El bullying crece en las escuelas secundarias

- Publicidad -

Los alumnos mediante denuncias anónimas identificaron a ese tipo de acoso como el de mayor recurrencia (60%).En el segundo lugar se encuentran las denuncias por discriminación por aspecto físico y en tercer lugar, la violencia verbal.

La violencia en las escuelas es una problemática que se repite con mucha frecuencia, los tipos de violencias son muchos, pero el más recurrente es el bullying, así lo confirma un estudio realizado por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, en el que se buscó la palabra de los adolescentes que concurren a escuelas secundarias de la provincia.

El Inadi, a través de sus observatorios, realiza en todo el país un trabajo sistemático con fin de detectar mensajes con contenido discriminatorio y elabora informes tendientes a describir y analizar el flagelo de esta práctica. Es en ese marco que llevó adelante durante el 2018 un programa que consistió en la distribución de buzones en escuelas secundarias para recibir denuncias de discriminación y violencia.

Con la modalidad de un buzón itinerante, este recorrió muchas escuelas secundarias públicas y privadas de Jujuy. El objetivo fue receptar denuncias anónimas, sobre cuestiones vinculadas con situaciones discriminatorias o de violencia, que los jóvenes pueden hacer al establecimiento educativo e incluso al entorno que los rodea fuera de ese ámbito escolar.

Flavia Castro, titular de la Delegación Jujuy del Inadi, detalló que la información recibida permitió conocer cuáles son los hechos de discriminación y violencia que sufren los estudiantes jujeños, entre los que se destacó el bullying en casi el 60% de los establecimientos elegidos para el estudio.

Castro explicó que el relevamiento se hizo por regiones porque

«nos dimos cuenta que hay tipos de discriminación que van acentuándose por la región en la que ocurren. Por ese motivo lo hicimos de esta manera. La información surgida nos permite afrontar el trabajo contra la discriminación de una manera más acertiva y no tan genérica».

Los resultados

Al hacer un análisis global de la muestra de una veintena de escuelas de los Valles y Puna, se observó que en el 60% la mayor cantidad de denuncias recibidas en buzón fue por casos de bullying, muchas de ellas realizadas por las víctimas y otras por compañeros testigos de las situaciones de violencia.

Del total de la muestra el 31% de las denuncias es por bullying, los adolescentes cuentan a través de la denuncias de acoso constante de sus pares que les generan ansiedad y baja autoestima.

En segundo lugar se encuentran las denuncias de discriminación por aspecto físico, que son el 26% de la muestra.

La violencia verbal ocupa el tercer lugar con el 10% de las denuncias, seguida por racismo con un 9%, discriminación a las personas que tienen alguna discapacidad 4%, ciberacoso 4%, homofobia 4%, violencia física 3% , orientación sexual 3%, xenofobia 2% , embarazo adolescente 2% y drogas y alcohol 2%.

En total se recibieron 843 denuncias en 20 secundarias de Jujuy.

Temor a hablar

Durante el desarrollo del estudio se observó que la mayoría de los adolescentes que sufren bullying tiene temor a contarlo y también a denunciarlo, por lo que el Inadi consideró que fue positiva la implementación de los buzones que permitieron vencer ese temor y que las denuncias se hicieran de forma anónima, pero que sirven para visibilizar la problemática que a diario ocurre en las escuelas.

«Ocurre que en la práctica hemos advertido que hay muchísimos estudiantes que están viviendo situaciones de bullying y tienen miedo de hablar, tienen vergüenza de reconocerse como víctimas de situaciones de discriminación, están en ese no saber si le avisan a los papás, o si los docentes no han sido advertidos de esa situación», dijo la titular del Inadi en Jujuy.

E informó que al finalizar el estudio de la muestra el desafío trazado fue coordinar acciones con los diferentes establecimientos para darle un tratamiento integral a la problemática.

Diversas formas en las que se manifiesta

Muchas veces a los padres y docentes les cuesta detectar el bullying, pero en la actualidad la problemática crece de forma alarmante.

El bullying es el maltrato físico y/o psicológico deliberado y continuado que recibe un niño por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objetivo de someterlo y asustarlo, con vistas a obtener algún resultado favorable para los acosadores o simplemente a satisfacer la necesidad de agredir y destruir que éstos suelen presentar.

El bullying implica una repetición continuada de las burlas o las agresiones y puede provocar la exclusión social de la víctima.

Su forma física suele incluir empujones, patadas, agresiones con objetos. La verbal incluye insultos y apodos, menosprecios en público, resaltar defectos físicos y el psicológico busca minar la autoestima de la víctima y fomentar su sensación de temor. Y el bullying social pretende aislar al joven del resto del grupo y compañeros.