Murió otra beba qom en el Chaco y denuncian desatención sociosanitaria

- Publicidad -

Una beba qom de 22 meses murió el miércoles en el Hospital Pediátrico de Resistencia y el caso volvió a poner bajo sospecha la calidad de los servicios sanitarios que reciben las comunidades indígenas del Chaco. Distintas organizaciones plantean que la nena no recibió jamás la atención adecuada para la patología que padecía.

La niña era Yamila Petiso y vivía con sus padres y cuatro hermanos en Villa Río Bermejito, uno de los puntos críticos del Chaco para los pueblos originarios: allí abundaron en los últimos años las denuncias de abandono sanitario y social y por actos racistas.

Yamila comenzó a tener problemas de salud a poco de nacer. Fue atendida en el hospital de Bermejito con diagnósticos equivocados hasta que fue derivada a Resistencia y le detectaron histocitosis, una degeneración del sistema inmunológico que provoca graves daños al organismo.

Las cosas no mejoraron a partir de saber cuál era la enfermedad que padecía la beba. “La muerte de Lara Yamila es otro caso, sistémico y representativo, de fallecimientos prematuros y evitables o altamente evitables que diariamente se producen por  el pésimo funcionamiento del sistema socio-sanitario”, denunció aquí el Centro de Estudios Nelson Mandela.

- Publicidad -

Marisa Petiso, madre de la niña, dijo que el desenlace la sorprendió porque la noche anterior su hija “jugaba y cantaba”. En declaraciones a medios locales, Ana María Rodríguez, de la Asociación Argentina de Histiocitosis (AAH), contó que la entidad –con sede en Buenos Aires- había conseguido que se le reservara una cama a Yamila en el Hospital Gutiérrez de la Capital Federal, pero en Resistencia denegaron la derivación. “Dijeron que no hacía falta”, contó.

Integrantes de la AAH habían llegado al Chaco semanas atrás para interiorizarse del caso de Yamila. Allí consideraron que necesitaba una mejor atención y gestionaron su ingreso a un hospital porteño. También observaron que el cuadro de la nena se agravaba por estar anémica y deshidratada.

Desde el Ministerio de Salud del Chaco, en cambio, se comunicó que si bien la histiocitosis “es una enfermedad de grave compromiso inmunológico”, Yamila recibió “el tratamiento que corresponde” y “sin inconvenientes de acceso a las drogas necesarias y con la infraestructura adecuada y formación académica por parte de cada uno de los profesionales que atendieron a la niña”.

Te puede interesar
A siete años del femicidio de Marisol: ¿Dónde están los culpables y cómplices?