Bloque de concejales del Frente de Todos no acompañó el incremento de tasas y fondos

En relación con los Expedientes 340/2019 y 341 /2019 iniciados por el Departamento Ejecutivo a efectos de elevar al Honorable Concejo Deliberante los proyectos de Ordenanzas para la readecuación de la Contribuciones Especiales destinadas a financiar los Fondos de Financiamiento del Centro Universitario Regional Saladillo, de Obras Públicas y de Obras Públicas Rural y Equipamiento y el proyecto de Ordenanza Impositiva para el ejercicio 2020, el Bloque de concejales y Mayores Contribuyentes del Frente de Todos, rechazaron en  general la propuesta del oficialismo.

Las consideraciones de los concejales en las que fundamentaron su decisión pueden sintetizarse en:

Inflación.

Respecto de este punto debemos recalcar que las políticas implementadas por el gobierno nacional hasta el pasado 10 de diciembre, no han tenido el resultado esperado en cuanto a lograr bajar la tasa efectiva del aumento sostenido de precios. Es decir, tanto las políticas monetarias y fiscales – muy tradicionales, por cierto – como las de regulación del comercio interior y exterior no consiguen alcanzar un índice de inflación que se acerque a las estimaciones oficiales. En este sentido cabe indicar que la meta de inflación para el presente año 2019 establecida oportunamente por el Ministerio de Hacienda en la elaboración del presupuesto vigente fue de un 34%. Por lo tanto, si tenemos en cuenta que al mes de noviembre de 2019 la inflación medida por el INDEC llegó al 48,3%, la conclusión anterior no está para nada alejada de la realidad.

Obviamente dentro de las personas de menores ingresos encontramos a la mayoría de los jubilados, quienes percibirán $14.067,93 durante el primer periodo del próximo año 2020, junto con pensionados, veteranos de Malvinas y personas que perciben asignaciones y salario mínimo vital y móvil, a pesar de haberle otorgado el gobierno Nacional una suma fija de $5000, la situación de arrastre de la depreciación de su poder adquisitivo es conocida por todos. También tenemos a los empleados municipales de Saladillo, con un haber de $ 11.871,96, que más allá del reconocido aumento, sigue estando entre los salarios más bajos del partido.  Por lo que, sabiendo que las paritarias en general han cerrado con porcentajes diferentes para cada uno de los gremios, tanto de estales como del sector privado, ya sea de orden nacional y provincial, y que el arco de  trabajadores de nuestra ciudad está compuesto por un promedio considerable de trabajadores del estado como del sector privado , básicamente empleados de comercios, cualquier incremento de contribuciones, tasas y derechos municipales que supere el 30% atenta significativamente contra el poder adquisitivo de la sociedad.

Tarifas

El contexto en el rubro de las tarifas de los servicios públicos no ha variado respecto del año anterior, es más, profundizándose el “tarifazo, siendo el acumulado de aumento en gas del 1900 % y luz desde febrero de 2016 a la fecha del 3800 % en promedio aproximadamente. Si bien el gobierno de la provincia de buenos Aires ha dispuesto una medida de emergencia que congela el aumento de tarifas por 6 meses, el impacto de los incrementos dados hasta la fecha es una realidad. Por lo que los asalariados/as de niveles bajos y medios, los jubilado/as, los pensionados/as, los veteranos de Malvinas y quienes cobren asignaciones tienen restringida su capacidad adquisitiva, por lo que es difícil que puedan destinar este año una porción mayor de sus ingresos para acceder a bienes y servicios indispensables, por lo menos hasta tanto se equilibre y recomponga el nivel adquisitivo.

Es así como, en el caso de los trabajadores registrados, el Observatorio utilizó como fuente el Sistema Integrado de Previsión Argentino (SIPA), y el peso de las tarifas sobre el salario medio que releva el Ministerio de Producción y Trabajo pasó de 2,1% en 2015 a 7,2%, casi cuatro veces más

Empleo

A lo descripto anteriormente, debemos agregarle la gran cantidad de personas que han perdido o ven amenazados sus puestos de trabajo, tanto del ámbito público como privado. Sabemos del reciente cierre de fábricas y comercios en nuestra localidad, que se unen y van en consonancia con lo que sucede a nivel nacional.

