Hace 53 años derrocaban al presidente Arturo Illia

- Publicidad -

“el 28 de junio de 1966 un golpe civico-militar derrocaba al Dr.Arturo Illia: uno de mejores presidentes que tuvo el país. en la pcia. de buenos aires era desalojado del gobierno Anselmo Marini y Saladillo perdía a un gran intendente como Valerio De Iraola” Carlos Antonio Gorosito.

• “Sin dudas alguna el 6 de septiembre de 1930 es una de las fechas más nefastas de la historia de nuestro país, se interrumpía por primera vez el orden institucional en la Republica con el Golpe Cívico- Militar que derroca a Hipólito Yrigoyen. En 1963 después que la soberanía del pueblo y sus instituciones fueran avasalladas por sucesivos golpes Cívico-Militares se reinicia en nuevo proceso democrático encabezado por el Dr. Arturo Illia un militante político, uno de los mejores que ha tenido la UCR, un ser humano que además de su vocación política pone su profesión de médico al servicio de las comunidades cordobesas donde vivió este hombre nacido en Perganimo una vez recibo de médico. Illia en el Gobierno de la nación desarrollo una labor progresista en todas las áreas de gobierno, no me voy a detener a detallarlas, porque dado que hoy se cumple el 53 aniversario de su derrocamiento el 28 de junio de 1966, a lo largo y a lo ancho del país en actos partidarios, en columnas periodísticas, en las redes sociales las organizaciones partidarias, dirigentes partidarios y militantes políticos principalmente del radicalismo lo están recordando y destacando su obra de gobierno: que se inscriben en una de las más progresistas de nuestra historia. El 28 de junio de 1966 desalojaban de los gobiernos provinciales y municipales también a muchos hombres que aportaron al país y a su partido como el Gobernador Dr. Anselmo Marini en la Pcia.de Buenos Aires y en Saladillo el Señor Valerio Martín de Iraola, un gran Intendente que tuvo nuestra ciudad. Se dijo que el golpe de 1966 tenía olor a Petróleo, que lo voltearon las multinacionales de los medicamentos entre otras cosas. El propio Arturo Illia dio una versión no muy poco conocida de su derrocamiento lo relata de esta manera Miguel Bonasso:” . El autor de estas líneas tuvo el privilegio de escuchar la anécdota de la conspiración de labios del propio mandatario derrocado.
• 
• Ocurrió a comienzos de los ’70, en casa de Ema Illia, que era pariente y amiga de mi mujer Silvia, ya fallecida. Se festejaba el cumpleaños del pequeño Galo, hijo de Ema y Gustavo Soler y nosotros habíamos concurrido con nuestros hijos Federico y Flavia. Mientras los nenes jugaban al cuidado de Ema y Silvia, Don Arturo y yo habíamos quedado a solas en el living, hablando de política. A pesar de nuestras diferencias de identidad y práctica, había un respeto recíproco, que facilitaba el diálogo amistoso. El ex – presidente solía bromear con respecto a Silvia y a mí, llamándonos “mis sobrinos peronistas”.
• 
• En un momento de la charla, tras un largo silencio, Illia se acercó a mí y me preguntó de sopetón:
• 
• –¿Usted sabe cuál es la verdadera razón por la que me echaron de la Presidencia?
• 
• Arriesgué las hipótesis habituales que circulaban en aquella época: “Por la anulación de los contratos petroleros”, “por la ley de medicamentos”, pero el Viejo Illia (como todos lo llamaban), negaba sistemáticamente con su blanca cabeza.
• 
• –Mire… –advirtió, convocándome a prestar mucha atención porque venía una confidencia trascendente.
• 
• –Un tiempo antes del golpe, vino a verme el banquero Rockefeller. Sonriente, me anunció: “Quiero radicar mi banco, el Chase Manhattan en la Argentina”. “Muy bien”, le contesté a través del intérprete. “Pero antes -prosiguió el señor Rockefeller- creo que sería necesario realizar algunas modificaciones en la Ley de Bancos”. Así, como se lo estoy diciendo. Yo me volví hacia el intérprete que acababa de traducirme eso y le dije: “No entendí, podría pedirle al señor Rockefeller que repita lo que acaba de decir”. El intérprete tradujo mis palabras y aunque usted piense que los banqueros no se ponen colorados, el señor Rockefeller enrojeció mientras balbuceaba su propuesta. Entonces tomé la palabra: “¿Qué pensaría usted -le dije- si un banquero argentino quisiera radicar su banco en Nueva York y le dijera al presidente de los Estados Unidos que antes debía reformar la ley de la Reserva Federal? Y, además, dígale al señor Rockefeller que esta entrevista ha concluido”.
• 
• Deuda y usura detrás del golpe cívico-militar: David Rockefeller y José Alfredo Martínez de Hoz.
• 
• Yo había quedado estupefacto. Illia sonrió intencionado y remató la anécdota:
• 
–Poco después me echaban de la Presidencia, se reformaba la Ley de Bancos y el Chase Manhattan se establecía en la Argentina.” Seguramente otro sería nuestro país si hubiese seguido gobernando Don Arturo. El mejor homenaje que podemos rendirle a Don Arturo siempre es intentar imitarlo. Seguramente es difícil ser como Don Arturo, pero vale la pena intentarlo. Hoy Gracias a la lucha del pueblo tenemos Democracia, y será para todos los tiempos. Otro Prócer radical contribuyo a recuperarla y por eso se lo considera el Padre de la Democracia y es Raúl Alfonsín. Hoy todos tenemos asumido de que a los gobiernos los pone y los saca el pueblo a través del voto y respetando los tiempos constitucionales. De manera que cualquier expresión en contrario de tal axioma merece nuestro repudio. La Democracia vino para quedarse y en cada turno electoral el pueblo decidirá quienes son gobernantes”, Carlos Antonio Gorosito Ex -Intendente Municipal,(1991-2015) Ex – Presidente del Comité de la Pcia. de Buenos Aires de la UCR (2005-2007), Saladillo, 28 de junio 2019.

Nota:
Las fotos 2 y 3: Me muestran en Saladillo en la casa radical en una visita que hizo Don Arturo después que fuera derrocado. El señor Juan Censi saluda al ex – Presidente Illia, y mi imagen juvenil por entonces se observa entre la del ex Presidente y la del Sr. Juan Carlos “Coco” Ferrario

La cuarta foto es de la década del 80 antes de la apertura democrática en la ciudad de Gral. Belgrano Pcia. de Buenos Aires, el Dr. Illia recorre las calles de la ciudad rumbo a un acto partidario. Yo por entonces era Secretario de la Juventud Radical de la Pcia. de Buenos Aires y participaba de la gira.