Diego Bianchini, de Saladillo al Polo Sur como Jefe de Base Antártica

El Capitán Diego Bianchini es un saladillense que se desempeñó como Jefe de la Base San Martín de la Antártida, durante la Campaña Antártica Invernal 2018/2019. Tras 14 meses de trabajo en el Polo Sur, Diego habló con ABC Saladillo sobre sus experiencias allí. “Llegamos a tener 50°C bajo cero de temperatura de récord y sensaciones térmicas alrededor de los 80°C bajo cero”, aseguró.

Bianchini contó la formación que le permitió ser parte de tal experiencia: “Tengo a toda mi familia en Saladillo, fui a la Escuela N°1 y luego a la Secundaria Técnica. A los 17 años ingresé al Colegio Militar de la Nación, de donde egresé en 2004 y elegí como especialidad la montaña. Me especialicé en Mendoza, San Juan, Bariloche, en Italia, Inglaterra… Y me despertó la curiosidad de ir a la Antártida. En 2016 elevé la solicitud para ir y quedé seleccionado. En el 2017 realicé el curso en el Comando Conjunto Antártico, y a fin de ese año fui designado con Jefe de Base de San Martín”.

A partir de ahí, según contó Diego, comenzaron “con la preparación de cargas, ya que a esa base llega solamente el rompehielo Almirante Irízar, luego se congela el mar y no se recibe reabastecimiento de Base hasta que vuelva el relevo. Hay que preparar todo, es un arduo trabajo”.

El 14 de febrero de 2018 salimos en el avión Hércules desde El Palomar, con 17 hombres del ejército, 2 del Servicio Meteorológico y 2 de la Dirección Nacional del Antártico. En Ushuaia embarcamos en el rompehielo Almirante Irízar, llegamos a la Base San Martín el 2 de marzo y empezamos el relevo. El 4 de marzo del 2018 nos hicimos cargo de la base, hasta el día 7 de abril de este año”, detalló Bianchini.

Acerca del trabajo específico que se realiza allí, contó que “se hacen todos estudios de campo en laboratorios científicos, sobre todo lo que es zoología, geología, ionósfera, con sismógrafo, mareógrafo… Son dos hombres que van y operan los equipos en el laboratorio”.

La experiencia de la Antártida es muy linda. Hay dos bases al sur del Círculo Polar Antártico, una es San Martín y la otra es Belgrano II. Se divide en el día polar, que es donde en época de verano hay sol las 24 horas del día, y luego la noche polar que hay oscuridad total. Es una experiencia diferente, hay que adaptarse. Llegamos a tener -50° de temperatura de récord y sensaciones térmicas alrededor de los -80°”, agregó Diego.

Luego, Bianchini contó curiosidades respecto al mar que rodea la Base San Martín: “Está en un islote que se llama Barry, dentro del mar Bellingshausen. En invierno se congela todo, se hace un pack de hielo. Caminábamos, jugábamos al fútbol y hacíamos patrulla de reconocimiento dentro del mar congelado. Una locura”.

Además, el Capitán contextualizó históricamente la base en donde fue Jefe: “Argentina es un país bicontinental, ocupamos el continente sudamericano y un sector del continente antártico. La exploración argentina antártica comenzó en 1904, con la creación de la Base Orcadas en la Isla Laurie. En 1951 el general Hernan Pujato comenzó con el Plan Pujato, que tenía 5 puntos; uno de ellos era crear bases al sur del Círculo Polar Antártico; el otro adquirir un rompehielos –el San Martin-; otro punto, hacer un poblado donde se creó la base Esperanza, donde hay familias; otro llegar vía terrestre al Polo Sur que se logra en el 1970 con un discípulo de él, el General Leal. La primera base creó Pujato al Sur del Círculo Polar fue la Base Antártica San Martín, que es donde yo me desempeñé como Jefe, el 21 de marzo de 1951. En el 1959 se firmó el Tratado Antártico, que trata de que ningún país puede hacer otra actividad que no sea científica, y se congela los pedidos de soberanía sobre la Antártida. Argentina es uno de los 11 países firmantes”.