La Ministra de Trabajo Ruiz Malek, sobre las empresas precarizadoras: “No vamos a tener mucha paciencia ni tolerancia”

Mara Ruiz Malek, Ministra de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, visitó ayer Saladillo para reunirse con los principales gremios de la ciudad y poner en funciones a Oscar Lacunza, nuevo delegado regional. En este marco, Ruiz Malek habló sobre los desafíos del Ministerio y la situación de los trabajadores dentro y fuera del contexto de pandemia: “La idea no es que cierren empresas, sino que los trabajadores tengan los mismos derechos estén empleados donde estén empleados”.

En principio, la Ministra fue consultada por los niveles de desocupación en la provincia: “Hemos llegado a una desocupación de entre un 11 y 12%, pero la verdad que hoy en día ese número no tiene sentido verlo porque obviamente esta pandemia lo ha elevado mucho. Aquellos que tienen la suerte de tener un empleo formal, lo pueden sostener, porque están prohibidos los despidos por decisión de nuestro presidente”.

“Quienes están en el trabajo informal, sobre todos quienes hacían el trabajo por cuenta propia, hoy están sufriendo. Sobre todo los de aquellas localidades en las que todavía no ha habido apertura de actividades. El Estado nacional y provincial está poniendo muchísimos recursos para contener esa situación”, agregó Mara.

Luego, la Ministra hizo referencia a la precarización laboral como “el desafío en un país como el nuestro, incluso más que la desocupación. Tenemos distintos casos, uno de ellos es el de las grandes empresas en las que no debería haber contemplativas, o incluso empresas pequeñas o medianas pero que tienen la capacidad contributiva y simplemente entran en una cultura de no reconocer derechos laborales, sobre las cuales no vamos a tener mucha paciencia ni tolerancia”.

“Después tenemos un sinfín de emprendimientos pequeños en los que realmente al empresario de la patronal le cuesta sostener los costos del registro, no logra tener una rentabilidad tal que le permita sobrevivir pagando todo. En ese caso, lo que tenemos que hacer es trabajar con ellos para ver cómo hacemos para mejorar la capacidad de esa empresa, comercio, pequeño servicio, para que efectivamente pueda afrontar los costos”, agregó Ruiz Malek.

Además, la Ministra también hizo referencia a todo el sector de la economía informal, de tareas de subsistencia o economía social: “También tenemos que trabajar e incluso quizás sea tarea también de los legisladores provinciales y nacionales, empezar a pensar normativas que reconozcas los derechos de todos y todas”.

También fue consultada por las cooperativas: “Muchas veces los Ministerios de Trabajo terminan siendo el Ministerio de un solo tipo de trabajo, que es el formal, registrado y privado, pero nosotros queremos empezar a romper con eso. Estamos integrando una mesa de trabajo para empezar a pensar en los trabajadores de las cooperativas, primero valorizar su trabajo, cómo hacer que las cooperativas de trabajo no se autoexploten, cómo ayudarlos a que funcionen y efectivamente sean rentables. Muchos trabajos de la economía social son trabajos del futuro: cuidado, reciclado”.

Sobre los empleados estatales, ya sea de los Municipios o Provincia, expresó: “El gobernador ha sido muy claro con todos los intendentes e intendentas: los empleos obviamente deben preservarse, que los salarios en sus conceptos habituales y permanentes deben pagarse, y en la medida de lo posible pueda seguir trabajando desde la casa. Les ha dicho que están los fondos disponibles para seguir pagando los salarios, tanto para abril como para mayo, esos fondos están garantizados y analizados caso por caso quién necesitaba y quién podía afrontarlos”.

“Creo que la ley de contrato de trabajo que tenemos está bien, garantiza un montón de derechos. Una reforma laboral tiene que darse en la medida en que se incorporen nuevos paradigmas o nuevas tecnologías, pero incorporarse de manera tal que garantice nuevos derechos para trabajadores y no que sean una pérdida”, agregó luego la Ministra, quien en este sentido cerró:

“Este mito que debemos ceder en algunas cuestiones para que la economía funcione, se cae en sí mismo en contradicción: ¿Por qué haría un cambio para peor? No veo urgente una reforma laboral, sí veo la necesidad de trabajar y modernizar algunas áreas y relaciones de trabajo, en la que muchas veces la falta de legislación termina perjudicando al trabajador”.