Robo de canastos de CETIDIM «No nos robaron sólo los canastos, nos robaron la alegría»

Esta semana, cuando personal del CETIDIM recogen las botellas de plástico y latas de aluminio que la comunidad deposita en los canastos dispuestos por la ciudad volvieron a la Sede, llegaron con menos material, una gran impotencia en sus rostros y una muy triste noticia: algunos canastos no estaban en sus lugares, habían sido robados…no se sabe cuándo… 

Hasta ahí el hecho concreto, lo que podría pensarse como “un robo más” …de los que acontecen a veces en nuestro medio… Pero no…porque no nos robaron sólo los canastos, que no es poco…nos robaron la alegría, que es peor… 

Porque pensemos cada uno sino en la desilusión de nuestros chicos…y qué nos pasaría a nosotros si nos roban la posibilidad de trabajar y ganarnos ese peso necesario…bueno, ese material que fue robado es el medio, para ellos, de trabajar y de lograrlo… por eso les robaron la alegría… Y esta no es la primera vez que ocurre, que roban los canastos del CETIDIM y que pudieron ser repuestos gracias a la gente, que siempre está, y ayuda. 

Y pensemos también que este Proyecto “COMBOPLAST” es, podría decirse, un trabajo comunitario: alguien que tuvo la Idea y pensó en los canastos, alguien que donó material, alguien que ofreció su trabajo para confeccionarlos, la gente del pueblo que deposita allí sus envases, alguien que dona su tiempo para recolectar el material y llevarlo a la Sede…todo así silenciosa y anónimamente como sucede en una comunidad donde cada uno pone su granito de arena… A todos ellos se les robó y a los chicos…por eso no se entiende…por eso duele…por eso la tristeza en la gente del CETIDIM…Y por eso también DENUNCIAMOS que no sólo se robaron los canastos, se robaron también la alegría de quienes más la necesitan y merecen. 

CETIDIM