Es necesario puntualizar que la desocupación subió al 10,6% en el segundo trimestre del año, un punto porcentual por encima de igual período del año anterior, cuando se ubicó en el 9,6%, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INDEC). Se trata de la cifra más alta de los últimos 4 años de gobierno y de los últimos 13 años. El desempleo subió 0,5 puntos en comparación con el primer trimestre del año, cuando se ubicó en 10,1%. Recién en 2006 el índice fue superior al que dio a conocer esta entidad. A su vez, la subocupación, que refleja a quienes están empleados, pero desearían trabajar más horas, tuvo una fuerte suba y llegó al 13,1%. En el primer trimestre había sido del 11,8%, de acuerdo con las cifras oficiales. Son 2.530.000 personas que trabajan pocas horas, aunque dispuestas a trabajar más. Y representan 420 mil más que un año atrás.

Consideraciones Particulares.

Por lo expuesto, consideramos excesivo el aumento propuesto por el Departamento Ejecutivo, para las contribuciones, tasas y derechos del próximo año y existen dos razones principales  que permiten concluir que es posible establecer una adecuación menor a la propuesta, ellas son: un cálculo basado en incrementos que no se corresponden a la realidad salarial de los trabajadores, y por otro lado la disminución en términos reales de la recaudación de los recursos no tributarios en los últimos años.  

  1. Paritarias.

La megadevaluación y la inflación récord de 2019 obligaron a los sindicalistas a desechar el techo esperado por el Gobierno nacional a principio de año y a ejecutar las cláusulas gatillo para reabrir las paritarias. Sin embargo, luego de firmar los acuerdos complementarios, la mayoría de los gremios quedaron por debajo de los principales indicadores de alza de precios, que alcanzará al finalizar el año el 56%. Solo un puñado de organizaciones logró aumentos salariales por encima del costo de vida que miden el INDEC y los consultores privados.

Así lo demuestran los datos de las paritarias que comprenden a la mayoría de los trabajadores de Saladillo.

Empleados de comercio 30%.

Estatales de Nación 28%.

Administración pública de la pcia. de Buenos Aires 20%.

Empleadas Domesticas 30% en tres cuotas.

Trabajadores rurales 28% en dos cuotas.

Docentes de la pcia. de Bs. As. 45 % con cláusula gatillo.

Acercándose solo en algunos casos el índice inflacionario como es el caso de la Bancaria que llegó aun aumento salarial del 50% por cláusula gatillo.

  • Disminución de ingresos No Tributarios en términos reales

Entendemos que el aumento de las tasas, derechos y contribuciones en los últimos años ha sido por encima de los aumentos que han tenido en sus salarios los saladillenses. Creemos que este es un factor muy importante que sumado a la gran recesión económica que transita nuestro país en los últimos años ha ocasionado una disminución en la cobrabilidad de estos ingresos. Llevando a que en términos reales la recaudación de los ingresos no tributarios en el año 2018 ($140.629.147,65) sea inferior a la del 2017($113.907.663,20).

Creemos que un aumento menor en el nivel de tasas promovería a los contribuyentes a su pago como lo venían haciendo en años anteriores, así por ejemplo en el año 2017 el índice de cobrabilidad fue de 82,50% mientras que en el año 2018 fue 75,52%, representando una disminución del 6,98 %.

Por lo que consideramos que, para mantener los niveles de ingreso en términos reales, no es en este contexto recomendable apelar al aumento excesivo del monto de las tasas, sino implementar una política de recaudación que estimule y promueva el pago regular sin afectar la capacidad contributiva de los vecinos.

En síntesis, teniendo en cuenta los factores analizados, puede concluirse que la readecuación de las contribuciones, tasas y derechos no debería oscilar entre el 30 y el 32 %, y dejar abierta la posibilidad de ajustarse a la par de un promedio inflacionario que se de en los primeros 8 meses del año con la implementación del nuevo plan económico nacional y provincial, convocando de ser necesario a una nueva asamblea de mayores contribuyentes, lo que resultaría totalmente razonable a la luz del contexto económico y social actual, sin afectar el normal financiamiento de los bienes y servicios provistos por el estado municipal.

Es necesario remarcar que la postura del Bloque del Frente de Todos está alejada de cualquier decisión o acción política tendiente a desfinanciar el Estado Municipal, sí entendemos que en épocas de crisis es el estado quien debe realizar el esfuerzo, y no la población para sobrellevar la situación de apremio y el costo devenido de las políticas económicas implementadas en los últimos cuatro años.

Por otra parte, tenemos puesta nuestras expectativas en una notable mejora en la situación económica de la población argentina, y por ende de los contribuyentes de Saladillo, sabiendo de ante mano que no será fácil y se avecinan épocas en donde todos los sectores, fundamentalmente el estado en todos sus niveles, deberemos aportar, con criterio de racionalidad y fundamentalmente sensibilidad social a la superación de esta crisis.