Saladillo rompió el aislamiento obligatorio

La sucursal del Banco Provincia de Saladillo, alrededor de las 11:00

Esta mañana, el centro de la ciudad fue un caos. A comparación de los demás días de cuarentena, que habían sido relativamente respetados, hoy el panorama cambió. Tal vez la razón fue la necesidad de cobrar dinero en efectivo a través de la atención personalizada en los bancos. A muchos quizás los movilizó el no saber usar el cajero automático; a otros, no tener apoderados; y unos pocos, no tener tarjeta. Lo cierto es que los bancos tuvieron filas hasta de más de una cuadra y muchos de los ocupantes eran adultos mayores, es decir, factores de riesgo.

Además de los cientos y cientos de adultos que se movilizaron hoy, se sumó la apertura de las entidades de cobranza de impuestos y servicios, que formaron largas filas. A pesar de las líneas que delimitaban la distancia obligatoria de 1,5 metros entre persona y persona, pocos los respetaban y esto formó aún más caos.

Teniendo en cuenta que este sábado y domingo también funcionarán las entidades bancarias, tanto para la atención a jubilados como para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, será tiempo de reflexionar qué podemos hacer, cada uno desde su lugar, para cuidar a nuestros abuelos y hacer valer los esfuerzos de quienes respetan cuarentena.

¿Toda persona que se movilizó hoy, realmente necesitaba concurrir al banco? ¿Conocemos algún abuelo, tía, vecino que no sepa usar la tarjeta? ¿Podemos ayudar a nuestros adultos a que realmente no sientan necesidad de salir?