La ministra de Educación provincial, Agustina Vila, visitó Saladillo y afirmó: “Si las escuelas comienzan, es porque están en condiciones”

Agustina Vila es la directora general de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, una de las funcionarias con mayor respaldo del gobernador Axel Kicillof, y la responsable de idear y hacer que se lleve a cabo el Plan Jurisdiccional para el regreso seguro a clases presenciales. En su visita a Saladillo, Vila visitó la Escuela Primaria N°1 y se reunió durante más de cuatro horas con autoridades educativas locales. Además, en conferencia de prensa, la politóloga especializada en educación evaluó estos primeros días de retorno a la presencialidad y explicó los motivos de la elección de las escuelas como punto de vacunación.

En principio, Vila remarcó que “si las escuelas comienzan, es porque están en condiciones. Las pautas obligatorias en términos de higiene, limpieza, desinfección y distancia social entre estudiantes, tiene que estar garantizado para el normal funcionamiento de las instituciones”.

Además, hizo referencia a la elección de edificios de instituciones educativas como puntos de vacunación y desmintió que no se haya tenido en cuenta el retorno a la presencialidad: “Inicialmente, estaba programado que el edificio escolar funcionase como centro de vacunación durante el receso escolar: en ningún momento estuvo previsto que los edificios escolares permanezcan en el tiempo como punto de vacunación más allá del 1° de marzo. La demora en la entrega de dosis hizo que no comenzaran a funcionar esos puntos de vacunación desde el 1° de febrero, sino que se demoró un poco más. Hubo 170 escuelas que fueron reemplazadas por otros edificios, porque así estaba previsto que lo sucediera, y otras 180 van a ser reemplazadas de acá al 1° de marzo.

En ese sentido, amplió: “Estaba previsto que el cronograma de vacunas comenzara con más anticipación a lo que efectivamente comenzó, ese cronograma quedó atado a la entrega de vacunas por parte del productor. Estamos viendo que a nivel internacional la producción, comercialización y la logística de entrega están teniendo dificultades, no para Argentina sino para el mundo entero. Esas contingencias suscitaron una demora en el volumen entregado, e hizo que sea poco posible entregar los centros de vacunación con anticipación, como estaba previsto inicialmente. No es que no se pensaba que no íbamos a regresar a la presencialidad”.

“No hay ninguna novedad ni respuesta a alguna manifestación: la primera etapa de la vacunación fue en hospitales provinciales; en la segunda etapa, se incorporaron puntos de vacunación en edificios escolares y otros centros; hay una tercera etapa que va incorporando otros puntos, en coordinación con Municipios”, agregó además Vila.

Te puede interesar
El intendente Ing. José Luis Salomón dialogó con el Ministro de Justicia y Derechos Humanos

Por otro lado, la politóloga dejó en claro que “poner en marcha una campaña de vacunación de la masividad que tiene esta campaña, con el despliegue y logística que requiere, es algo poco habitual y no es una campaña de vacunación cualquiera. En segundo lugar, las condiciones en las que las dosis deben llegar a destino, requerían una revisión de protocolos y puesta a punto que requirió concentrarnos en puntos que pudieran concentrar y garantizar el suministro eléctrico, el registro de esas dosis… hay un montón de aspectos por los cuales para la operatoria de esta campaña de vacunación tan inédita y masiva, se definió este proceso por etapas”.

El intendente José Luis Salomón, en tanto, contó que le planteó a la ministra diferentes prioridades de obras en edificios educativos “arrancando por la Escuela Secundaria de Del Carril: enumeramos también con la UEGD de Saladillo el Jardín 908 de Saladillo Norte, la terminación del CPT de La Barrancosa, la ampliación y modificación de la Escuela Agropecuaria, la Escuela N°5 y otras demandas que superan las posibilidades del Fondo Educativo”.