La psicóloga Castillo, sobre la contención emocional: “Garantizar la atención de la salud mental de la población es fundamental”

Romina Castillo, Psicóloga y Directora del Centro Regional Universitario de Saladillo, habló sobre el programa de Contención Emocional en Emergencia Sanitaria. Según detalló, se trata de brindar atención psicológica vía Facebook ante la pandemia que estamos transitando. “En principio el aislamiento social representa una problemática para todo ser humano porque somos seres sociales. En segundo lugar, va a afectar de diferente manera a cada quien según su historia particular y los recursos que pueda poner en juego en ese momento”, expresó Romina.

Según contó Castillo, se reciben los mensajes, se evalúa cuál es la demanda y en función de ella se brinda atención inmediata, se deriva a otra área municipal o se asigna un turno para realizar una llamada mediante dicha plataforma. “También subimos contenido a la página con herramientas, notas, sugerencias y mensajes positivos para acompañar a la comunidad durante este período de aislamiento preventivo”, agregó.

 “El servicio de contención emocional surge ante la solicitud del Intendente José Luis Salomón para crear algún tipo de dispositivo que brinde contención psicológica a la comunidad de Saladillo, ante la situación de emergencia sanitaria que estamos transitando”, contó Romina, a propósito de cómo surgió la iniciativa.

 “El servicio cuenta al día de hoy con la participación de 15 Psicólogos. En principio fueron convocados los Psicólogos Municipales que integran diversas áreas. Luego, varios profesionales se ofrecieron para participar de manera voluntaria”, expresó Romina, y luego las mencionó:

Mariana Peralta, Belén Menéndez, Milagros Banks, Jorgelina Antonelli, Luciana Maldonado (CAPS – Desarrollo humano), Paola Olmedo (CAPS – Salud), Soledad Fuentes y Ángeles Lamas Sassot (Dirección de Infancia y Adolescencia – Desarrollo Humano), Ferruccio Zanovello (Juventudes – Cultura), Romina González (Jardines Maternales – Cultura), Carla Savone (Subsecretaria de  Desarrollo Humano); y Carolina Santía, Lucía Giordano y Antonela Bonifazi (voluntarias).

A propósito de cómo viene funcionando el programa, Castillo contó que “la comunidad lo ha recibido satisfactoriamente, lo utiliza y agradece nuestra presencia”, y luego habló sobre la importancia de garantizar la atención de la salud mental de la población: “Es fundamental, sobre todo en estos tiempos. Estamos atravesando un momento de mucha incertidumbre, de manera repentina nos vimos obligados a cumplir con medidas de aislamiento social, a cambiar radicalmente nuestras rutinas”.

En ese sentido, Castillo hizo hincapié en que somos “receptores de constantes malas noticias sobre esta pandemia a nivel mundial. Esto produce un gran desequilibrio a nivel psíquico, presentándose a través de síntomas como angustia, ansiedad, irritabilidad, temor desmedido, pánico. Estos síntomas deben ser abordados por profesionales de la salud mental a fin de prevenir que desencadenen en un cuadro patológico más complejo”.

Cuando fue consultada sobre la importancia que se la da o no a la salud mental y emocional, Romina respondió: “Creo que cada vez se le está dando mayor importancia, tanto desde el lugar de quienes consultan como del sistema sanitario y la población en general. Hoy se habla de la salud mental y de su atención sin tantos prejuicios como solían existir y se reconoce la labor de los profesionales que atienden este tipo de afecciones”.

Hoy la situación nos obliga a ser más flexibles, a desplegar nuestra creatividad, modificando nuestra rutina pero sosteniéndola. Podemos quedarnos sentados mirando televisión, cargando nuestra mente de contenido negativo o elegir invertir este tiempo disponible en tareas productivas, que nos den satisfacción. Es importante que nos sirvamos de las herramientas que nos brinda la tecnología para sostener la comunicación con nuestro entorno a través de la virtualidad”, agregó la psicóloga, además, quien luego recomendó:

“Si compartimos nuestro hogar con nuestros seres queridos, estrechar el vínculo con ellos. Realizar tareas postergadas como leer, escuchar música, hacer ejercicios, mirar películas, series, aprender algo nuevo o cualquier otra labor que nos convoque. Lo fundamental es no detenerse, la vida continúa y está en cada uno de nosotros si elegimos quedarnos en la queja o dar lo mejor que tenemos para sobreponernos a esta nueva situación, que también pasará”.