Las mujeres radicales apoyan a la denunciante víctima de Alperovich

Las Mujeres Radicales queremos, por este medio expresar:

A) NUESTRO APOYO A LA DENUNCIANTE VICTIMA DEL SENADOR ALPEROVICH

No sólo nos aflige la situación de abuso, sino la vulnerabilidad actual, porque se la somete a una permanente revictimización, en las continuas maniobras dilatorias y difamatorias a las que recurren el Senador y todos aquellos que consideran que el poder es impunidad, y buscan protegerlo.

B) COMPARTIMOS plenamente que haya intervención de la Justicia para con el accionar de la senadora Mirkin. Es inadmisible que, en casos de abuso, y de violencia laboral, aún haya mujeres, pretendidas dirigentes que prioricen tapar al agresor, empeorando las condiciones de la víctima.

Cómo radicales y políticas, dirigentes y defensoras de los derechos de las mujeres, consideramos muy grave, si en efecto  se demostrara que una senadora nacional, conociendo la comisión de un delito, no lo hiciera cesar y peor aún,  especulara políticamente con el encubrimiento. Conductas como ésta son las que extienden en el tiempo el flagelo del abuso y su consiguiente impunidad. Inconcebibles cuando de funcionarios se trata.

C) EXHORTAMOS a la Justicia a actuar pronto. Sin medias tintas ni tapujos. Mostramos nuestra preocupación  por qué se produzcan mayores dilaciones en dicho ámbito; anhelamos que la víctima deje de ser rehén de influencias y complicidades. Exigimos que quienes se esconden tras su poder  para cometer atropellos sexuales no logren consagrar su impunidad maniatando al accionar judicial.

Te puede interesar  Punto digital ofrece charlas para instituciones educativas

D) INSISTIMOS en señalar dos hechos políticos altamente preocupantes que van más allá del abuso puntual, de la condición de la víctima y de las condenables conductas de políticos y representantes populares.

El 1°, por los fuertes lazos que existen de impunidad ya que se advirtieran en otros resonantes casos de víctimas de abusos sexuales en Tucumán.

El 2°, relacionado al terrible silencio y total ausencia de sororidad del colectivo de mujeres que muestran criterios selectivos ante casos similares de violencia y abuso.

Llamativo es ver que no se expresan en un único sentido en todos los casos que aparecen. Por ello condenamos enérgicamente tal práctica y consideramos que callar de acuerdo a la ideología o pertenencia política del agresor, abusador  es una afrenta a las luchas por la igualdad de derechos y el debido respeto a la integridad de las mujeres.

Alejandra Lordén
Vicepresidenta del Comité Nacional


María José Sanz
Vicepresidenta 2° de la Convención Nacional