Carlos Pérez Cavalli: Adhiero al mensaje de juntos por el cambio

Adhiero con fervor al comunicado de Juntos por el Cambio. ¿En qué país serio del mundo no se insinúa sin pruebas que el Vicepresidente es un asesino y el Presidente es su encubridor? 

Es impecable el documento que firma la ex compañera montonera Patricia Bullrich. ¿De qué se trata ser una oposición responsable si no de vincular con muertos al oficialismo? 

Es perfecto lo que suscribe Alfredo Cornejo, presidente de la UCR que quiere independizar a Mendoza del resto del país. ¿O hacer politiquería con cadáveres no es lo que el pueblo le está reclamando a la clase política? 

Es pertinente el mensaje que respalda la diputada Alejandra Lorden. ¿O profundizar la grieta no es lo que más necesita la sociedad en este momento? 

Es muy prudente el manifiesto opositor. ¿O titular como «Un crimen de extrema gravedad institucional» a la muerte de una persona pocas horas después de que sucediera no es obrar con racionalidad? 

Es muy oportuno el texto del Partido que gobernó hasta diciembre. ¿O el mundo no atraviesa el período de mayor crecimiento económico desde la crisis del año 30? 

Es muy responsable la postura cambiemita. ¿O jugar a la necro-politica no es lo que necesita el sistema democrático para atravesar la peor pandemia en 100 años? 

¿Estoy errado? 

Además tienen autoridad moral para hacerlo. Su gobierno fue impecable. En todos los planos. Entre otros éxitos:

En lo económico: dejaron al país con pobreza cero, ningún trabajador continuó pagando el impuesto a las ganancias, generaron una lluvia de inversiones, bajaron la desocupación y la inflación a la mitad, mantuvieron el precio del dólar. Y como si fuera poco, no dejaron ni un centavo de deuda externa. 

En lo institucional: no nombraron a dos jueces de la Corte por decreto, no apretaron a la Procuradora hasta que renunció, no avalaron la doctrina Chocobar, no amenazaron por televisión a ningún juez con hacerle juicio político, no conformaron ninguna mesa judicial ni están  sospechados de usar a los servicios de inteligencia para espiar. 

En lo judicial: no están investigados por financiar su campaña con aportantes truchos, ni por haber permitido blanquear guita a sus familiares, ni por haberse auto-perdonado una deuda con el Correo Argentino, ni por hacer negocios con los parques eólicos, ni aparecieron en los Panamá Papers, ni asumieron procesados ni se fueron investigados por escuchas ilegales. 

En lo social: no desmantelaron el Ministerio de Salud, no dejaron hospitales sin inaugurar, no recortaron medicamentos a los jubilados, no dejaron de dar vacunas, no castigaron a la sociedad con tarifazos, no dejaron 18 millones de pobres, no le sacaron el fútbol al pueblo, no desarmaron el Conectar Igualdad ni transformaron el Procrear. 

Pero por sobre todas las cosas: hicieron la Revolución de la Alegría. 

¿O no fue así?


Carlos Pérez Cavalli
Concejal Frente de Todos