Los enfermeros conmemoran su día en medio de la pandemia: “Es trabajar para el paciente, por aquel que necesita atención, y por la profesión en sí”

Luis Astudillo, Jefe de Enfermería del Hospital Dr. Posadas

Cada 12 de mayo se celebra el Día Internacional de la Enfermería, aquella profesión esencial del sistema de salud que se dedica al cuidado y la atención de enfermos o heridos, y a la promoción de la salud. En Saladillo, en particular, la Escuela de Enfermería dota al Hospital Dr. Posadas de profesionales para paliar la contingencia que estamos atravesando: es por eso que en este día se reivindica lo esencial de su labor para el funcionamiento del sistema sanitario.

Por iniciativa del Consejo Internacional de Enfermería y en homenaje al nacimiento de la ‘madre de la enfermería moderna’, Florence Nightingale, cada 12 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Enfermería desde 1965.

Luis Astudillo, Licenciado en Enfermería con más de 15 años de trayectoria, y Jefe de Enfermería del Hospital Dr. Posadas con 82 enfermeros nombrados a su cargo, reivindica los rasgos distintivos de la profesión: “A un enfermero lo vas a llevar al campo, y con poco va a hacer un montón; y lo vas llevar a la mejor clínica con todos los materiales y se va a saber manejar de la misma manera, es como que viene en el gen”.

Concretamente, Astudillo destaca que “el enfermero tiene la capacidad de adaptación a un montón de situaciones, ya sea un lugar de trabajo, o una forma de trabajo”, y agrega que es una profesión “en la que avanza mucho la tecnología y hay muchos cambios, de hecho estamos conviviendo con una enfermedad nueva que no es conocida, de la que no hay estudios ni certezas. Estamos en una situación compleja, al estar estudiándose las vacunas y medicación. Lo mismo con los cambios de protocolo por casos sospechoso; a medida que va avanzando el contagio, van cambiando las medidas”.

A propósito de este contexto de pandemia, Astudillo contó que los enfermeros realizaron un intenso entrenamiento para trabajar en la reestructuración del funcionamiento del hospital. Al doblegar guardias, los esfuerzos también se duplican y demuestran la vocación de los profesionales, e incluso de muchos recibidos de la carrera que están trabajando ad honorem. Luis contó que están esperando “24 nombramientos o becas más, que pedimos al Minisiterio. Son chicos que estudiaron acá, conocen la institución, son de Saladillo. Es material nuestro y sería buenísimo aprovecharlo, justo en esta situación en la que hay tanta necesidad de enfermería”.

En este país, en el que se toma a la salud como un bien para todos y al que deberían poder acceder todos, justamente no era un país que cuidaba bien al sector en términos económicos y edilicios. Esto reivindica un poco el trabajo, y nos hace pensar qué tan importante es el sector salud en la comunidad, y qué es la salud para todos. Lo mismo para todo el sistema y el de seguridad. Estamos jugando ‘en Primera’, nos tenemos que hacer cargo de esta situación, y me parece que está respondiendo muy bien el sistema de salud”, agregó Astudillo.

Te puede interesar  Incautaron una moto y aprehendieron a un mayor de edad luego de dos allanamientos

En ese sentido, la reivindicación de la labor parece ser clara pero, a la hora de materializar ese reconocimiento simbólico, la realidad para los trabajadores y trabajadoras del sistema sanitario suele ser más dura. Al ser consultado por las dificultades de la profesión, Astudillo contó que le gustaría que el reconocimiento sirva para “allanar el camino del trabajo diario. El hecho que un enfermero tenga que tener dos o tres trabajos para poder sostenerse económicamente, lleva a que un enfermero no pueda brindarse como merece. Somos seres humanos, nos cansamos como todo el mundo y tenemos problemas personales como todo el mundo; sumado a varias horas de trabajo o cuestiones de comodidades”

“Mi manera de ver la enfermería es, primero, trabajar para el paciente, por aquella persona que necesita atención; y por la profesión en sí. Capacitarse, querer se mejor y estar actualizado. En esos dos caminos debemos movernos y centrar los esfuerzos. Es la manera de dejar de lado aquellas injusticias que tienen todos los trabajos, que a veces pueden hacerte flaquear o querer bajar los brazos. En una profesión hermosa, la abrazo con mucho amor e intento dar lo mejor cada día. De esa manera me voy contento a mi casa, sabiendo que di lo mejor”, cerró Astudillo.