Un convenio, diferentes lecturas: no habría acuerdo entre Saladillo y la provincia

La atención extrahospitalaria, el centro del acuerdo

Este mediodía, autoridades de la Región Sanitaria X presentaron en Saladillo un convenio de sistema de salud integrado con la provincia de Buenos Aires. Se barajan diferentes interpretaciones en las que entran en juego los conceptos de solidaridad, justicia, resguardo, estigmatización. ¿Dónde está puesto el foco sobre la lógica del convenio? ¿Hasta qué punto es justa cada una de las posturas?

Son dos las lecturas con diferentes sentidos que se destacan: por un lado, remarcan el apoyo permanente de la provincia mediante la entrega de insumos, equipamiento y asistencia económica, con lógica de integración y de sustentabilidad de las políticas municipales; por otro lado, prestan especial atención a un artículo del convenio que pone a disposición del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires las camas de los centros extrahospitalarios, lo que deja abierta la posibilidad del arribo de enfermos de Coronavirus de otras localidades.

La Unidad de Terapia Intensiva (UTI) en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) supera el 50% de ocupación y, en medio del aumento exponencial de casos de Coronavirus confirmados en los últimos días, representa una preocupación ante un eventual colapso del sistema. En este contexto, el traslado de pacientes desde los focos de contagio hacia las zonas con mayor disponibilidad de atención, es la inquietud de los intendentes que se niegan a firmar un convenio marco con la provincia.

Desde Región Sanitaria X remarcan que ‘ningún distrito ni persona se salva sólo en contexto de pandemia’. Desde el inicio de esta contingencia, la provincia proveyó insumos y equipamiento al Hospital Zonal Dr. Posadas en una suma superior a los $8 millones; además, colaboró con más de $3 millones para el pago de salarios municipales ante una caída del porcentaje de coparticipación. En esta oportunidad, en lo concreto al convenio presentado, la provincia aportaría una suma de $2000 diarios por paciente derivado a centros extrahospitalarios.

La divergencia radica en la lectura de los intendentes que se niegan a aceptar el acuerdo: prestan especial atención a uno de los artículos del convenio, en el que cada Municipio pone a disposición del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires las camas de los centros extrahospitalarios, las cuales se construyeron y se mantienen con recursos humanos y económicos municipales. ‘La cuestión es ser justos con el planteo, todos los Municipios pueden resolver este tema porque no es de alta complejidad’, afirma el intendente José Luis Salomón.

Si bien el oficialismo provincial desestima este foco de atención, el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires Carlos Bianco admitió en diálogo con la Agencia DIB que “podría existir algún acuerdo entre intendentes para trasladar un paciente de una ciudad del interior a otra vecina. Pero no creo que eso pase, no vemos posibilidad de desborde en esas ciudades”.

Lo cierto es que Salomón resolverá formalmente este asunto a más tardar el jueves, tras las recomendaciones de ambos bloques de concejales y su equipo de gobierno. Si bien quedó claro su posicionamiento y fue tajante en su negativa, habría algunos puntos –como la regionalización de los traslados- que podrían dejar abierta alguna puerta.