Año: 10 | Edición N°: 3379 | info@abcsaladillo.com.ar | (02344)15-428436 | (02344)-15-467021

Sábado 26 de Mayo de 2018

13 febrero 2018

El caso del cadete en La Rioja | Cómo eran los brutales maltratos a los cadetes en la Escuela de Policía

Los aspirantes a la fuerza sufrían golpes, deshidratación y humillaciones. El detalle de la autopsia a Garay.

Los cadetes de la Escuela de Policía de La Rioja sufrieron brutales castigos, que terminaron con la muerte de Emanuel Garay y la hospitalización de otros 11 jóvenes. Entre las salvajes prácticas a los estudiantes los privaron de agua y los obligaban a estar varias horas ante temperaturas al sol, con temperaturas de más de 40 grados. Pero eso no era todo.

Deshidratados, a los cadetes los hacían pasar frente a una pileta con agua estancada, con sapos. Desesperados, algunos de los aspirantes tomaban ese agua para calmar su sed y luego sufrían consecuencias, por el estado del agua. Como reveló TN, los superiores los pisaban cuando bajaban la cabeza.

HUMILLACIÓN. Así le pisaban la cabeza a uno de los cadetes mientras tomaba agua.
HUMILLACIÓN. Así le pisaban la cabeza a uno de los cadetes mientras tomaba agua.

Además les ataban cordeles en el cuello, los hacían barrer el piso con la lengua, les pegaban cachetadas o los golpeaban con palos y los insultaban. No solo eso. También los torturaban en la cancha de básquet al aire libre, conocida como “la sartén”, por las altas temperaturas que había allí.

Los hacían arrastrarse sobre el cemento caliente y caminar con las manos. De hecho hay cadetes que terminaron con lesiones en nudillos y codos y mujeres con los pechos quemados, por tener que arrastrarse sobre una superficie caliente.

HUMILLACIÓN. Los cadetes de la Escuela de Policía de La Rioja sufrían salvajes castigos.
HUMILLACIÓN. Los cadetes de la Escuela de Policía de La Rioja sufrían salvajes castigos.

Tras la muerte de Garay, el juez Mario Martínez dispuso la detención de cuatro comisarios y otros tantos instructores vinculados al establecimiento en una causa que pasó de caratularse “lesiones gravísimas” a “homicidio doloso”. Además se denunció a seis cadetes de grados superiores que “ejecutaban” estas brutales prácticas, dijo el abogado de la familia de Garay, José Azcurra.

La autopsia al cadáver de Garay determinó que la muerte se produjo por un cuadro de “deshidratación aguda grave e insuficiencia renal” que le provocó una “falla multiorgánica”. El joven tenía 18 años y murió después de permanecer seis días internado, luego de un entrenamiento extremo para ingresar a la Escuela de Policía de La Rioja.

El fiscal general de La Rioja Hugo Montivero consideró que la muerte se produjo “en una situación adversa por las altas temperaturas”, que hubo una “desproporcionada exigencia física” y que a los cadetes “se les negó líquido” para hidratarse. “En el cuerpo a tierra debieron cubrir sus manos con su propia ropa porque no toleraban el calor del piso”, describió.

Dejá tu comentario