“Si no le creen a la política, a médicos, a policías; créanle a los científicos”, pide Salomón tras el caso de Covid en Saladillo

Tras la confirmación del segundo caso de Coronavirus Covid-19, José Luis Salomón fue consultado por el panorama en la ciudad. El intendente admite que “de un día para el otro podemos pasar de 1 caso a 5, de 5 a 20… Hay que acostumbrarse a esto”, y apela al compromiso ciudadano individual y colectivo para no retrotraer de Fase.

“Lo más difícil es que la gente entienda que el Covid no pasó, que hay muchas cosas todavía que tienen que pasar: sino, con otro criterio, no podríamos justificar la inversión que hicimos. No era que teníamos ganas de gastar en Centros de Aislamiento, en controles urbanos”, comenzó admitiendo Salomón.

En ese sentido, sumó: “Es cierto que estamos entrando en la parte más dura, sino, no hubiésemos pensado en 120 camas para Centros de Aislamiento. Desarmar el CURS no fue un capricho, es entender que ahí podemos tener ahí 40 camas. Aparecen 3 o 4 casos de Covid en Saladillo (que pueden aparecer, lamento decirlo: pueden aparecer) y son 30 o 40 personas que hay que aislar, y no tienen oportunidad de aislarse en sus casas”.

Luego, Salomón hizo referencia a la falta de credibilidad: “La gente no cree en las instituciones: ha perdido credibilidad la política, la seguridad, la justicia, la salud –hasta hace poquito la gente no aplaudía, todo lo contrario-, ha perdido credibilidad el sistema educativo…”

“Lo más difícil para el ciudadano común es creer en las instituciones. Pero si no le creen a la política, a los médicos, a los policías; créanle a los científicos. Cuando uno transmite esta información, es la máxima verdad posible. No hemos ocultado ningún murciélago o caso de dengue que hemos mandado a analizar. Hacemos un trabajo muy intenso para que la gente entienda que lo que estamos diciendo es la verdad: cuando les planteamos este tema no es una cuestión de estadística, está pasando el problema”, agregó el intendente.

“Creer significa también aceptar lo que se está pidiendo para cumplir. Me parece que el problema es que la gente dice “¿para qué voy a creer? Esto es una fantasía”. Y no es una cuestión de formación educativa, hay profesionales que no creen en esto. Una de las debilidades que tiene la pandemia es entender que lo que se está pidiendo es serio”, asegura José Luis, quien además insiste que “aislarse, trabajar con responsabilidad, tomar los recaudos necesarios, es lo que se está pidiendo”.

En medio de la consulta, Salomón afirmó que “el Hospital está trabajando responsablemente: prefiere, ante la sospecha, activar el caso sospechoso”.

Además, también hizo hincapié en la cuestión comercial: “Casi todas las actividades laborales están permitidas, nos falta hotelería –que estamos gestionándolo bajo cierto protocolo-. (…) Es imposible que el Estado esté en cada una de ellas exigiendo en forma individual. Lo más fácil es que todos se queden encerrados en sus casas, pero la verdad que cuesta mucho”.

Cuesta encontrar una localidad como la nuestra con diez controles las 24 horas del día, habitualmente son dos o tres controles. En parte lo tenemos que afrontar con recurso municipal, hemos armado toda una estructura que nos garantiza 10 controles -9 en los accesos y uno, durante el horario pico de circulación, en el centro-“, agregó el intendente.

En cuanto a las pistolas medidoras de temperatura, expresó: “Ayer se cuestionaba por qué no hacíamos los controles de temperatura en la avenida Moreno: porque cuando hicimos la compra conseguimos 10 pistolas de control de temperatura, porque no había más. Después conseguimos un proveedor local que tenía la posibilidad de importarlo de Rusia, y compramos 10. Recién anoche llegaron a Saladillo y a partir de hoy va a estar disponible. De los 10 primeros se nos rompió uno, así que hoy tenemos 19 pistolas disponibles”.

“Los controles nuestros son buenos, en general. ¿Son los ideales? Y… no: ideal no hay ninguno, ni en Nueva York están los ideales. Los que vienen de afuera nos dicen que los controles son muy duros, nos tenemos que aguantar que nos digan absolutamente de todo. Y no lo digo con bronca, digo lo que sucede cuando uno no termina de valorar lo que estamos haciendo en Saladillo”, sumó Salomón, sobre los controles.

“Uno busca un punto medio. Los controles no impiden el ingreso 100% del Coronavirus, lo que hace es alertar. Esto es como cuando vas en la ruta y te cruzás un control: te acordás del cinturón, si pagaste la patente… Eso es lo que hacen los controles, alertar a la sociedad”, ejemplificó José Luis.

Luego, José Luis hizo referencia a la responsabilidad individual: “Nosotros invadimos las redes y los medios de comunicación con las cosas que hay que hacer y lo que no, y seguimos con la misma tónica. El tema es que la gente crea lo que estamos hablando: a veces hace falta mirar un poquito más allá de los arroyos que nos rodean, ver qué pasa en el Gran Buenos Aires, en las localidades parecidas a las nuestras que tuvieron que volver a la fase 1. Lo que no pretendemos nosotros es volver a la fase 1, que la gente tome responsabilidades”.

Siguiendo la línea de los ejemplos, Salomón sumó: “Que el albañil trabaje con barbijo nos costó horrores, y nos sigue costando horrores que entiendan esto: hicimos todo lo posible para que vuelvan a trabajar, y pasa esto”.

“¿Por qué hicimos el Control Inspectivo? Para tratar que la gente cumpla. Llevan más de 600 comercios recorridos, el 80 y pico porciento cumple, el otro 20 y pico es el que le cuesta terminar de cumplir. En las actividades individuales es mucho más difícil de cumplir, porque no hay una puerta en donde uno entra y puede verificar. En general, hay una consciencia sobre este tema”, agregó José Luis.