A 231 años de la toma de la bastilla


“La revolución francesa universalizo los principios de libertad, igualdad y fraternidad. las mujeres tuvieron una participación activa y propiciaron la declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana” Carlos Antonio Gorosito.


“La Bastilla simbolizó en Francia el poder absoluto de la Monarquía y era el lugar donde se encarcelaba a las víctimas de la arbitrariedad monárquica. Allí se encarcelaba sin juicio a los señalados por el rey con una simple lettre de cachet(carta del Rey). El martes 14 de julio de 1789 los revolucionarios tomaron la Bastilla. Esta cárcel había empezado a desactivarse un tiempo antes a esa fecha tenía en ese momento solamente 7 (siete presos): cuatro falsificadores, a un enfermo mental (Auguste Tavernier), a un noble condenado por incesto y a un cómplice de Robert François Damiens, autor de una tentativa de asesinato sobre Luis XV. Pero allí se sintetizaba el símbolo del absolutismo y su toma pasaría a convertirse en el emblema de la Revolución Francesa. Este día fue convertido como Día Nacional de Francia por una ley del año 1880, dado que la Revolución de 1789 había puesto fin a la Monarquía absoluta. Hoy Francia conmemoró el 231 aniversario de aquel acontecimiento. La Revolución Francesa universalizo los principios de libertad, igualdad y fraternidad. En ella abrevaron y se inspiraron muchos de nuestros próceres Belgrano y Moreno entre otros. En esta oportunidad quiero referirme a algunas de las mujeres que actuaron durante la Revolución Francesa. Olympe de Gouges (Montauban, Francia, 7 de mayo de 1748 – París, 3 de noviembre de 1793) es el seudónimo de Marie Gouze, escritora, dramaturga, panfletista y filósofa política francesa, autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791), había adaptado la Declaración de los Derechos de los Derechos del Hombre y del Ciudadano cambiando en muchos casos la palabra hombre por mujer, y en otros artículos resaltando el predominio del hombre sobre la mujer. La Declaración establecía: 1) La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales solo pueden estar fundadas en la utilidad común.2) El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión. 3) El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos.4) La libertad y la justicia consisten en devolver todo lo que pertenece a los otros; así, el ejercicio de los derechos naturales de la mujer solo tiene por límites la tiranía perpetua que el hombre le opone; estos límites deben ser corregidos por las leyes de la naturaleza y de la razón.5) Las leyes de la naturaleza y de la razón prohíben todas las acciones perjudiciales para la Sociedad: todo lo que no esté prohibido por estas leyes, prudentes y divinas, no puede ser impedido y nadie puede ser obligado a hacer lo que ellas no ordenan.6) – La ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las Ciudadanas y Ciudadanos deben participar en su formación personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos; todas las ciudadanas y todos los ciudadanos, por ser iguales a sus ojos, deben ser igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y empleos públicos, según sus capacidades y sin más distinción que la de sus virtudes y sus talentos.7) Ninguna mujer se halla eximida de ser acusada, detenida y encarcelada en los casos determinados por la Ley. Las mujeres obedecen como los hombres a esta Ley rigurosa.8) La Ley solo debe establecer penas estrictas y evidentemente necesarias y nadie puede ser castigado más que en virtud de una Ley establecida y promulgada anteriormente al delito y legalmente aplicada a las mujeres.9) Sobre toda mujer que haya sido declarada culpable caerá todo el rigor de la Ley.10) Nadie debe ser molestado por sus opiniones incluso fundamentales; si la mujer tiene el derecho de subir al cadalso, debe tener también igualmente el de subir a la Tribuna con tal que sus manifestaciones no alteren el orden público establecido por la Ley.11) La libre comunicación de los pensamientos y de las opiniones es uno de los derechos más preciosos de la mujer, puesto que esta libertad asegura la legitimidad de los padres con relación a los hijos. Toda ciudadana puede, pues, decir libremente, soy madre de un hijo que os pertenece, sin que un prejuicio bárbaro la fuerce a disimular la verdad; con la salvedad de responder por el abuso de esta libertad en los casos determinados por la Ley.12) La garantía de los derechos de la mujer y de la ciudadana implica una utilidad mayor; esta garantía debe ser instituida para ventaja de todos y no para utilidad particular de aquellas a quienes es confiada13) – Para el mantenimiento de la fuerza pública y para los gastos de administración, las contribuciones de la mujer y del hombre son las mismas; ella participa en todas las prestaciones personales, en todas las tareas penosas, por lo tanto, debe participar en la distribución de los puestos, empleos, cargos, dignidades y otras actividades.14) Las Ciudadanas y Ciudadanos