La lucha contra el Cáncer de Mama con perspectiva de género: estudiantes del ISFT N°135 trabajan en su concientización

En el marco del mes de la Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, estudiantes de la Tecnicatura Superior en Acompañamiento Terapéutico trabajan en conjunto con la organización LGBTIQ+ de Saladillo para problematizar la realidad que atraviesa la comunidad en torno a la detección precoz, tratamiento y cuidado de la enfermedad.

El Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama se celebra en todo el mundo cada mes de octubre, y contribuye a aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos. “La falta de consultorios inclusivos limita el acceso a la salud de las personas de la comunidad LGBTIQ+”, expresa el grupo que realizó la tarea.

Estefanía Danciul, estudiante de la carrera, cuenta que “la idea surge desde la Tecnicatura Superior en Acompañamiento Terapéutico porque estamos realizando las prácticas profesionales en la organización de identidad de género de Saladillo, y se nos ocurrió enmarcarnos en la Semana de la Concientización del Cáncer de Mama para visibilizar que las personas que pertenecen a la comunidad LGTB no solamente también pueden padecerlo y requerir controles, sino que también pueden padecer un montón de patologías y, por pertenecer a esta comunidad, requieren de controles de salud específicos a los que por desconocimiento, desinformación o discriminación, muchos no pueden acceder”.

“La idea es aprovechar esta situación, informar que todas las personas de todos los géneros pueden padecer cáncer de mama y otras enfermedades, y necesitan controles específicos. De esta manera, plantear la necesidad de la creación de un consultorio inclusivo con profesionales capacitados en cuestiones de género, para evitar la discriminación o dar por sentado un montón de cuestiones; para generar la confianza con el paciente para que se sienta cómodo, pregunte y cuente”, sumó.

En este sentido, Danciul asegura que es necesario que “el profesional esté capacitado y preparado para lo que requiere las intervenciones para las personas específicamente trans, previo y post quirúrgico; las preparaciones hormonales, cómo afecta eso a la persona en todo sentido, qué es lo que puede llegar a provocar… para que puedan orientar a los pacientes y darle información, que puedan tener continuidad en los tratamientos con un mismo profesional”.

“También la idea es aprovechar a dar a conocer la funcionalidad del acompañante terapéutico en todo este proceso, no solamente acompañando, conteniendo y ayudándolo a informarse, sino también generar una descompresión familiar, una readaptación en sus entornos laborales, educativos, familiares, y de todo tipo, para que puedan encontrarse en la sociedad de una manera amparada, acompañada y contenida”, expresó por último Estefi.