Las claves de las reuniones familiares: “La responsabilidad de cada uno pesa mucho para definir mi vida y la del otro”, asegura Rodríguez

Viviana Rodríguez es quien coordina la Secretaría de Gobierno, área encargada de protocolizar y evaluar cómo se desarrolla la nueva habilitación de la fase 5 de distanciamiento social, preventivo y obligatorio: las reuniones familiares de hasta 10 personas. Viviana apela a la responsabilidad de quienes prestan sus domicilios para que las reuniones sean sólo familiares, y que se cumplan los protocolos de cuidado e higiene para “garantizar que nos podamos seguir reuniendo mucho tiempo por delante. Después vemos como avanzamos con reuniones entre amigos”.

Entre otras medidas obligatorias para esta habilitación, Rodríguez remarcó el distanciamiento social, la higiene, el no compartir mate ni vasos, y la desinfección permanente de utensilios comunes. “Estamos muy felices de tomar esta decisión porque sabemos que le cambiamos la vida a un montón de ciudadanos que están solos, que son mayores, que no han podido estar con sus hijos o familias. Pero garanticémosle el mayor cuidado”, expresó la Secretaria.

“Hemos tomado esta decisión separándonos un poco de los que propone el Decreto Nacional, que habla de la posibilidad de –al entrar en fase 5- tener reuniones de 10 personas sin identificar qué tipo de reuniones. Lo que hemos valorado en Saladillo es que, si estamos como estamos hoy, es por el gran trabajo de los saladillenses y el cuidado que hemos tenido. Entre esos cuidados, muchos ciudadanos saladillenses hemos decidido no tener reuniones. Ahora, lo que permite el protocolo es la reunión de hasta 10 personas pero hemos dispuesto que sean reuniones familiares, garantizando adultos responsables del cuidado del espacio para que se puedan llevar a cabo”, comenzó  Rodríguez.

“¿Por qué familiares? Porque si no decimos familiares, jóvenes o hijos pueden formar parte de reuniones con diferentes grupos de 10 personas, por eso pretendemos que la reunión sea organizada, en familia, y que estén las condiciones dadas para reunirse”, agregó Rodríguez, quien luego diferenció esta disposición con la resolución nacional, ya que “permitiría que yo me reúne de un horario a otro con un grupo de amigos, de ahí me voy a otra reunión con otros 10, y de ahí a otra. Y no es garantía que los espacios estén acondicionados para no contagiarnos”.

En ese sentido, Viviana remarcó que “es importante saber con quién estuvo cada persona para armar el nexo epidemiológico que se hace desde el área de Salud. Cuando tenemos un caso sospechoso de tener Coronavirus, se les hace la pregunta de con quién estuvo en el último tiempo y cómo fue la calidad del encuentro. Hay gente que fue muy prolija, y otros que no: se reunieron, compartieron mate o vasos…”.

“Cualquiera de nosotros podemos ser pasibles de tener Coronavirus y ser asintomáticos. Hemos hecho público un protocolo que marca las condiciones necesarias que deben seguir sosteniendo por más que nos juntemos. Los dos metros de distancia son esenciales; y en el caso que ese distanciamiento no se pueda sostener, está el barbijo. Pero el barbijo no reemplaza al distanciamiento”, agregó Viviana.

Luego, la profesora sostuvo: “Todavía continuamos la disposición de del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el distanciamiento hoy es obligatorio entre nosotros. También es muy necesario que quien brinde el espacio para juntarse, tenga el lugar que garantice los dos metros de distancia entre nosotros; la limpieza de las superficies, el uso de detergente y agua; cuando se usa mucho el espacio, está recomendado por la OMS el uso de lavandina y agua”.

“Si nos seguimos cuidando, va a garantizar que nos podamos seguir reuniendo mucho tiempo por delante. Después vemos como avanzamos con reuniones entre amigos. Permitámonos como ciudadanos este primer paso, garantizando las condiciones de seguridad. Pensemos dentro de este grupo puede haber familiares pasibles a contagiarse que se han cuidado mucho”, sumó.

Además, Rodríguez llamó a no confiarnos: “Entramos en fase 5, pero no nos alejamos y debemos enmarcarnos en el distanciamiento social, preventivo y obligatorio. Por más que nos reunamos en familia, es necesario que tengamos un protocolo presente. Hoy somos posibles de tener Coronavirus y ser asintomáticos, y contagiar a mayores de 60 años o con enfermedades preexistentes. No estamos en una cápsula, tenemos ciudadanos de Saladillo que están viajando a zonas de circulación de virus y no van a pasear, van porque están exceptuados y nos brindan los insumos necesarios para que sigamos viviendo”.

A propósito de los controles, Viviana respondió: “Si pretendemos que la Municipalidad fiscalice todas estas reuniones, va a ser imposible. Sabemos que hay muchos que van a aprovecharse de la situación. Va a estar en la responsabilidad de cada uno y de cada adulto que decida esto. En esta fase, la responsabilidad de cada uno pesa mucho para definir mi vida y la del otro. Si yo tomo la decisión de respetar los protocolos, me cuido a mí y cuido a los otros”.