de  Mayo hasta que declaramos nuestra Independencia. Hace 204 atrás el martes 9 de julio de 1816  presidió las deliberaciones  del Congreso de Tucumán  el representante de  San  Juan, Don  Francisco Narciso de Laprida(a él le había tocado en turno hacerlo durante el mes de julio)  sin duda  estábamos  asistiendo a otra fecha fundante de nuestra Patria ese día formuló a los representantes  reunidos en la histórica casa la siguiente pregunta: “¿Si quieren que las provincias de la Unión fuese una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli?” Habíamos dado un paso trascendental: habíamos Declarado  Nuestra Independencia. Pocos días después en sesión del 19 de julio el Diputado Pedro Medrano hizo agregar la expresión “y de toda otra dominación extranjera” y esta no es una expresión menor dado que otras potencias como Gran Bretaña y Portugal acechaban sobre estas tierras. Muchos y Muchas fueron protagonistas centrales  de la construcción de  esta etapa embrionaria de la Argentina: San Martín, Belgrano, Güemes, Moreno, Castelli, Bernardo de Monteagudo entre muchos otros y también Juana Azurduy, Macacha Güemes, Mariquita Sánchez de Thompson, María Loreto Sánchez de Peón Frías, Manuela Pedraza, Pancha Hernández, Martina Céspedes, María Remedios del Valle entre muchas otras. Ellos, Ellas, muchos y muchas que quedaron en el anonimato hicieron posible que ese histórico día le dijéramos a los libres del mundo que también nosotros habíamos tomado la decisión de ser libres. Han pasado dos siglos de aquella histórica fecha.  La Argentina es hoy  lo que es,  quizás porque somos como somos, pero es la Argentina que tenemos y todos al mismo tiempo siempre proclamamos que la queremos soberana ,justa, fraterna, próspera e inclusiva. Desde el fondo de nuestra historia estamos signados por las antinomias y el antagonismo: Saveedristas y Morenistas, Unitarios y Federales, radicales y peronistas, conservadores y progresistas, izquierda y derechas etc. etc. Este 9 de julio de 2020 nos encuentra con una pandemia universal que nos acecha vilmente, con problemas estructurales que no se resuelven desde hace décadas, con altos niveles de pobreza y exclusión, con el problema eterno de la deuda, y con una sociedad agrietada donde de uno y otro lado de la línea divisoria nos empecinamos en echar leña al fuego. Creo que fue el escritor Octavio Paz (1914-1998) quien dijo: «Los mexicanos descienden de los aztecas; los peruanos, de los incas, y los argentinos, de los barcos». Tal vez tenga razón porque el flujo inmigratorio al que invitamos desde el Preámbulo  de nuestra  Constitución  Nacional fue  significativo en la  conformación de nuestra Patria. “Crisol de Razas” hemos dicho que somos y lo somos. Hablando de que descendemos de los barcos metafóricamente es  momento de pensar que todos ESTAMOS EN EL MISMO BARCO   y que navegamos en aguas  procelosas y podemos naufragar. Podemos estar a babor o   a estribor de la embarcación, o si vale la expresión al “centro”, pero cualquiera sea nuestra ubicación en el barco tenemos que hacer todo lo posible para que la Proa  nos conduzca al destino de   prosperidad y de  inclusión que nos merecemos, en nuestra  Patria no debe ni puede haber náufragos. El legendario director de cine italiano Federico  Fellini(1920-1993) en 1983 estrenó la película titulada “Y la Nave Va” que guionó   junto a Tonino Guerra sobre el mundo de la ópera y las luchas de poder a principios de siglo XX. El film culmina con el hundimiento de la nave (la sociedad misma) mientras los pasajeros huyen en botes salvavidas al son del coro de «la fuerza del destino» de Verdi y de Debussy, en una poética danza tragicómica. A 204 años  de la Declaración de nuestra  Independencia el objetivo debe ser que la nave no zozobre, debemos hacer el esfuerzo  para que Argentina sea una tierra de promisión, en honor a nuestros Padres Fundadores y a todos los que murieron por nuestra Libertad e Independencia debemos hacer que entre nosotros reine la confraternidad aunque opinemos muy distintos sobre los problemas del país. Que el desafío como país sea siempre una sociedad justa, pluralista, democrática e inclusiva. Que las diferencias  siempre se zanjen en las urnas. Que abandonemos definitivamente la grieta. Que comprendamos cabalmente que “no podemos ser felices unos sin los otros y ciertamente nunca unos contra los otros”.  UNIDAD  no  significa UNIFORMIDAD aunque parezca  que marchamos hacia la UTOPÍA tomemos el camino de la UNIÓN NACIONAL  no tomemos el camino a hacia una SOCIEDAD DISTÓPICA  porque nos podría esperar este epitafio: “AQUÍ YACEN LOS ARGENTINOS: MUERTOS Y DIVIDIDOS”. En este día tan importante para los Argentinos los Padres de la Patria y los Próceres de nuestra Independencia  nos convocan a la UNIDAD NACIONAL”.  Carlos Antonio  Gorosito  Ex – Intendente Municipal (1991-2015), Saladillo 9 de Julio de 2020.