El aislamiento de contactos estrechos es la estrategia fundamental para frenar el contagio