Entregaron protectores faciales creados por profesores de escuelas, diseñadores industriales, comercios vecinos y Municipio

- Publicidad -

Otro gran gesto de los vecinos saladillenses para con los encargados de cuidar nuestra salud: profesores de la Escuela Industrial, del CFR y CURS y un grupo de Diseñadores Industriales, coordinados por el Municipio y con colaboración de comercios vecinos, crearon unos protectores faciales para disminuir el riesgo de contagio de Coronavirus COVID-19. Ya se entregaron cerca de 100 y la idea es abastecer gratuitamente a todo el personal de riesgo.

La idea es llegar a una producción de entre 40 y 50 protectores por día, para entregarles a quienes trabajen en los controles de acceso a Saladillo, en principio: personal municipal, funcionarios, Defensa Civil, Policía Local y Bomberos Voluntarios de Del Carril. Además, se reunieron para coordinar entrega con Javier Piñeyro, del Hospital, y Marcos Gasparetto, de UDEM, que son otras de las prioridades. También avanzarán con el personal policial que esté en la calle, con el círculo médico, y demás.

Tomás Chaime, Subsecretario de Desarrollo Local, contó que el proyecto “tiene tres nacimientos: uno es con la escuela Industrial, que trabaja con el Centro de Formación Rural y el Centro Universitario Regional Saladillo, empiezan a copiar unos diseños que mandaron en un grupo de la Región 24 de un tipo de máscaras para empezar a producirlas. A la vez se formó un grupo con Diseñadores Industriales de Saladillo, que empezaron a evaluar armar algo. Y nosotros, desde la Municipalidad, empezamos a sumarnos en ese proyecto”.

“Lo que hicimos fue complementar las tres partes y hacer un solo proyecto. Armamos un grupo, la Escuela Industrial y los diseñadores tienen las maquinarias, y nosotros, desde la Muni, facilitamos materiales y coordinamos el proyecto”, agregó Chaime.

A propósito de la cuestión técnica, Chaime contó: “No te salvan el 100% de un posible contagio, siempre la distancia del metro y medio es importante. Esta mañana estuvimos con Marcos Gasparetto, de UDEM, recorriendo los controles. Una vez que les dimos las máscaras se lo explicamos. Pero sí cubre ojos, nariz y boca, que es donde más riesgo hay, y eso lo cubre al 100%. Las máscaras son reutilizables, una vez que terminan los turnos de desinfectan con lavandina. Son personales, no se comparten, y la idea es llegar a la mayor cantidad de personas”.

Laura Tenca, directora de la Escuela Industrial, destacó los nombres de los profesores de la institución, del CFR y los diseñadores industriales encargados del proyecto: Martín Olivera, Martín Pallero, Joaquín Conde, Sebastián Cimino, Gustavo Closs, y Armando Greco, Andrés Censi, Alexis Demacópulos, Julián Mosquera y Osvaldo Istillart.

“El plástico lo pusieron una parte los chicos que tienen las impresoras, y la otra gran parte nos llegó por la Sociedad Rural a través de Alejandro Repetto. Las placas de acetato las donaron un montón de librerías de Saladillo, y los elásticos de atrás de la máscara los donaron muchas mercerías”, destacó Chaime, quien además pidió: “Quien tenga impresoras 3D y pueda colaborar, que se contacte conmigo o con cualquiera de la Muni”.