tienen el derecho de comprobar, por sí mismos o por medio de sus representantes, la necesidad de la contribución pública. Las Ciudadanas únicamente pueden aprobarla si se admite un reparto igual, no solo en la fortuna sino también en la administración pública, y si determinan la cuota, la base tributaria, la recaudación y la duración del impuesto.15) La masa de las mujeres, agrupada con la de los hombres para la contribución, tiene el derecho de pedir cuentas de su administración a todo agente público.16) Toda sociedad en la que la garantía de los derechos no esté asegurada, ni la separación de los poderes determinada, no tiene constitución; la constitución es nula si la mayoría de los individuos que componen la Nación no ha cooperado en su redacción.17) Las propiedades pertenecen a todos los sexos reunidos o separados; son, para cada uno, un derecho inviolable y sagrado; nadie puede ser privado de ella como verdadero patrimonio de la naturaleza a no ser que la necesidad pública, legalmente constatada, lo exija de manera evidente y bajo la condición de una justa y previa indemnización. Olympe lucho por la abolición de la esclavitud, y por su adhesión a los girondinos (grupo político moderado y federalista de la Asamblea Legislativa y de la Convención Nacional francesa, que estaba compuesto por varios diputados procedentes de Gironda) murió guillotinada. Anne-Josèphe Théroigne de Méricourt, nacida como Anne-Josèphe Terwagne de Marcourt.1, (Marcourt, 13 de agosto de 1762 – París, 23 de junio de 1817) fue una mujer dedicada a la política y otra personalidad durante la Revolución francesa. Era la única mujer en las tribunas y con el fin de evitar la discriminación vestía ropa de hombre. Utilizaba ropa de amazona, moda lanzada en 1767 en el cuadro de Madame du Barry,(Cuadro), pintado por Hubert Drouais. Tenía tres trajes: uno blanco, otro rojo y el tercero negro. Sus enemigos la describen siempre vestida de rojo, como sanguinaria. A comienzos de noviembre de 1789, la prensa realista parisina comenzó a publicar artículos en los que ridiculizaba y trataba de forma infame a Théroigne, tratándola como «puta de los patriotas» o «jefa de guerra». Se convierte en el objetivo de los contrarrevolucionarios. De acuerdo con estos panfletos, ella había asaltado la Bastilla y dirigido las protestas de la Marcha sobre Versalles; luchó contra los soldados, siempre estaba donde había más protestas, vistiendo su traje escarlata y su penacho negro. También fue presentada como una libertina, que se acostaba con todos los diputados del pueblo y un periodista escribió que cualquier representante (de la Asamblea Nacional), podía ser el padre de su hijo. Su historia es interesante murió en 1817 habiendo evitado ser guillotinada en su momento. Marie-Jeanne Roland de la Platiere (17 de marzo de 1754 – 8 de noviembre de 1793) más conocida como Madame Roland tuvo activa participación en la Revolución Francesa junto a su esposo con su marido Jean-Marie Roland de la Platière. Madame Roland fue guillotina y antes de colocar su cabeza en el cepo, se inclinó ante la estatua de arcilla de la Libertad situada en la Plaza de la Revolución (actual Plaza de la Concordia) y pronunció la famosa cita por la que es recordada: ¡Oh, Libertad!, ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre!, dos días después de su ejecución, su marido se suicidó en su refugio situado en las afueras de Lyon. Marie Anne Charlotte Corday d’Armont, conocida como Charlotte Corday y en textos en español de la época y posteriores como Carlota Corday (Saint-Saturnin-des-Ligneries, 27 de julio de 1768 – París, 17 de julio de 1793), fue un personaje de la Revolución francesa, seguidora del partido de los girondinos, famosa por haber asesinado a Jean-Paul Marat(Jacobino) . Charlotte Corday murió guillotinada el 17 de julio de 1793. En el momento en que la cabeza cayó en el cesto, el ayudante del verdugo, un carpintero ferviente maratista, la agarró del cabello y la abofeteó. Fue encarcelado por la ofensa a la entereza que hasta ese momento había mostrado la condenada. Los jacobinos la habían acusado de tener amantes y haber actuado por amor a un hombre, por lo que su cuerpo fue autopsiado en el hospital de la Charité, confirmando su virginidad, para su decepción. Fueron muchas más pero en ellas queda graficada la participación de la mujer en la Revolución Francesa. Y como he mencionado Olympe de Gouges fue la redactora de la Declaración de sus propios derechos. Olympe fue durante mucho tiempo olvidada pero a partir de 1989 oportunidad de conmemorarse el Bicentenario de la Revolución Francesa han representado varias de sus obras de teatro, sus escritos están siendo reeditados y varios municipios franceses han dado su nombre a colegios, institutos, plazas y calles. Según Emma Lira: “Un reconocimiento tardío, pero imprescindible, a una gran luchadora por la mujer y por la igualdad.” Carlos Antonio Gorosito. Ex Intendente Municipal(1991-2015),Saladillo 14 de julio de 2020.