Una saladillense aparece en la tapa histórica de la emblemática revista Elle

María Eugenia Caporale es una farmacéutica saladillense que, como bien admite en diálogo con Elle, ‘ama sonreír sana’. La reconocida revista de moda destacó en la tapa del mes de julio la labor las trabajadoras esenciales, quienes le hacen frente a la pandemia por Covid-19 y continúan prestando servicio con predisposición y compromiso. Gabriela Silvestre, también saladillense y editora de la revista Elle, fue la encargada de llevar adelante esta iniciativa y habló con ABC Saladillo sobre el sentido de esta tapa histórica.

Gabriela es Licenciada en Comunicación Social, y desde hace 25 años trabaja en Clarín, siendo actualmente la editora de las secciones Actualidad y Magazine en Elle. Más allá que hace 30 años vive en Buenos Aires, es una apasionada por su ciudad: disfruta las escapadas con su hija y su marido para compartir un día de campo, un asado, o eternas charlas con su mamá, su hermana, sus sobrinos y amigos.

A propósito de la tapa, Silvestre contó: “En este número de julio, para Elle es tiempo de esperanza. Desde Argentina y México, hasta Rusia y Hong Kong, admiramos el compromiso de las heroínas alrededor del mundo que están dando todo de sí para cuidarnos. Nos brindan servicios y ayudas esenciales frente a la pandemia. En esta edición le damos las gracias, con un fuerte abrazo editorial, a todas ellas que están en las calles más allá de la situación a la que se exponen. Nosotras, a través de seis testimonios que las representan, hoy las homenajeamos”.

En ese sentido, agregó: “Elle es una revista que inspira y crea moda con mujeres de mente abierta, con optimismo, sentido del humor, con una clara identidad local, conservando el ADN internacional. Pero con el aislamiento, que está generando una crisis global, el mundo se paró. Fue todo un shock. Estamos confinados en casa. Y si salimos, lo hacemos con máscaras, cubiertos como si fuéramos personajes de una película apocalíptica. Estos días nos cambiarán para siempre. En esta guerra en la que el enemigo es invisible, nos pareció oportuno agradecerles a ellas, que se convirtieron en esenciales, que con sus servicios nos ayudan a cuidarnos entre todos”.

Al ser consultada por la elección de las trabajadoras esenciales, entre la que está la farmacéutica María Eugenia Caporale, de Saladillo, respondió: “Más allá de excelente profesional, valoro su carisma. A pesar del barbijo, del distanciamiento físico, está con una sonrisa atendiendo al público, dando una mano… En la entrevista nos decía que sonreír sana, y es muy cierto. Un gesto, una risita, no demanda tiempo ni energía pero distiende los ánimos y genera un poco de empatía que desde el comienzo del aislamiento parece estar en pausa”.

Por último, Gabriela hizo referencia a su participación en esa edición más que trascendente para la historia de Elle Argentina: “En principio, agradezco a todas y todos los esenciales, que se exponen con vocación, compromiso y sus trabajos al covid-19. Siento un gran orgullo ser parte de la redacción Elle y un enorme placer de haber editado esta nota, con una tapa histórica”.