Radicales piden a Kicillof que busque un «equilibrio» y que no haya discriminación en la ayuda social

Los correligionarios reclaman mayor flexibilización y diferenciar el AMBA del interior. Denuncian falta de asistencia en sus distritos.

Luego de que el gobernador Axel Kicillof se plegara a la medida nacional de continuar con el aislamiento, varios intendentes de la Unión Civica Radical salieron al cruce reclamando mayor flexibilidad.


Franco Flexas de General Viamonte y Salvador Serenal de Lincoln, son de los tantos jefes comunales que se pronunciaron en disidencia a la extensión de la cuarentean.


Serenal advirtió que «esta cuarentena nos dio tiempo. Invertimos alrededor de 26 millones de pesos en insumos, la sala sanitaria, tubos de oxígenos, en el hospital de campaña y equipamiento para médicos, entre otras cosas. Estamos bien preparados en la capacitación».


En esa línea, alcalde correligionario afirmó a cuarto político que «le pedimos al gobernador que trate de flexibilizar. Buscar equilibrio y poder diferenciar de lo que es el conurbano. Que los intendentes tengan más autonomía para manejar la problemática». 


Asimismo, afirmó que «le pedimos que nos libere la posibilidad de tomar decisiones con respecto a actividades que vemos que se caen día a día. El problema se agrava y hoy estamos a tiempo. Y si aparece algún caso abordarlo».


Y agregó: «Hay que administrar la cuarentena de otra forma. Le pedimos eso al gobierno y no estamos en contra de nada. Nosotros más que nada queremos cuidar a nuestra gente. Queremos que la provincia gaste energía en el AMBA y en otras ciudades, y nos dejen a los intendentes tomar las decisiones».


Por su parte, Franco Flexas,aseveró que «el gobernador tendría que tener dos miradas; una del interior y otra al conurbano. Son dos miradas, dos provincias, aún cuando tengas en el interior centros urbanos grandes, como Bahía Blanca, Junín, Mar del Plata. De todas maneras, la lógica ahí es distinta a la del conurbano».


En tanto, denunció la «falta asistencia al interior. Cuando piden que haya cuarentena y después no ayudan a los municipios, y sí le dan mercadería al Movimiento Evita, es ilógico».


Así las cosas, Franco Flexas de General Viamonte y Salvador Serenal de Lincoln, se sumaron a los requerimientos del histórico intendente radical de Tandil, Miguel Lunghi, quien desafió al mandatario provincial con abrir los comercios sin el permiso oficial.