Lucas, un vecino del Barrio 31 de Julio, realizó un guiso comunitario para paliar la crisis

En medio de la pandemia del COVID-19, Argentina no está exenta a la crisis sanitaria y económica. Saladillo tampoco. Lucas, un vecino del Barrio 31 de Julio, junto a su familia Marcela y Eliana, sabe que todo aporte solidario puede ayudar a enfrentar la crisis y es por eso que decidió realizar un guiso comunitario por semana, empezando por anoche: “Que la gente no tenga vergüenza por la situación que está pasando, muchos la hemos pasado”, animó.

Lucas contó que, como antecedente en estas iniciativas, ha ido al Chaco a ayudar, perteneció al grupo solidario Juan Pablo II y a Acción Católica. “Sabemos más o menos qué familias pueden llegar a necesitar, ya me han confirmado. Hablé con un chico de seguridad para avisarles que si necesitan una vianda para la noche para los que están en los puestos, que vengan a buscarlo”, contó el joven, quien además expresó que lo único que pidió “es que se trajeran sus recipientes, porque como surgió todo de golpe no compramos las bandejitas”.

Lo quería hacer el viernes, pero pensamos con mi mamá que era mejor el sábado. Me salen esas ganas de ayudar siempre, pero con esta situación la ayuda de cualquiera viene bien” contó Lucas, quien también aseguró que  “por Facebook la gente se fue moviendo mucho, me ha llegado la invitación de gente que quiere donar cosas. Pero ya hoy estábamos completos, no era necesario agarrar cosas, pero sí se puede hacer para otra vez”.

 “Hay que estar más unidos que nunca”, cerró diciendo Lucas, tal como expresa una descripción con la que adornaron un pizarrón en la vereda (ver foto). A propósito de ese gesto, como así también de la bandera argentina en la ventana, la familia contó que lo realiza “no sé si como símbolo, tal vez como un mensaje para darles fuerzas a todos”.

La dirección en la cual se realizó el guiso fue en Volonté 2740, entre Pereyra y Estrada, y la cuenta de Facebook del creador de la iniciativa figura como “Lucas Ezequiel”.